Reflexiones Cristianas

Posts Tagged ‘cristo’

12. Dotado para el servicio: Felipe

In 2008 3er Trimestre on septiembre 18 , 2008 at 1:30 pm

Versículos de estudio propuestos para esta semana: Hechos 6:3, 8; Romanos 12:6-8; 1 Corintios 12:1-11, 27-31; 1 Timoteo 3:8-12


1. Felipe: designado a realizar tareas propias del “diaconado” (aunque no se utiliza dicho adjetivo)

En Hechos 6 se nos dice que, dado que el número de discípulos crecía, fue necesario nombrar ciertas personas para solucionar problemas que estaban surgiendo entre los miembros. Entre ellos se escogió a Felipe (Hechos 6:5; Hechos 8:5, 26, 34; Hechos 21:8) – que no debe confundirse con Felipe, el apóstol (Mt. 10:3; Jn 1:43-45, 6:5, 12:21-22; 14:8), dado que dichos diáconos reemplazarían a los apóstoles en la atención de este tipo de problemas para que los doce pudieran seguir predicando o atendiendo la Palabra-.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

11. Misión en tierras paganas: Daniel y sus amigos

In 2008 3er Trimestre on septiembre 10 , 2008 at 6:32 pm

Capítulos de estudio propuestos para esta semana: Daniel 1-3; 6


1. ¿La familia de Daniel?

Gary Krause (autor del folleto de Escuela Sabática de este trimestre) nos comenta la importancia de la instrucción familiar recibida por Daniel y sus compañeros. Para ello acude a un texto muy conocido:

“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes” Deuteronomio 6:6-7 (LBLA – destacado nuestro)

Lee el resto de esta entrada »

6. El Salvador compasivo

In 2008 3er Trimestre on agosto 7 , 2008 at 12:53 pm

Versículos de estudio para esta semana, propuestos por el autor de ES: Juan 1:14; Juan 3; Juan 4; Juan 9:1-7; Efesios 4:32; 1 Juan 2:12

1. Alcanzando las masas (Mateo 4:23-25 y Lucas 6:17-19)

Y Jesús iba por toda Galilea, enseñando en sus sinagogas y proclamando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y se extendió su fama por toda Siria; y traían a El todos los que estaban enfermos, afectados con diversas enfermedades y dolores, endemoniados, epilépticos y paralíticos; y El los sanaba.Y le siguieron grandes multitudes de Galilea, Decápolis, Jerusalén y Judea, y del otro lado del Jordán” Mateo 4:25 (LBLA – destacado nuestro)

“Descendió con ellos y se detuvo en un lugar llano; y había una gran multitud de sus discípulos, y una gran muchedumbre del pueblo, de toda Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón, que habían ido para oírle y para ser sanados de sus enfermedades; y los que eran atormentados por espíritus inmundos eran curados. Y toda la multitud procuraba tocarle, porque de El salía un poder que a todos sanaba” Lucas 6:17-19 (destacado nuestro)

En el siguiente mapa hemos marcado las zonas geográficas descritas en estos pasajes para que se visualice la extensión de la “fama” y ministerio de Jesús. El mapa se corresponde con la “Palestina” de la época de Jesús. Cuando en Mateo 4:25 se dice que se “extendió su fama por toda Siria”, muy probablemente se refiera a toda la “Palestina” de su época. De todas formas, la descripción abarca en extensión, prácticamente a toda ella.

Fuente: Mapas Bíblicos

Los tres motivos por los cuales la gente se acercaba a Jesús, según el propio contexto de los versículos que expresan la extensión de su ministerio, fueron:

1. Para sanación de todo tipo de dolencias y enfermedades (ejemplos: endemoniados, epilépticos y paralíticos que buscaban sanación).
2. Para oírle.
3. Para tocarle y recibir sanación de su poder.

No sólo atendía las necesidades físicas (enfermedades y dolencias), sino también las intelectuales y espirituales, dado que se especifica que algunos iban a “oírle“. En pocas palabras, Jesús SANABA y SALVABA atendiendo las necesidades humanas.

2. Alcanzándome a MÍ

Su toque personal (día lunes), su perdón (día martes), su presencia (día miércoles) y sus enseñanzas (día jueves) son algunas de las formas como Jesús te ha alcansado a ti y a cada uno de nosotros.

Los siguientes textos bíblicos son claves para comprender la esencia del cristianismo:

A) Su toque personal: “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera” Mateo 11:28-30 (LBLA – destacado nuestro)

Reflexión: Jesús pide que el Hombre se acerque a él, y promete no sólo “no echarle fuera” (Juan 6:37), sino entregar descanso al alma. El término “cansados” (kopiao) se refiere al agotamiento físico, aquel trabajo duro, corporal que requiere grandes esfuerzos. El término “cargados” (phortizo) se refiere a llevar cargas como las que llevan los animales o barcos. Sin embargo, no debemos olvidar que Jesús está utilizando una metáfora. El signo más evidente es que nos ofrece descanso para NUESTRAS ALMAS. Es otras palabras, Jesús está llamando a todos aquellos que se sienten cansados del agotamiento intelectual en la búsqueda de la verdad o de la fatiga que produce el buscar la razón de la existencia. Aquellos que padecen “ansiedad espiritual”, y que en dicha búsqueda han pretendido encontrar respuesta “cargando”, o incluso, sobrecargándose con ceremonias religiosas, leyes o normas autoimpuestas que jamás ofrecerán el descanso que Él ofrece. Sólo hace falta una cosa para probar su descanso, comprender que Él es necesario y suficiente para descansar.

B) El perdón: “Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación” Lucas 11:4 (LBLA – destacado nuestro)

Reflexión: “a todos los que nos deben“, según el comentario de la VRV 95, es una “expresión usada comúnmente en la cultura hebrea, con el significado de culpas o pecados cometidos (cf. Mt 18:23-25)“. Por otro lado es fácilmente comprensible, dado que la frase comienza pidiendo perdón por “nuestros pecado”, por tanto la deuda de aquellos otros debe necesariamente tener relación con ésta. Un cristiano sabe que cuando en secreto pide perdón a Dios por sus pecados, tiene un deber moral de perdonar a sus hermanos las deudas que éstos hayan contraído para consigo. Pero no sólo pide perdón, sino que solicita la capacidad para no volver a “endeudarse”. Dice en Lucas “y no nos metas en tentación“, que podría traducirse como “prueba”. La palabra en griego para “tentación” es peirasmos. El comentario de la VRV 95 a Mateo 6:13 dice: “No nos metas en tentación: Se pide a Dios que nos libre de aquella prueba o tentación que ponga en peligro nuestra fidelidad a él“.

C) Su presencia: “Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” Juan 1:14 (LBLA – destacado nuestro)

Reflexión: Este versículo tienen un gran significado. En primer lugar se reconoce la encarnación de Dios o naturaleza humana de Jesús. La palabra “Verbo” (logos) no sólo significa “palabra”, “discurso”, “mandato”, “orden”, “enseñanzas”, y una gran cantidad de significados en este sentido, sino que también era la expresión griega para referirse a su dios (logos), un dios universal, cósmico e impersonal. Es como si Juan les estuviera diciendo “Aquel logos/Dios (así ellos sabían a qué se refería) se encarnó en Jesús”. En segundo lugar, dice que “habitó entre nosotros“. La palabra “habitar” (skenoo) significa “fijar su tabernáculo” o “tienda de campaña”. Tal como dice el comentario de la VRV 95 “Se alude así a la presencia de Dios en medio de su pueblo, en el Tabernáculo o santuario del Antiguo Testameno (cf. Ex. 40.34; Ap. 21.3)“. La expresión “gracia y verdad”, pueden traducirse como “amor y fidelidad”. En pocas palabras, Dios habitó entre nosotros, tal como lo hacía en el antiguo tabernáculo judío. Pero ahora, en lugar de hacerlo en un lugar físico (madera, oro, etc…), lo hizo en un lugar “vivo” y semejante a nosotros: en la carne o propia naturaleza humana. Esto permitió que así como él accedió a nosotros, AHORA nosotros podamos acceder a él, entrando al santuario celestial, frente a su misma presencia, sin ninguna intermediación más que su misma persona (Hebreos 10:18-20)


D) Sus enseñanzas: “Todo esto habló Jesús en parábolas a las multitudes, y nada les hablaba sin parábola, para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta, cuando dijo: ABRIRE MI BOCA EN PARABOLAS; HABLARE DE COSAS OCULTAS DESDE LA FUNDACION DEL MUNDO” Mateo 13:33-35 (LBLA – destacado nuestro)

Reflexión: Según la versión griega (LXX), Mateo está citando a Salmos 78:2, cuando dice: “En parábolas abriré mi boca; hablaré proverbios de la antigüedad“. Dicho Salmo fue escrito por Asaf, que según 2 Crónicas 29:30, era vidente o profeta. Por tanto, debemos aceptar que Jesús no sólo habló en parábolas como método para llevar las verdades espirituales a todos los hombres, sino que en sí mismo, dicho método es una prueba más de su mesianismo profetizado.

3. Conclusión final

Jesús alcanzó al hombre extendiendo su mensaje por todo el mundo (antiguo y actual): 1) ofreciendo un verdadero descanso al alma; 2) perdonándonos y consecuentemente, enseñándonos a perdonar; 3) Habitando entre nosotros y con nosotros, permitiéndonos tener acceso directo a la presencia de Dios; y 4) enseñándonos con el método profetizado de las parábolas para comprender verdades que sólo se acceden con la honestidad moral e intelectual de reconocer nuestra necesidad del Dios que hemos perdido y que vela por nuestra salvación.

5. Mateo 10: Jesús y sus discípulos

In 2008 3er Trimestre on julio 29 , 2008 at 10:03 am

Versículos propuestos para el estudio de esta semana: Levítico 25:8-54; Mateo 10; Juan 10:10

1. El reino de los cielos se ha acercado (Mateo 10:7)

Gary Krause, autor de este folleto de Escuela Sabática, comprende acertadamente el significado del “reino de los cielos“, cuando dice que:

El Reino de los cielos era ahora. Ahora la gente podía ver a Jesús, escuchar sus palabras, y aprender los principios sobre los cuales se basan la salvación y el cielo. Ahora podía aprender a seguir su ejemplo de cómo vivir. Ahora podían ver cómo operaban los principios del gobierno de Dios en el vida real. Ahora ellos podían elegir llegara ser parte de ese Reino. Ahora podían recibir las promesas del Espíritu Santo, de la victoria sobre el pecado, de la esperanza de la vida eterna” Domingo, 27 de julio Pág. 36

1.1. ¿Porqué y cómo se “acercó el reino”?

Leyendo el contexto de Mateo 10:7, nos damos cuenta de que Jesús escogiendo a doce discípulos les dio instrucciones (Mateo 10:5) de ir “a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Vers. 6) predicándoles “El reino de los cielos se ha acercado“.

En otras palabras, los doce debían presentarse ante los judíos que no le reconocían como el Mesías, al igual que lo hizo Jesús mismo (Mateo 15:24), con el mensaje de que el Reino de los cielos se había acercado. Evidentemente, el mensaje del evangelio fue entregado “tanto para judíos como griegos” (Hechos 14:1; Hechos 18:4; Hechos 19:10, 17; Hechos 20:21; Romanos 3:9; 1 Corintios 1:24; 1 Corintios 12:13), pero los judíos eran quienes, en este contexto, esperaban la venida del Mesías y quienes se habían perdido en su propia sabiduría y orgullo. La comprensión del evangelio por parte de estas “ovejas perdidas” era una de las primeras “fases” de la predicación al mundo entero.

Ovejas perdidas ha venido a ser mi pueblo; sus pastores las han descarriado, haciéndolas vagar por los montes; han andado de monte en collado y han olvidado su lugar de descanso” Jeremías 50:6 (LBLA – destacado nuestro)

Ya hemos visto, en lecciones anteriores, que el mensaje de Juan el Bautista era el del “arrepentimiento” (“cambiar la manera de pensar” o “conversión“), “porque el reino de los cielos se ha acercado“, decía el Bautista (Mateo 3:2). Después que Juan fue encarcelado, fue el propio Jesús quien predicaba el evangelio del reino de Dios diciendo “El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio” (Marcos 1:14).

Los judíos sabían que había de llegar un reino que jamás sería destruido.

En los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que jamás será destruido, y este reino no será entregado a otro pueblo; desmenuzará y pondrá fin a todos aquellos reino, y él permanecerá para siempre” Daniel 2:44 (LBLA – destacado nuestro)

Lucas nos dice que dicho reino será entregado al Hijo del Altísimo, y que “no tendrá fin“.

Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” Lucas 1:32-33 (LBLA – destacado nuestro)

Por tanto, los Judíos eran los primeros que debían comprender con claridad que aquel reino indestructible vendría de la mano del Mesías, y que éste era Jesús, quien ahora estaba entre ellos. Por eso, y bajo esta interpretación bíblica, Jesús claramente les explicará QUÉ, o más bien QUIÉN, es el reino de Dios.

Habiéndole preguntado los fariseos cuándo vendría el reino de Dios, Jesús les respondió, y dijo: El reino de Dios no viene con señales visibles, ni dirán: “¡Mirad, aquí está!” o: “¡Allí está!” Porque he aquí, el reino de Dios entre vosotros está” Lucas 17:20-21 (LBLA – destacado nuestro)

En pocas palabras, la salvación ofrecida en la persona de Jesús representa el reino de Dios acercándose al Hombre.

2. Jesús advierte a los discípulos (Mateo 10:16)

La advertencia de Jesús fue la siguiente:

Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas” Mateo 10:16

Para comprenderla debemos leer el contexto de dicha advertencia y procurar enlazar las figuras utilizadas con el consejo propiamente dicho que sigue a continuación. Leyendo el contexto y los sinópticos, por tanto, podemos comprender el contexto en el que se encuentra dicha advertencia. Los discípulos…:

1. Serían entregados en los tribunales y azotados en las sinagogas (Mateo 10:17; Marcos 13:9; Lucas 21:12)
2. Serían llevados ante los gobernantes y reyes por causa de Cristo (Mateo 10:18; Marcos 13:9; Lucas 21:12)
3. No debían preocuparse por lo que decir porque el Espíritu de Dios les dirá qué decir (Mateo 10:19-20; Marcos 13:11; Lucas 21:14-15)
4. El evangelio debía predicarse a todas las naciones (Marcos:13:10)
5. Entre vosotros, habrá enemistades familiares que llegarían a la muerte entre padres e hijos (Mateo 10:21; Marcos 13:12; Lucas 21:16)
6. Serían odiados por causa de su nombre (Mateo 10:22; Marcos 13:13; Lucas 21:17)
7. … pero el que persevere hasta el fin, será salvo (Mateo 10:22; Marcos 13:13; Lucas 21:18)
8. Cuando sean perseguidos debían huir a otras ciudades… (Mateo 10:23)
9. “… no terminaréis de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del Hombre” (Mateo 10:23)

En pocas palabras, entre la persecución, el odio, las traiciones y la propia muerte (¡incluso por parte de los propios familiares!), los discípulos debían SEGUIR PREDICANDO EL EVANGELIO confiando en Dios, perseverando y despreocuparse incluso de sus propias palabras.

Si como dice Marcos, el evangelio debía predicarse a todas las naciones, y según el contexto indicado la propia vida de lo discípulos estaba en juego, entonces podemos comprender la advertencia de Jesús.

Veamos a continuación las diferentes versiones del versículo, para luego concluir respecto de su posible interpretación contextual.

Pulsa sobre la tabla para verla más grande y legible
Fuente: http://www.biblegateway.com

Se podría decir que, bajo el contexto indicado, Jesús podría estar diciéndonos lo siguiente:

Mirad, soy consciente que os estoy enviando a una`boca de lobos´. Ellos (reyes, gobernantes e incluso algunos familiares), a quienes es necesario que entreguen también el mensaje del evangelio con vuestro testimonio, os perseguirán e incluso procurarán quitarles la vida. Pero el evangelio debe ser predicado a todas las naciones; por tanto, sed astutos como las serpientes (estad atentos, no os dejéis engañar, al más mínimo movimiento del enemigo si es necesario escondeos, actuad hábilmente cuando estéis en peligro), pero también sed inocentes o humildes como las palomas (no agredáis a vuestro enemigo, no intentéis hacer justicia por vuestra propia mano, permitid que Dios, y el Espíritu Santo os guíen, y confíen el Él, de lo contrario no estaréis dando testimonio)

3. Sanación y Salvación (Mateo 10:7-8)

Seguidamente al mensaje de “El reino de los cielos se ha acercado”, Jesús les dice a los discípulos:

Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, expulsad demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia” Mateo 10:7-8 (LBLA – destacado nuestro)

En realidad, el sanar, resucitar, limpiar y expulsar, forman parte del “acercamiento del reino“. Cuando Jesús cogió las Escrituras e hizo suyas las palabras de Isaías 42:7; 49:9; 61:1-2 y 58:6, estaba no sólo diciendo que Él era el Mesías, sino que Él estaba acercando el reino de los cielos al Hombre, y su gracia se manifestaba, no sólo en la salvación, sino también en la salud.

De hecho una de las palabras griegas σωτηρια (soteria), se traduce tanto como salvación o salud. Según el Diccionario expositivo de palabras del antiguo y del nuevo testamento exhaustivo, de W.E. Vine, las dos primeras acepciones al término “salvación” se corresponde con la “liberación material” y “liberación espiritual“:

“1. soteria (σωτηρια, 4991), denota liberación, preservación, salvación. La salvación se usa en el NT: (a) de liberación material y temporal de peligros y aprehensión: (1) nacional (Lc. 1:69: “cuerno de salvación”, RV; RVR traduce “poderoso Salvador”; v. 71; Hch 7:25: “libertad”, RVR; RV: “salud”); (2) personal, como del mar (Hch 27:34: “salud”, RV, RVR); de la cárcel (Flp 1:19: “liberación”; RV: “salud”; del diluvio (Heb 11:7: “que su casa se salvase”, RV, RVR; VM: “la salvación de su casa”); (b) de la liberación espiritual y eterna concedida inmediatamente por Dios a aquellos que aceptan sus condiciones de arrepentimiento y fe en el Señor Jesús, en quien únicamente se puede obtener (…)”

4. Conclusión

El Reino de los cielos se acercó al Hombre cuando Jesús se encarnó e hizo accesible la salvación material y espiritual atendiendo TODAS las necesidades humanas (cumpliendo de esta manera, no bajo un poder humano o político, la función principal de su reino). Su atención espiritual y material fue, a la vez, la comisión que pidió cumplieran sus discípulos, en primer lugar a los Judíos (dado que eran quienes se habían perdido, y esperaban al Mesías), pero con extensión a todos los hombre (judíos y griegos). Para ello, los discípulos, debían ser “astutos como serpientes” e “inocentes o humildes como palomas” porque el peligro de su comisión ponía en riesgo no sólo sus vidas, sino la predicación del evangelio (incluido el testimonio hacia los “enemigos”).

Desde entonces dicho reino es una realidad PRESENTE para todo cristiano, teniendo al alcance de su mano la salvación por gracia a través de la fe en Jesús.

4. El Hijo de Dios entre nosotros

In 2008 3er Trimestre on julio 24 , 2008 at 12:05 pm

Esta semana hemos decidido reproducir la reflexión de Borge Schantz, quien publicó su comentario sobre la escuela sabática de esta semana en Spectrum Magazine Un comentario sobre la Lección de la Escuela sabática para la semana del 19 al 25 de julio, 2008en el siguiente vínculo (traducido por Enrique Espinosa).

3. Juan el Bautista: Prepara el camino para Jesús

In 2008 3er Trimestre on julio 17 , 2008 at 1:58 pm

extos de estudio para esta semana: Mateo 14:1-12; Lucas 1; Colosenses 2:8; Apocalipsis 14:6-12

1. Predicción de Juan el Bautista (predestinar Vs predeterminar)

¿Estaba Juan el Bautista predestinado y/o predeterminado para ser lo que fue?

Para responder a esta pregunta les ofrecemos un análisis general sobre la “predestinación y predeterminación” que hemos realizado hace algún tiempo: PULSE AQUÍ.

Una vez comprendido que Dios no “predetermina”, sino que “predestina para salvación”, y que dicha predestinación (voluntad divina) incluye la otra parte de voluntad humana, ofrecemos, a continuación, un texto que muestra cómo dichas voluntades (divina y humana) estaban unidas al llamado de Juan el Bautista.

1.1. Petición del sacerdote Zacarías, padre de Juan el Bautista

El primer argumento lo encontramos en Lucas 1:13 y 14.

Pero el ángel le dijo: No temas, Zacarías, porque tu petición ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y lo llamarás Juan. Y tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán por su nacimiento” Lucas 1:13-14 (LBLA – destacado nuestro)

Aunque no se especifica el contenido de la petición de Zacarías, resulta evidente que el hecho de que su mujer, Elisabet, daría a luz a Juan el Bautista responde en primera instancia a la voluntad de sus padres (petición que han encomendado a Dios), y que está relacionada, vinculada o utilizada, por la voluntad divina (ver versículos siguiente).

Porque él será grande delante del Señor; no beberá ni vino ni licor, y será lleno del Espíritu Santo aun desde el vientre de su madre. Y él hará volver a muchos de los hijos de Israel al Señor su Dios. E irá delante de El en el espíritu y poder de Elías PARA HACER VOLVER LOS CORAZONES DE LOS PADRES A LOS HIJOS, y a los desobedientes a la actitud de los justos, a fin de preparar para el Señor un pueblo bien dispuesto” Lucas 1:15-17 (LBLA – destacado nuestro)


1.2. El niño crecía y se fortalecía, y Dios se manifiesta

El segundo argumento puede desprenderse de dos versículos concretos.

Y el niño crecía y se fortalecía en espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que apareció en público a Israel” Lucas 1:80 (LBLA – destacado nuestro)

durante el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y él fue por toda la región contigua al Jordán, predicando un bautismo de arrepentimiento para el perdón de los pecados” Lucas 3:2-3 (LBLA – destacado nuestro)

Tanto el crecer, como el fortalecerse, y responder a la palabra de Dios, son acciones que contienen en sí misma la voluntad humana como respuesta en una dirección concreta. Evidentemente Juan podría haberse negado, o haber rechazado tanto su llamado como su voluntad de crecer y fortalecerse en espíritu.

Una muestra de libre albedrío en esta historia, puede encontrarse en la reacción de Zacarías frente al ángel Gabriel, cuando éste le comunica que su esposa dará a luz a Juan el Bautista, y Zacarías responde con desconfianza, quedando por ello mudo, hasta que todo acontezca.

Entonces Zacarías dijo al ángel: ¿Cómo podré saber esto? Porque yo soy anciano y mi mujer es de edad avanzada. Respondiendo el ángel, le dijo: Yo soy Gabriel, que estoy en la presencia de Dios, y he sido enviado para hablarte y anunciarte estas buenas nuevas. Y he aquí, te quedarás mudo, y no podrás hablar hasta el día en que todo esto acontezca, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su debido tiempo” Lucas 1:18-20 (LBLA – destacado nuestro)


1.3. Conclusión sobre la predestinación o predeterminación en Juan el Bautista

Teniendo en cuenta el contexto bíblico general sobre la predestinación y predeterminación, y el contexto específico de la historia de Juan el Bautista, no existe ningún tipo de evidencia que demuestre que Juan el Bautista estuviera “obligado” o “predeterminado” a seguir el llamamiento divino.

2. Juan el Bautista era el “Elías” esperado por los judíos

Elías, fue un profeta que vivió en tiempos del rey Acab (1 R 17-2 R 2). La creencia judía de la época consistía en esperar su regreso, que anunciaría la llegada del día del Señor (Mal 4.5-6).

He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del SEÑOR, día grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición” (LBLA – destacado nuestro).

Esta idea judía era correcta, sin embargo, no sólo confundieron a Juan el Bautista con Jesús (Juan 7:40-41), sino que tampoco lo reconocieron, ni a Juan el Bautista, como el “Elías”, ni a Jesús como el Mesías (Mateo 17:10-12).

Es decir, el “Elías” que anunciaría la llegada del “día del Señor”, se cumplió en la persona de Juan el Bautista. Este hecho queda registrado en las Escrituras por las propias palabras de Jesús, quien clarifica toda esta confusión:

Y sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué, pues, dicen los escribas que Elías debe venir primero? Y respondiendo El, dijo: Elías ciertamente viene, y restaurará todas las cosas; pero yo os digo que Elías ya vino y no lo reconocieron, sino que le hicieron todo lo que quisieron. Así también el Hijo del Hombre va a padecer a manos de ellos. Entonces los discípulos comprendieron que les había hablado de Juan el Bautista.” Mateo 17:10-12 (LBLA – destacado nuestro)

Jesús, por tanto, identifica a Elías (aquel Profeta esperado por los Judías antes de la venida del Mesías) con Juan el Bautista y, mientras que Juan el Bautista anunciaba la venida del Hijo de Dios, los judíos rechazarían a uno y a otro. Por eso no es de extrañar que tanto Juan el Bautista (Mateo 14:1-12), como Jesús, terminaran sacrificados.

3. ¿Qué relación existe entre el mensaje de Elías, Juan el Bautista y el tercer ángel de Apocalipsis?

Lo cierto es que la Biblia hace una comparación directa entre “Elías” y Juan el Bautista, tal como ya hemos comentado en el epígrafe 2.

Lucas 1:17 lo dice explícitamente:

E irá (Juan el Bautista) delante de El en el espíritu y poder de Elías PARA HACER VOLVER LOS CORAZONES DE LOS PADRES A LOS HIJOS, y a los desobedientes a la actitud de los justos, a fin de preparar para el Señor un pueblo bien dispuesto” Lucas 1:17 (LBLA – destacado nuestro. En mayúsculas la referencia a Mal 4.5-6)

El mensaje de Juan el Bautista para conseguir “volver los corazones de los padres a los hijos, y a los desobedientes a la actitud de los justos” era la predicación del “bautismo del arrepentimiento” (Lucas 3:3; Marcos 1:4-5) para perdón de los pecados (tal como dijera Isaías 40:3-5).

Tal como dice la VRV 95:

“De arrepentimiento: La palabra griega traducida aquí por arrepentimiento (metanoia), significa cambiar de actitud y convertirse a Dios” Nota al versículo Marcos 1:4 (destacado nuestro)

No existe duda respecto de la relación directa del mensaje de Elías y Juan el Bautista, ambos fueron LLAMADOS a predicar el arrepentimiento, un cambio de actitud, y en definitiva una verdadera conversión.

Ahora bien, ¿qué se dice sobre el mensaje del tercer ángel (Apocalipsis 14:6-13) y Juan el Bautista o Elías?

En realidad, todo el mensaje, en su conjunto, de los tres ángeles, es un llamado a honrar y alabar a Dios, quien juzgará al mundo” (vers. 6); reconocer a los dioses falsos que han enseñado a pecar y a desobedecer a Dios (Vers. 8), y abandonar la idolatría y no dejarse engañar por dichos dioses. De lo contrario el juicio caerá tambien sobre sus adoradores (vers. 9).

Dicho en términos positivos, los tres ángeles nos invitan, tal como dice la Biblia en Lenguaje Sencillo:

El pueblo de Dios debe aprender a soportar con fortaleza las dificultades y los sufrimientos. También debe obedecer los mandatos de Dios y seguir confiando en Jesús. Entonces oí una voz del cielo que me decía: “Escribe esto: “¡Dios bendecirá a los que de ahora en adelante mueran unidos al Señor Jesucristo!” “Y el Espíritu de Dios dice: “Así es, porque ellos descansarán de todos sus sufrimientos y dificultades, pues Dios los premiará por todo el bien que han hecho“. Apocalipsis 14:12-13 (BLS – destacado nuestro)

Por tanto, bíblicamente, no existe una relación directa entre Elías y Juan el Bautista con el mensaje de los tres ángeles (ni con el tercero específicamente), sino que su relación es indirecta, y se asemeja sólo en cuanto al contenido.

El problema de esta “relación” radica en deducir, apresuradamente, de que como Elías y Juan el Bautista fueron LLAMADOS, de la misma manera, aquellos tres ángeles se podrían corresponder con una institución o persona CONCRETA (con nombre y apellido), llamada para tal fin. En este sentido, podemos aceptar que el mensaje de los tres ángeles (en su conjunto) es un mensaje de reconciliación (al igual que el de Juan el Bautista y Elías), pero no podemos hacer una comparación directa, dado que, de hacerlo, podrían resultar desviaciones teológicas graves respecto del mensaje bíblico de Apocalipsis.

2. “Todas las cosas a todos los hombres”: Pablo predica al mundo

In 2008 3er Trimestre on julio 10 , 2008 at 12:55 pm

Versículos de estudio propuestos por el autor de Escuela Sabática para esta semana: Hechos 11:19-26; 13:16-42; 17:18-34

1. Se anima a Pablo para la misión

Al principio, Pablo trataba de juntarse con los demás discípulos de Cristo, pero la Biblia dice que estos le “temían (…) no creyendo que era discípulo“.

Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; y todos le temían, no creyendo que era discípulo. Pero Bernabé lo tomó y lo presentó a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto al Señor en el camino, y que El le había hablado, y cómo en Damasco había hablado con valor en el nombre de Jesús. Y estaba con ellos moviéndose libremente en Jerusalén, hablando con valor en el nombre del Señor” Hechos 9:26-28 (LBLA – destacado nuestro)

Repasando la historia de Saulo de Tarso, resulta comprensible que los discípulos dudaran de su discipulado. Aquel hombre, hacía poco, había presenciado el apedreamiento de Esteban (Hechos 7:58), además de haber sido un reconocido perseguidor de la Iglesia de Cristo.

Sin embargo, Bernabé, que era solidario (Hechos 4:36, 37), comprensivo (Hechos 9:26, 27), que poseía del espíritu de la exhortación (Hechos 11:23), confiable (Hechos 11:29, 30) y de influencia inspiradora (Hechos 11:25, 26) lo presentó a Pablo, y les explicó porqué también debía ser considerado apóstol de Jesucristo.

Esto permitió, tal como dice la Biblia, a Pablo “estar con ellos, moviéndose libremente en Jerusalén”, o como dice la VRV95 “Y estaba con ellos en Jerusalén; entraba y salía” (Hechos 9:28).

Sin embargo, Pablo deberá defender su ministerio en otras ocasiones (1 Corintios 9)

2. Todos para todos

Es precisamente, después de dicha defensa (1 Corintios 9:1-18) cuando Pablo manifiesta su “celo evangelizador” (según LBLA) en 1 Corintios 9:19-23

¿Cómo debemos interpretar el versículo 1 Corintios 9:22 en dicho contexto?

A los débiles me hice débil, para ganar a los débiles; a todos me he hecho todo, para que por todos los medios salve a algunos” (LBLA – destacado nuestro)


2.1. Análisis del contexto

El versículo se encuentra en este contexto:

Porque aunque soy libre de todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a mayor número. A los judíos me hice como judío, para ganar a los judíos; a los que están bajo la ley, como bajo la ley (aunque yo no estoy bajo la ley) para ganar a los que están bajo la ley; a los que están sin ley, como sin ley (aunque no estoy sin la ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo) para ganar a los que están sin ley. A los débiles me hice débil, para ganar a los débiles; a todos me he hecho todo, para que por todos los medios salve a algunos. Y todo lo hago por amor del evangelio, para ser partícipe (otras versiones traducen “copartícipe” )de él” 1 Corintios 9:19-23 (LBLA – destacado nuestro)

El mensaje de Pablo es muy claro, y no requiere de grandes investigaciones para llegar a su correcta comprensión. Lo sintetizamos en la siguiente tabla.

La tabla nos permite visualizar los distintos destinos del evangelio (judíos, los que están bajo la ley, los que están sin ley, los débiles, etc… “todos”), un mismo método para llegar a ellos (hacerse como), y un mismo objetivo, ganarlos para la salvación.

La síntesis de dicha explicación se encuentra incluida en el primer y último versículos citados, es decir, 1 Corintios 9:19 y 23.

Porque aunque soy libre de todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a mayor número (…) Y todo lo hago por amor del evangelio, para ser partícipe de él


2.2. Conclusión

La conclusión puede extraerse de estos dos versículo (19, 23), y lo expresamos de la siguiente manera.

Pablo siendo libre de todos, porque entre cristianos no existen poderes coactivos entre unos y otros (Mateo 20:25-26), se hace “esclavo” (siervo) de todos (judíos, los que están bajo la ley, los que están sin ley, los débiles, etc…), y lo hace PONIÉNDOSE EN SUS LUGARES (“como si fuera….“), para llevarlos a la salvación. Todo esto lo hace por amor del evangelio, y para poder sentirse copartícipe del mismo en la vida de cada una de dichas personas.

Por tanto, la clave está en la EMPATÍA, y que la RAE define como, “Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro” (destacado nuestro)

Pablo nos presenta, en estos versículo, la clave del método de predicación del evangelio de Cristo. Cristo se hizo hombre para salvarnos, y Pablo se “hace como el otro” para el mismo fin. Sin comprensión mental y afectiva, sin la capacidad de sentir como siente el otro, muy difícilmente el evangelio llegue a destino. Y la única forma de ser verdaderamente empáticos con el otro, es sirviendo, o en palabras de Pablo, haciéndonos esclavos de aquellos.

3. Un ejemplo de empatía mental y afectiva (Hechos 17:18-34)

En Hechos 17:18-34, tenemos un ejemplo de práctico del método paulino de evangelización.

En este caso, Pablo discute con algunos filósofos epicúreos y estoicos (Hechos 17:18), que eran las dos principales corrientes filosóficas y éticas de la época. Éstos le tildaban a Pablo de “palabrero” (charlatán) y “predicador de nuevos dioses” (Hechos 17:18). La razón principal, según el versículo, era porque Pablo predicaba el evangelio de Jesús, y de la resurrección (Vers. 18)

3.1. Epicúreos y estoicos, problemas con la resurrección

El problema estaba principalmente con la RESURRECCIÓN.

Para los epicúreos:

La finalidad de la filosofía de Epicuro no era teórica, sino más bien práctica. Buscaba sobre todo a procurar el sosiego necesario para una vida feliz y placentera en la que los temores al destino, los dioses o la muerte quedaran definitivamente eliminados. Para ello se fundamentaba en una teoría del conocimiento empirista, en una física atomista inspirada en las doctrinas de Leucipo y Demócrito, y en una ética hedonista. (…) El hombre debía rechazar la enseñanza de miedos y supersticiones. No había motivo para temer a los dioses porque estos, si bien existen, no pueden relacionarse con nosotros ni para ayudar ni para castigar, y por tanto ni su temor ni su rezo o veneración posee utilidad práctica. La muerte tampoco puede temerse, porque siendo nada, no puede ser algo para nosotros: mientras vivimos no está presente y cuando está presente nosotros no estamos ya. El dolor y el mal se evitan fácilmente porque ningún tormento dura demasiado y cuanto más intenso es menos dura“. Epicureísmo. (2008, 31) de mayo. Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 22:30, julio 9, 2008 from http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Epicure%C3%ADsmo&oldid=17821323 (destacado nuestro).

De esta manera, los epicúreos no aceptaban que la intervención divina pudiera atender las necesidades humanas (tal como predicaba Pablo, según la muerte y resurrección de Jesús).

Por su parte, los estoicos decían que:

La razón de los hombres se consideraba también parte integrante del logos divino e inmortal. La doctrina estoica que consideraba esencial cada persona como parte de Dios y miembro de una familia universal ayudó a romper barreras regionales, sociales y raciales, y preparar el camino para la propagación de una religión universal” (…) “La teología estoica es panteísta: no hay un Dios fuera de la naturaleza o del mundo; es el mismo mundo en su totalidad el que es divino, lo que justifica que la creencia en los dioses, pese a su heterogeneidad, sea universal“. Estoicismo. (2008, 24) de junio. Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 22:31, julio 9, 2008 from http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Estoicismo&oldid=18362837. (destacado nuestro)

Esto les llevaba a creer en la inmortalidad del alma (adoptaban la filosofía de Heráclito del “eterno cambio” regido bajo la ley del logos universal) rechazando, a su vez, la posibilidad de la resurrección (desde este punto de vista esencialmente innecesaria).

Por tanto, epicúreos y estoicos tenían graves problemas filosóficos, teóricos y prácticos (es decir, toda una cosmovisión particular) para comprender y aceptar la muerte expiatoria de Cristo, su resurrección, y de la de sus seguidores. Es decir, eran incapaces de comprender a la divinidad atendiendo la necesidad primaria del hombre (la muerte), encarnándose como uno de ellos, muriendo y resucitando para ofrecer ayuda a todo creyente que quiera vida eterna (salvación).

3.2. El método paulino para llegar a los epicúreos y estoicos

Por lo antedicho, estos filósofos tomaron a Pablo y lo llevaron hasta el Areópago. La VRV 95 dice que el Areópago era un “término que significa colina de Ares (nombre griego del dios de la guerra, llamado Marte entre los romanos). En la colina de este nombre se reunía, en sus inicios, el consejo de Atenas; después, el nombre se aplicó al consejo mismo, que en tiempos de Pablo probablemente celebraba sus sesiones en un edificio junto a la plaza principal” (destacado nuestro).

Fíjense, sin embargo, que aunque dichos filósofos discutían con Pablo, parecen tener un verdadero interés por conocer aquellas “cosas extrañas” que Pablo enseñaba (sobre todo ver versículo 21), aunque sólo sea por la novedad o curiosidad del tema.

Lo tomaron y lo trajeron al Areópago, diciendo: —¿Podremos saber qué es esta nueva enseñanza de que hablas?, pues traes a nuestros oídos cosas extrañas. Queremos, pues, saber qué quiere decir esto. (Porque todos los atenienses y los extranjeros residentes allí, en ninguna otra cosa se interesaban sino en decir o en oir algo nuevo.)” Hechos 17:19-21 (LBLA – destacado nuestro)

Es entonces, cuando Pablo les enseña y persuade de la siguiente manera.

1. Reconoce la religiosidad de los filósofos (Hechos 17:22). Aunque, también es posible pensar que Pablo está siendo irónico, dado que algunos traducen, en lugar de “religiosos”, “supersticiosos” (aunque, como dice la VRV 95, esto es muy poco probable).

2. Utilizó parte de sus declaracionesAl dios no conocido” (que se hallaba en uno de sus santuarios) como “evidencia” de su enseñanza (Vers. 23). Lo mismo haría Juan cuando habla de Jesús como el “logos“, que no era ni más ni menos que aquella fuerza cósmica universal que todo lo sostiene (es decir, el dios griego de la época).

3. Luego enseña que: A) Dios es creador de todas las cosas (Vers 24); B) Dios da vida y aliento a todas esas cosas (Vers 25); C) Reconoce el origen único y singular de la especie humana. Fíjense que de esta manera, Pablo está oponiéndose a la idea de un dios cósmico, inaccesible para el hombre y la idea del “eterno retorno” de los acontecimientos (Vers. 24-27)

4. Estas “nuevas” enseñanzas, para los filósofos, son además fundamentadas citando al poema “Fenómenos“, del poeta Arato (siglo III a.C.), cuando dice “Porque linaje suyo somos” (Vers. 28).

5. Entonces, Pablo sigue con la enseñanza diciendo que: A) Somos linaje de Dios; B) Y nos manda al arrepentimiento; C) Juzgará al mundo con justicia a través de Cristo (a quien designó), y acreditado por su resurrección. (Vers. 29-31)

Llegado a este punto, cuando los filósofos escucharon la enseñanza de la resurrección (recordad el epígrafe anterior) “unos se burlaban y otros decían `ya te oiremos acerca de esto otra vez´” (Vers. 32).

Es cuando Pablo los abandona (Vers. 33), pero dejando una semilla que trajo sus frutos, dado que Dionisio el areopagita y una mujer llamada Dámaris (y otros con ellos) CREYERON (Vers. 34).

3.3. Conclusión sobre el método paulino de evangelización

Pablo era conocedor de la filosofía y/o teología de sus oyentes. Sabía cuáles eran los puntos en común entre las enseñanzas de ellos y la suya. Utilizó dichos puntos para hacerles reflexionar sobre una verdad que ellos jamás podrían aceptar, salvo basada en sus correctas posturas, y consiguió que algunos de ellos comprendieran la verdad sobre la resurrección, y con ello, la aceptación de Jesús como el Hijo de Dios, y salvador del mundo.

13. Su regreso como Rey y Amigo

In 2008 2do Trimestre on junio 27 , 2008 at 11:11 am

Esta semana por cuestiones personales no hemos podido escribir el comentario sobre la última lección de este trimestre (os pedimos disculpas por no poder cumplir con éste, nuestro compromiso). Sin embargo, dado que el tema central de esta semana se centra en la SEGUNDA VENIDA, el “temor” y la “esperanza“, reproducimos a continuación el análisis de Mateo 24 y 25 en relación a esta temática, que realizamos el 20 de marzo de 2008 bajo el título de “Misión y Comisión“. Creemos que puede dar luz a la interpretación correcta de cómo debemos esperar la Segunda Venida, y cuál es el correcto significado de las señales y nuestro actuar correspondiente.

IMPORTATE:
Antes de pasar a la lectura de dicha reflexión, piensa en esto. Cuando una persona centra toda su atención en el objetivo final, o en la meta final del camino, corre el peligro de perder el propio sentido de su caminar. Con los ojos puestos desproporcionadamente en el futuro, se corre el riesgo de olvidar el presente. La Segunda Venida, según Jesús mismo en Mateo 24, debe esperarse en un estado de PERMAMENTE PREPARACIÓN (lo que significa vivir, hoy, en el presente, la misma presencia de Jesús en nuestras vidas). Es viviendo HOY, amando a Dios y al prójimo, como debemos esperar su venida. Es paradójico, pero mirando el futuro (su venida) podemos perder el presente (su presencia en nosotros), y entonces, cuando llegue aquel día, descubrir paradójicamente que no hemos estado preparados en todos estos años de espera.

La Segunda Venida, es una profecía NO CONDICIONAL. Jesús volverá sin lugar a dudas. Y nuestra misión radica en enseñar a la Iglesia a vivir la presencia de Jesús HOY, entre nosotros, para que cuando venga nos reconozca como suyos. De lo contrario, las fechas, las especulaciones, y las teologías desproporcionadas centradas en su Segunda Venida, podrían desviar nuestra misión: el AMOR del tiempo presente hacia el mundo.

———————————-

1. El drama del fin del tiempo y el discipulado

El autor propone una pregunta fundamental. Si la Biblia es clara respecto de la salvación sólo por fe ¿Cómo se debe comprender las palabras de Jesús en el Sermón del Monte de los Olivos cuando que se encuentra en Mateo 25:31-46?

1.1 El texto

Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con El, entonces se sentará en el trono de su gloria; y serán reunidas delante de El todas las naciones; y separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.” Entonces los justos le responderán, diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber? “¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos?“¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?” Respondiendo el Rey, les dirá: “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis.” Entonces dirá también a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles. “Porque tuve hambre, y no me disteis de comer, tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recibisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.” Entonces ellos también responderán, diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o como forastero, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?” El entonces les responderá, diciendo: “En verdad os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de los más pequeños de éstos, tampoco a mí lo hicisteis.” Y éstos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna ” Mateo 25:31-46 (LBLA – destacado nuestro)

1.2 El contexto inmediato de la responsabilidad

Este discurso respecto del juicio que se celebrará con la venida de Jesús, está inserto en el siguiente contexto.

Después de instruirles acerca de las señales de los tiempos, Jesús concluye en Mateo 24:44 con las siguientes palabras:

Por eso, también vosotros estad preparados, porque a la hora que no pensáis vendrá el Hijo del Hombre“. Mateo 24:44 (LBLA – destacado nuestro)

Jesús había dejado bien claro que NADIE sabe cuándo será su segunda venida. Por lo que su mensaje se reduce a que sus discípulos y seguidores ESTÉN PREPARADOS todos los días.

Seguidamente Jesús cuenta TRES parábolas que al margen de sus diferentes significados y aplicaciones, tienen un denominador común. Éstas parábolas son:

1. Parábola del siervo fiel y del infiel (Mateo 24:45-51)
2. Parábola de las diez vírgenes (Mateo 25:1-13)
3. Parábola de los talentos (Mateo 25:14-30)

El denominador común está íntimamente relacionado con sus últimas palabra de advertencia, “estad preparados”, y puede definirse en una palabra: RESPONSABILIDAD.

1. A. Es RESPONSABLE aquel siervo fiel que atiende a los integrantes y la casa de su señor.
1. B. Y es IRRESPONSABLE aquel siervo infiel que piensa que su señor se tarda y comienza a golpear a sus consiervos, comer y beber con los borrachos desatendiendo sus obligaciones.

2. A. Son RESPONSABLE las vírgenes que tomaron aceite extra consigo.
2. B. Son IRRESPONSABLES las vírgenes que no llevaron aceite extra consigo.

3. A. Son RESPONSABLE quienes utilizan e invierten sus talentos.
3. B. Son IRRESPONSABLES quienes no utilizan, ni invierten sus talentos.

Así, podemos concluir que las palabras “estad preparados“, de Jesús, son reforzadas con estas siguientes tres parábolas donde se invita a sus discípulos a reflexionar sobre la necesidad de la RESPONSABILIDAD del mandato divino, y/o deber del verdadero discipulado.

Después de estas palabras viene el texto de estudio propuesto por el autor de Escuela Sabática. Pero antes de pasar a su análisis final, quisiera que leamos las palabras de Jesús, justo después de hablar sobre el “juicio a las naciones“.

Inmediatamente después de este acontecimiento, en el capítulo 26, leemos lo siguiente:

Cuando Jesús terminó todas estas palabras, dijo a sus discípulos: Sabéis que dentro de dos días se celebra la Pascua, y el Hijo del Hombre será entregado para ser crucificado” Mateo 26:1-2 (LBLA- destacado nuestro)

RESUMEN: Por tanto, el contexto en el que se encuentran las palabras de Jesús sobre el “Juicio de las naciones”, es el de su inminente crucifixión (final de su ministerio en la Tierra), donde necesita reforzar la idea esencial de que los discípulos estén “preparados” bajo un sentido pleno de responsabilidad del deber cristiano.

Comprendiendo esto, podemos volver al texto que nos propone el autor de Escuela Sabática y comprender el verdadero sentido de las palabras de Jesús.

1.3. Reflexiones finales sobre el texto en cuestión

Es posible hablar mucho sobre la relación de la justificación por fe de Pablo, y la justificación por obras de Santiago; sobre el concepto de “obras” en las Escrituras, y sobre la relación que ambas tienen para la salvación y/o santificación. Pero todo este análisis excedería en mucho el objetivo para este día de estudio, y del texto en cuestión.

Sin embargo, analizando el contexto, como hemos hecho, podemos llegar a conclusiones correctas sobre el sentido verdadero de las palabras de Jesús al galardonar con la heredad a los que atendieron a los necesitados, y a condenar a los que no lo han hecho.

Teniendo en mente las palabras “estar preparados” y “responsabilidad“, ¿Cómo puedes interpretar las palabras de Jesús?.

Cuando Jesús premia a quienes han atendido a los necesitados y castiga a quienes no lo hicieron, no está bajo ningún punto de vista premiando las “obras humanas” (esto no se desprende del texto, ni del contexto, ni de un estudio completo de las Escrituras). Jesús está premiando a aquellos que han estado “preparados” y que han actuado con “responsabilidad frente al primer y segundo gran mandamiento del que dependen tanto la Ley como los profetas (Mateo 22:36-40)

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley? Y El le dijo: AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZON, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE.Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: AMARAS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas ” Mateo 22:36-40 (LBLA – destacado nuestro)

Jesús está premiando la FE (por perseverar en la creencia de que Jesús es el Hijo de Dios y salvador del Hombre, aún cuando aparentemente éste se demore en regresar), y está premiando el AMOR (es esa fe la que produce en el ser humano el motivo real y genuino de atender a los necesitados).

Tanto la FE como el AMOR son dones divinos (Filipenses 2:13).

1.4. Una reflexión final

Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; APARTAOS DE MI, LOS QUE PRACTICÁIS LA INIQUIDAD.” Mateo 7:22-23 (LBLA- destacado nuestro)

La manifestación externa de “caridad” o “atención” al necesitado, sólo puede ser juzgada por Jesús. Él es el único que puede ver en los actos externos de presunta bondad y amor, la verdadera motivación del ser humano. De aquí, que los discípulos no tienen por misión el sólo hecho de “atender a los necesitados”, sino más bien de AMARLOS. Y esto, el AMOR o la falta del mismo, es lo que Jesús premia o castiga al final respectivamente.


12. La eficacia de su ministerio sacerdotal

In 2008 2do Trimestre on junio 16 , 2008 at 4:58 pm

Versículo de estudio propuestos para esta semana por el autor de Escuela Sabática: Éxodo 25:8; Mateo 27:50, 51; Hechos 7:54-56; Hebreos 6:19, 20; 7:23-38; 8:1, 2; 9.

1. ¿Cómo era el Santuario Terrenal? (Éxo. 25-31)

Procuraremos en este primer epígrafe, comprender la composición y elementos del Antiguo Tabernáculo o Santuario Terrenal que Dios mandó a Moisés que construyera según su diseño.

Y que hagan un santuario para mí, para que yo habite entre ellos.Conforme a todo lo que te voy a mostrar, conforme al diseño del tabernáculo y al diseño de todo su mobiliario, así lo haréis. (…) Y mira que los hagas según el diseño que te ha sido mostrado en el monte” Éxodo 25:8-9, 40 (LBLA – destacado nuestro)

Dios es el diseñador del Antiguo Tabernáculo. Dios mostró a Moisés aquel diseño/modelo tal como Él quería que fuera. Este hecho está registrado en Éxodo 25 donde se dan las prescripciones para la construcción del tabernáculo (Ofrendas válidas para el tabernáculo, versículos 1-9 y Ex 35.4-9; el Arca del Testimonio, versículos 10-22 y Ex. 37:1-9; la Mesa para el pan de la proposición, versículos 23-30 y Ex. 37:10-16; el Candelabro de oro, versículos 31-40 y Ex. 37:17-24). Entre los capítulos 25 y 30 de Éxodo se explica aún más detalles, partes y mobiliarios (ej. el Altar de sacrificios, el Altar para incienso, etc.)

Sin embargo, lo que ahora nos interesa, es conocer el tabernáculo propiamente dicho, y sus mobiliarios. Para ello observa la animación guiada a través del mismo, y sigue con la vista el dibujo que aparece debajo (pon los altavoces altos, dado que la locución es baja y se pierde con la música de fondo)


Visita guiada por todo el tabernáculo/santuario terrenal

En orden de aparición en el vídeo
2. Altar de sacrificios
3. Fuente de bronce
4. Candelabro de oro
7. Mesa de los panes de la proposición
6. Altar para inciensos
8. Arca del Testimonio

Una vez conocidos los diferentes mobiliarios y sus funciones, entonces estamos preparados para ver si la Biblia nos dice algo respecto de la relación entre dicho santuario y el santuario celestial junto a la función sacerdotal de Cristo en el mismo.

Lo que no resulta lógico, al menos bajo el principio de “sola scriptura“, es suponer que cada elemento del santuario terrenal debe estar representado de idéntica manera y forma en el santuario celestial. Es decir, el camino interpretativo no debe resultar de una traslación del “terrenal” al “celestial”, sino que debemos dejar que la Biblia nos ayude a interpretar por sí misma los elementos que son realmente importantes para nosotros (las especulaciones fuera de la Biblia, no sólo son peligrosas para el cristianismo, sino que resultan teológica y metodológicamente inapropiadas)

2. ¿Cuál era el significado esencial del Santuario Terrenal?

Dado que explicar con detalles cada uno de los elementos excede el objetivo de este comentario, a continuación nos centraremos en el significado esencial que todo el Santuario terrenal en su conjunto tenía para el pueblo de Israel. Esto nos permitirá, luego, comprender la relación que este sistema ritual tiene con Jesús como sumo sacerdote ministrando en el santuario celestial.

En el AT todo el santuario terrenal en su conjunto fue creado con la función de permitir que Dios pueda habitar entre su pueblo. El Santuario era el medio, herramienta o método DISEÑADO POR DIOS MISMO para poder cohabitar con su pueblo escogido, encontrarse con él, hablarle y que éstos pudieran reconocer en Él al Señor, el único y verdadero Dios que los sacó de Egipto.

Y que hagan un santuario para mí, para que yo habite entre ellos. Conforme a todo lo que te voy a mostrar, conforme al diseño del tabernáculo y al diseño de todo su mobiliario, así lo haréis” Éxodo 25:8-9 (LBLA – destacado nuestro)

Allí me encontraré contigo, y de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, te hablaré acerca de todo lo que he de darte por mandamiento para los hijos de Israel” Éxodo 25:22 (LBLA – destacado nuestro)

Será holocausto continuo por vuestras generaciones a la entrada de la tienda de reunión, delante del SEÑOR, donde yo me encontraré con vosotros, para hablar allí contigo. Y me encontraré allí con los hijos de Israel, y el lugar será santificado por mi gloria. Santificaré la tienda de reunión y el altar; también santificaré a Aarón y a sus hijos para que me sirvan como sacerdotes. Y habitaré entre los hijos de Israel, y seré su Dios. Y conocerán que yo soy el SEÑOR su Dios, que los saqué de la tierra de Egipto para morar yo en medio de ellos. Yo soy el SEÑOR su Dios” Éxodo 29:42-46 (LBLA – destacado nuestro)

Ahora bien, para que Dios pueda cohabitar con seres humanos pecaminosos debían éstos seguir ciertas conductas, procedimientos y normas impuestos por Dios que de alguna manera represente la pureza o limpieza redentora que Dios hace por su pueblo. De lo contrario, cualquiera que pretendiera acercarse a Dios sin dicha “gracia”, moriría (ej. Éxodo 30:21, Éxodo 28:43) y/o no sería posible dicha relación (redención).

Si os fijáis bien, tanto el pan, la lámpara, los corderos y el incienso debían “estar” CONTINUAMENTE (es decir, el pan sobre la mesa, la lámpara ardiendo, los corderos sacrificándose tanto por la mañana como por la tarde, y el incienso encendido… todos perpetuamente o continuamente).

Y pondrás sobre la mesa el pan de la Presencia perpetuamente delante de mí Éxodo 25:30 (LBLA – destacado nuestro)

Y mandarás a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas para el alumbrado, para que la lámpara arda continuamente. En la tienda de reunión, fuera del velo que está delante del testimonio, Aarón y sus hijos la mantendrán en orden delante del SEÑOR desde la tarde hasta la mañana; será estatuto perpetuo para todas las generaciones de los hijos de Israel” Éxodo 27:20-21 (LBLA – destacado nuestro)

Esto es lo que ofrecerás sobre el altar: dos corderos de un año cada día, continuamente. Ofrecerás uno de los corderos por la mañana y el otro cordero lo ofrecerás al atardecer;” Éxodo 29:38-39 (LBLA – destacado nuestro)

Y cuando Aarón prepare las lámparas al atardecer, quemará incienso. Habrá incienso perpetuo delante del SEÑOR por todas vuestras generaciones. (…) Aarón hará expiación sobre los cuernos del altar una vez al año; hará expiación sobre él con la sangre de la ofrenda de expiación por el pecado, una vez al año por todas vuestras generaciones; santísimo es al SEÑOR.” Éxodo 30:8 y 10 (LBLA – destacado nuestro)

Esta era la forma ritual que Dios diseñó para manifestar su gracia y perdón y conseguir que todo Israel tenga acceso directo a su presencia.

3. ¿Qué nos dice el NT al respecto?

Existe un texto en el NT que contiene en sí mismo toda la explicación necesaria y suficiente. Se encuentra en Hebreos 10:19. Aunque pueda parecer exagerado, recordando sólo este versículo se tiene suficiente evidencia bíblica para comprender que Jesús es el reemplazo completo y mejorado de todo el santuario terrenal en su conjunto, dado que A TRAVÉS DE ÉL (y sólo Él), es como ahora tenemos acceso a Dios, y Dios mora en nosotros (ya no más sacrificios de corderos, inciensos, velos, aguas, panes, candelabros, mesas, etc.)

Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,” Hebreos 10:19 (LBLA – destacado nuestro)

En este sentido la Biblia es muy clara. Si tenemos “libertad para entrar en el Lugar Santísimo” por la sangre de Jesús, es evidente que dicha Sangre reemplaza todo el ritual del antiguo Israel que permitía, como ya hemos dicho, el acceso a Dios, y la cohabitación de éste con Israel. Ahora, es a través de Jesucristo como accedemos a él, y Él a nosotros permitiendo la comunión o la cohabitación.

Veamos cómo Jesús es comparado con varios de los elementos o acciones que se producían en el Santuario terrenal.

A. Jesús es el Sumo Sacerdote (aquél que entraba una vez al año ante la misma presencia de Dios)
Ahora bien, el punto principal de lo que se ha dicho es éste: tenemos tal sumo sacerdote, el cual se ha sentado a la diestra del trono de la Majestad en los cielos” Hebreos 8:1 (LBLA – destacado nuestro)

B. Jesús “es” la sangre redentora (aquella de los machos cabríos y becerros que se sacrificaban para redención de Israel)
y no por medio de la sangre de machos cabríos y de becerros, sino por medio de su propia sangre, entró al Lugar Santísimo una vez para siempre, habiendo obtenido redención eterna” Hebreos 9:12 (LBLA – destacado nuestro)

C. Jesús es el “sacrificio continuo” (aquél representado por corderos de un año de edad, que se sacrificaban tanto por la mañana como por la tarde, continuamente)
pero El, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, SE SENTO A LA DIESTRA DE DIOS” Hebreos 10:12 (LBLA – destacado nuestro)

D. Jesús es el “velo” (que se rasgó en dos con su muerte)
Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús,por un camino nuevo y vivo que El inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne,” Hebreos 10:20 (LBLA – destacado nuestro)

E. Jesús reemplaza todo el ritual del Santuario terrenal
Cuando El dijo: Un nuevo pacto , hizo anticuado al primero; y lo que se hace anticuado y envejece, está próximo a desaparecer” Hebreos 8:13 (LBLA – destacado nuestro)

Siguiendo con estas analogías, uno “podría” decir también que Jesús es el “pan“, el “candelabro“. Pero como no hay evidencias bíblicas explícitas respecto de estas últimas comparativas, preferimos quedarnos con Hebreos 10:19 donde sí se expresa claramente que Jesús reemplaza todo el ritual del Santuario en su conjunto (independientemente de los elementos particulares que formaban parte del ritual judío).

4. Ya no hay ritos purificadores, sólo Cristo y nuestras conciencias

Nos gustaría terminar con las palabras de Pablo, que nos dice en Hebreos 10:21-25:

y puesto que tenemos un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, teniendo nuestro corazón purificado de mala conciencia y nuestro cuerpo lavado con agua pura. Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió; y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros , y mucho más al ver que el día se acerca” Hebreos 10:21-25 (LBLA – destacado nuestro)

10. El significado de su muerte

In 2008 2do Trimestre on junio 2 , 2008 at 1:55 pm

Esta semana ofrecemos un análisis complementario al de la lección de escuela sabática, por ello no seguiremos, como lo hacemos habitualmente, la temática diaria que propone el autor, aunque sí la temática global del significado de la muerte expiatoria de Cristo en la Cruz.

1. Nacido para salvar

Es cierto, las enseñanzas de Jesús son necesarias (Mateo 22:33; Romanos 15:3-5; 2 Juan 1:9) pero no suficientes (2 Timoteo 3:15; Marcos 10:21; Romanos 4; Hebreos 11). Jesús vino a salvar (Lucas 19:10; 1 Timoteo 1:15; 2 Timoteo 2:10), no a enseñarnos a salvarnos a nosotros mismos (Lucas 18.11; Tito 3:5). Tanto el nacimiento como el significado de su muerte y resurrección fueron profetizados y explicados mucho antes de que ocurrieran estos hechos (Mateo 1:22, Mateo 2:15,17,23; 4:14; 8:17; 12:17; 13:14,35; 21:4; 26:54,56; 27:9). Así como la muerte de Jesús partió en dos la historia, de la misma manera, su nacimiento partió en dos las Escrituras (Hebreos 9:13-15). Así como la historia comenzó una “nueva cuenta” desde cero, con la llega del Mesías y su muerte expiatoria, Dios cumplió en Jesús su promesa de restitución de la raza humana (Juan 3:16). Jesús se acercó a nosotros, para que nosotros podamos acercarnos a Dios nuevamente (Hebreos 10:19-20).

Jesús no nació para morir, sino para salvar (Mateo 1:21). La muerte fue, sencillamente, el único medio, necesario y suficiente, para materializar la razón de ser de su venida: la salvación de la humanidad.

2. Una muerte profetizada pero no incitada

Es cierto que la muerte de Jesús fue profetizada antes de su nacimiento (Mateo 1:22, Mateo 2:15,17,23; 4:14; 8:17; 12:17; 13:14,35; 21:4; 26:54,56; 27:9). Es cierto también, que Jesús debía morir como único medio suficiente y necesario para la expiación de los pecados humanos (Marcos 8:31; Mateo 16:21; Hebreos 9:16). Y también en cierto que Jesús supo cuando llegó “su hora” (Lucas 22:14-15).

Lo que no es cierto, es que Dios haya instado o predeterminado en los judíos la entrega (Lucas 22:2, 71), en los romanos la condena (Lucas 23:12), en los discípulos el abandono (Lucas 22:31-34) y el engaño (Lucas 22:3-4, 22), y en el pueblo la ejecución (Lucas 23:20-21, 23). No. Dios no ha predeterminado ninguna de las acciones o decisiones humanas en relación a la muerte de su Hijo.

Mientras que las afirmaciones del primer párrafo de este epígrafe son todas bíblicas, no existe ninguna referencia bíblica que pueda demostrar la predeterminación de los pensamientos o decisiones de las personas que rodearon la muerte de Jesús. Aunque humanamente se nos hace impensable o inconcebible la profecía incondicional (como era el caso de su muerte) sin predeterminación, debemos aceptar la verdad bíblica revelada como explicación suficiente para nosotros.

Debemos aceptar que Judas entregó a Jesús porque su corazón amaba el dinero, y porque dejó que Satanás se metiera en él, que gran parte de los judíos de influencia lo entregaron a roma porque significaba una amenaza para el status quo del sanedrín, que los líderes romanos (Pilatos y Herodes), que entonces estaban enemistados, se amigaron y lo entregaron al pueblo por no encontrar motivos para su condena, y que el pueblo decidió finalmente, y de manera democrática, la muerte de Jesús y la libertad de Barrabás. Todas y cada una de estas acciones y decisiones fueron tomadas por personas como tu y yo, en su libre albedrío y decisión personal e individual. Dios no instó, ni motivó, ni manipuló las decisiones y acciones de cada una de las personas que rodearon a Jesús en estos momentos trascendentes de la historia.

Por todo esto Jesús dirá, poco antes de morir:

(…) Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y echaron suertes, repartiéndose entre sí sus vestidos” Lucas 23:34 (LBLA – destacado nuestro)


3. ¿Qué ocurrió con la muerte?

Con su muerte Jesús cargó sobre sí los pecados de la humanidad (1 Pedro 2:24). Con su muerte se rasgó el velo del santuario terrenal judío (Mateo 27:51). Con su muerte se transformó en Señor de vivos y muertos (Romanos 14:9). Con su muerte ya no hay condena para los escogidos (Romanos 8:33-35). Con su muerte nos hizo suyos para vida eterna (2 Corintios 5:14). Y finalmente, con su muerte se daría lugar a una nueva prueba de fe para los que buscan salvación, a saber: su resurrección ( 1 Corintios 15:14; 1 Tesalonicenses 4:14). Tema que estudiaremos la semana próxima.

El significado de su muerte es sencillo. Aunque escapa a toda lógica humana, tiene una lógica bíblica que se percibe a través del don de la fe: El significado de su muerte eres tú.

3. La realidad de su humanidad

In 2008 2do Trimestre on abril 17 , 2008 at 1:48 pm

Versículos de estudio para esta semana: Gálatas 4:4; 1 Timoteo 2:5; 3:16; Hebreos 4:15,16; 1 Juan 4:1-3

1. Introducción

Esta semana ofrecemos un comentario genérico sobre la lección. Nos resulta imprescindible clarificar el problema actual de quienes entienden que existe un “misterio” sobre la naturaleza de Cristo, y en base a ella especulan sobre sus consecuencias teológicas.

La semana pasada hemos estudiado la preexistencia del Hijo de Dios, Jesús (el Cristo) y su divinidad. Hoy estudiaremos que Jesús también era HUMANO. ¿Significa esto que existe una contradicción en las Escrituras, al describir a Jesús como divino y humano a la vez?

Tal como avanzamos la semana pasada, el problema sobre la naturaleza de Cristo es aún un problema actual. Dentro de la Iglesia existen hermanos que parecen tener como centro del evangelio la “naturaleza de Cristo”. Creen que sólo comprendiendo correctamente este misterio (es decir, desvelándolo) es posible comprender la esencia del evangelio. Veremos cómo estos problemas sólo surgen cuando intentamos ir más allá de lo que nos ofrecen las Escrituras. Por tanto, hoy veremos cómo las Escrituras afirman innegablemente que Jesús era un hombre como tu y como yo, y cómo sin embargo, esto no supone ningún problema a la vida cristiana y a nuestra salvación.

2. ¿De qué tipo de misterio estamos hablando?

Para comprender mejor qué hacer y cómo interpretar los “misterios” derivado de las Escrituras, que acechan a la mente humana, es conveniente identificar EL TIPO DE MISTERIO del que estamos hablando. Básicamente, existen DOS TIPOS O CLASES DE MISTERIOS:

A) Misterio reconocido por la Biblia y que cumple una función dentro del contexto bíblico.
B) Misterio no reconocido por la Biblia y que no cumple ninguna función dentro del contexto bíblico.

Por ejemplo, A) existe el “misterio de la iniquidad” (o del mal), pero se nos dice explícitamente que esto es un “misterio“, y que tiene solución (ver. 2 Tesalonicenses 2:7). Es decir, es un misterio bíblico, que la mente humana no comprende, pero que tiene un sentido dentro del contexto bíblico (o historia de la salvación). Sin embargo, B) existe el misterio del “sexo de los ángeles“, que no está reconocido como tal en la Biblia, y que no cumple ninguna función en el contexto Bíblico, y no tienen ninguna relación con la historia de la salvación humana.

En otras palabras, existen verdaderos “misterios” en la Biblia, que el hombre no puede comprender, pero que son reconocidos como tales, y que tienen una función o contexto bíblico muy claro. Mientras que existen otros “misterios” que no están explicitados en la Biblia, sino que son ESPECULACIONES HUMANAS, y por tanto sin función ninguna. Esta segunda clase de “misterios” (B), es tremendamente dañina y peligrosa, dado que la especulación humana sobre estos asuntos derivan, tarde o temprano, en doctrinas o creencias EXTRA-BÍBLICAS que terminan afectando al día a día del cristiano que se adhiere a ellas.

El misterio bíblico, o verdad conocida (pero no explicada), respecto de Jesús, radica en la idea de que Dios se ha encarnado haciéndose semejante a nosotros, para sufrir nuestro merecido, y así salvar a la humanidad. Es decir, existe un misterio que la Biblia llama “misterio de piedad, que consiste en la PREOCUPACIÓN DE DIOS POR CADA UNO DE LOS SERES HUMANOS al punto de hacerse como nosotros para SALVARNOS. Así lo dicen las Escrituras:

Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” Juan 1:14 (LBLA – destacado nuestro)

E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: El fue manifestado en la carne, vindicado en el Espíritu, contemplado por ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido arriba en gloria” 1 Timoteo 3:16 (LBLA – destacado nuestro)

Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados” Mateo 1:21 (LBLA – destacado nuestro)

aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús, quien se dio a sí mismo por nosotros, para REDIMIRNOS DE TODA INIQUIDAD y PURIFICAR PARA SI UN PUEBLO PARA POSESIÓN SUYA, celoso de buenas obras” Tito 2:13-14 (LBLA – destacado nuestro)

Por tanto el “misterio de la piedad”, relacionada íntimamente con el misterio de la encarnación es un misterio bíblico, pero se nos dice claramente que dicho suceso tiene un sentido sotereológico o salvífico. Nadie puede dudar, Biblia en mano, que el “Hijo de Dios” se encarnó para salvar al hombre, a pesar de que no podamos comprenderlo racionalmente.

Sin embargo, y en contraste, cuando los críticos discuten sobre la “naturaleza de Cristo“, estamos frente a un problema muy diferente. El misterio de la “naturaleza de Cristo“, NO ES BÍBLICO, no está relacionado con el contexto bíblico, y no tiene ninguna importancia para la salvación del hombre. A continuación explicamos dichas afirmaciones.

3. El “misterio de la naturaleza de Cristo” no tiene ninguna relevancia bíblica

A. No es bíblico: El misterio de la “naturaleza de Cristo” no es bíblico, porque no se explicita en ningún sitio de las Escrituras que dicha naturaleza sea un misterio, y qué función tendría para nosotros. Evidentemente existían, básicamente, dos grupos de personas 1) quienes creían que Jesús era el Hijo de Dios, y 2) quienes creían que era un simple hombre que se hacía pasar por el “Hijo de Dios”. Pero esto no tiene nada que ver con la NATURALEZA de Cristo (sino más bien con la FE, y con la interpretación profética de las Escrituras). Es decir, en la Biblia, los CREYENTES simplemente creían que Jesús era el Hijo de Dios, pero no existe una controversia bíblica sobre su “naturaleza“. No existe un cuestionamiento bíblico sobre si Jesús era divino 100% o humano 100%, o divino/humano en 50%, o divino/humano 100%, etc. Todas estas conjeturas, que llegaron hasta nuestros días, surgieron por meras especulaciones humanas, extrabíblica.

B. No está relacionada con el contexto bíblico: El contexto bíblico nos dice explícitamente que Dios enviaría al Mesías para salvación de la humanidad. Los Judíos esperaban la llegada del Mesías que traería paz, libertad y salvación al hombre (pero nunca se cuestionaron cómo sería su naturaleza). Los primeros cristianos (en su mayoría judíos) comprendieron que dicho Mesías era Jesús, el Cristo, y tampoco se cuestionaron cómo era su naturaleza. Por tanto, ¿porqué debemos nosotros cuestionar el tipo de naturaleza que tenía Jesús, cuando ésta ni fue revelada, ni juega ningún papel bíblico para nuestra salvación?

C. No tiene ninguna importancia para la salvación del hombre: En un intento de querer “defender” a Jesús, algunos teólogos (como el autor de Escuela Sabática) arguyen que Jesús “cedió sus atributos divinos” y que dichos atributos divinos “permanecieron en Él, pero no los uso” (ver página 24 del folleto). Lamentablemente cae en el mismo error de quienes pretenden explicar porqué Jesús era “Dios con apariencia de hombre, pero sin ser hombre realmente“, o quienes dicen que era un “hombre sin divinidad”. La reflexión que debemos hacernos es, ¿debemos buscar explicaciones al problema de la “naturaleza de Cristo“, aún cuando éstas no están reveladas en las Escrituras? LA RESPUESTA ES NO. No importa si la argumentación es para “defender” a Jesús, un cristiano debe comprender que NUNCA debe responder con ESPECULACIONES (aún con las mejores intenciones). Sencillamente no encontramos en las Escrituras, ninguna justificación para empeñarnos en conocer cómo era la naturaleza de Cristo, y además, desconocer este “misterio”, no afecta en absoluto a nuestra salvación (aunque algunos se empeñen en decir lo contrario).

4. ¿Cómo debemos comprender y abordar el tema de la “naturaleza de Cristo”?

Para abordar correctamente este asunto, debemos pensar en dos términos (que son los utilizados por quienes entienden que la correcta comprensión de la naturaleza de Cristo determina o afecta a nuestra salvación).

A) ¿Qué dice la Biblia sobre la salvación del hombre?
B) ¿Qué dice la Biblia sobre la divinidad y humanidad de Jesús?

A) Sobre el primer punto tenemos que Romanos 10:9 y 1 Juan 4:15 dicen que,

si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo” Romanos 10:9 (LBLA-destacado nuestro

Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios” 1 Juan 4:15 (LBLA-destacado nuestro)

La salvación radica en confesar que Jesús es el SEÑOR y/o HIJO DE DIOS. En ningún momento se nos dice en la Biblia que la salvación radique en confesar que “Jesús es Señor y/o Hijo de Dios bajo una naturaleza X

B) Sobre el segundo punto, la Biblia dice que,

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios” Juan 1:1 (LBLA-destacado nuestro) – ver comentario de la semana pasada (El misterio de su Divinidad)

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros , pero sin pecado. Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna” Hebreos 4:15-16 (LBLA – destacado nuestro)

La Biblia dice que Jesús era el SEÑOR y/o el HIJO DE DIOS, y que era HOMBRE (al punto de haber sido tentado en todo como nosotros). El aspecto más importante de la humanidad de Jesús, radica en el hecho de haber sido tentado de la misma manera que hoy lo somos nosotros. En otras palabras, que en cuanto a lo relativo a nuestra salvación, Él vivió y fue tentado, exactamente como nosotros.

Por tanto, y concluyendo, la Biblia nos dice sencillamente, y así debemos aceptarlo, que:

A) Jesús era Dios (Juan 1:1)
B) Jesús era Hombre (Hebreos 4:15-16)
C) Que la salvación consiste, precisamente, en reconocer a Jesús como Señor y/o Hijo de Dios (Romanos 10:9 y Juan 4:15)

No existe ninguna evidencia bíblica para justificar que Jesús era 100% humano, 100% divino, 100% humano/divino, 50% humano y 50% divino, o cualquier otra fórmula humana. Tampoco existe justificación bíblica para decir que Jesús cedió sus atributos divinos, o que los poseía pero no los usaba. Fuere como fuere su naturaleza, NO AFECTA EN ABSOLUTO LA VERDAD DEL EVANGELIO NI ES IMPRESCINDIBLE PARA LA SALVACIÓN (por el contrario, este “misterio especulativo humano” sigue minando la fe y la verdad elemental del evangelio

5. Conclusión final

La Biblia deja bien claro que existe el “misterio de la piedad que está íntimamente relacionada con la encarnación (1 Timoteo 3:16) para salvación del hombre. Esto es un misterio bíblico no revelado, pero cierto, y con sentido salvífico. Pero la Biblia no dice nada sobre la “naturaleza de Cristo“. No se cuestiona en qué proporción Jesús es humano o divino, y si es uno u otro, y qué implicancias tiene esto para nuestra salvación. Toda esta cuestión es un MISTERIO INVENTADO POR EL HOMBRE. Una especulación sin sentido salvífico y tremendamente peligrosa, en cuanto son necesarios métodos y fuentes EXTRABÍBLICAS para derivar aglún tipo de conclusión. Por tanto, la discusión sobre la “naturaleza de Cristo” es exactamente la misma que podíamos tener sobre el “sexo de los ángeles (y ésta no es preocupación de ningún cristiano)”

2. El misterio de su divinidad

In 2008 2do Trimestre on abril 10 , 2008 at 12:28 pm

Versículo propuestos por el autor para el estudio de esta semana: Isaías 9:6; Miqueas 5:2; Mateo 16:13-17; Juan 1:1, 14, 18, 8:58; 17:5; 20:28; 1 Corintios 1:3; 2 Corintios 13:14

1. Un contexto adecuado

El misterio de la divinidad (y humanidad) de Cristo tiene una historia y un trasfondo en el cristianismo en general, y dentro de la Iglesia Adventista en particular, un tanto peculiar. Existe una divergencia de criterios dentro del a Iglesia, respecto de la NATURALEZA DE CRISTO.

Esta divergencia no es de poca monta. El tema de la naturaleza de Cristo (su divinidad y/o humanidad) puede transformarse, dicen algunos, en el centro del mensaje para los últimos tiempos. Y partiendo de la comprensión o definición del mismo, toda la teología, de la noche a la mañana, cambia radicalmente.

No es casualidad que el autor de escuela sabática, Roy Adams (tal como hemos comentado en la introducción), haya estudiado este tema. Escribió un libro para intentar aclarar las confusiones respecto de este tema dentro de la iglesia, dado que parece confundir las mentes de muchos creyentes. Este libro se tituló “La naturaleza de Cristo: su relación con el pecado, la justicia y la perfección” (ver aquí). En él se estudias las diferentes posturas al respecto.

Después de haber estudiado varias de las posiciones existentes, hemos llegado a la conclusión de que existe una extrema ESPECULACIÓN EXTRA-BÍBLICA sobre este asunto. Y dicha especulación es la que está trayendo problemas no sólo teológicos dentro de la Iglesia, sino también prácticos en cuanto a cómo vivir la vida cristiana.

La única solución respecto de la CRISTOLOGÍA (o teología sobre cristo, y la preocupación actual sobre la “naturaleza de Cristo”) radica en basar nuestras conclusiones exclusivamente en las Escrituras. Y eso es lo que procuraremos hacer con estas lecciones. Mientras repasamos las lecciones, tened un pensamiento presente: La Naturaleza de Cristo es un MISTERIO NO REVELADO. Por tanto, debemos tener mucho cuidado con las conclusiones y especulaciones humanas sobre este tema.

Por tanto, iremos estudiando lo que la Biblia dice sobre Cristo, sin procurar interpretar más allá del propio texto bíblco (evidentemente en sus contextos). Esta semana hablaremos, entonces, sobre su divinidad.

2. La preexistencia

La preexistencia de Cristo es la creencia de que la persona de Jesús no fue CREADA en el momento de la concepción de María, sino que existía desde antes de la encarnación (al punto de ser co-eterno con el Padre).

Algunos “cristianos” creen que Jesús fue CREADO por Dios (ya sea en la concepción de María o en algún momento de la eternidad), mientras que otros consideran que Jesús fue CREADOR (junto con el Padre) de todo lo que existe, desde el principio. Por tanto ¿Qué dice la Biblia?

2.1. Comencemos por el A.T.

La venida del Hijo de Dios a la tierra ya estaba profetizada en el Antiguo Testamento.

Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz” Isaías 9:6 (LBLA – destacado nuestro)

El comentario de la VRV 95´nos dice:

Hijo nos ha sido dado: Cuando el rey de Judá tomaba posesión del trono, se convertía en hijo de Dios por adopción (véanse 2 S 7.14; Sal 2.7 nota g; 89.26-27). Por eso, buena parte de los intérpretes modernos consideran que aquí no se trata del nacimiento físico del heredero real, sino de su nacimiento como rey, es decir, de su entronización. Más tarde, cuando el pueblo de Israel ya no tuvo más reyes, este pasaje fue reinterpretado a la luz de Is 7.14; Miq 5.2-3, y referido al nacimiento del Mesías. Véase la Introducción a los Salmos” (destacado nuestro).

De la misma manera ya había sido revelada su preexistencia

Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel. Y sus orígenes son desde tiempos antiguos, desde los días de la eternidad” Miqueas 5:2 (LBLA – destacado nuestro)

Mateo 2:1-6 utiliza este texto de Miqueas 5:2, para demostrar que el nacimiento de Jesús en Judea, se correspondía con dicha profecía. Es decir, que hacía referencia al Mesías. Este texto de Miqueas expresa claramente, incluso antes del nacimiento de Jesús, que Cristo era preexistente.

2.2. Evidencias en el NT

Pero no sólo el Antiguo Testamento demuestra la PREEXISTENCIA del Mesías (es decir, que Jesús no sería simplemente un hombre especial escogido por Dios, sino más bien Dios mismo encarnado o “Dios con nosotros”), sino que también el Nuevo Testamento así lo atestigua:

Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, siendo mucho mejor que los ángeles, por cuanto ha heredado un nombre más excelente que ellos” Hebreos 1:1-4 (LBLA – destacado nuestro)

Este texto no deja lugar a dudas. Si Dios hizo el universo por medio de su Hijo, es evidente que su Hijo existió antes de la concepción de María, y al menos desde el momento de la creación del mundo. Cuando la Biblia dice que “heredó todas las cosas” o que “heredó un nombre más excelente que los ángeles“, éstas son expresiones judías que hacían referencia a la relación Padre-Hijo de la época, y que como tal ayudaban a los contemporáneos a comprender la estrecha relación de las personas de la divinidad.

Es evidente que la “herencia” del Hijo no es una herencia real, en el sentido de que heredaría todas las cosas con la muerte de su Padre (concepto humano de herencia). Esto no tiene base bíblica alguna, además que pensar esto sería una absoluta herejía (es decir, DRAE “Error en materia de fe, sostenido con pertinacia). De la misma manera, y por las mismas razones, pensar que el Hijo, por ser “hijo”, fue CREADO por Dios, es una herejía inconsistente bíblicamente (pensad, por ejemplo, que así como Jesús fue llamado “Hijo de Dios”, también fue llamado “Hijo del Hombre”, y recibió decenas de títulos diferentes).

Algunos cristianos arguyen que Cristo fue creado en algún momento de la eternidad, pero dicha ESPECULACIÓN es puramente humana (no existe nada en las Escrituras que nos lleve a pensar, ni mucho menos sostener, dicha creencia).

Por tanto, la única conclusión coherente y bíblica, es deducir que Cristo es preexistente a su encarnación y con una existencia que, por el momento podemos afirmar que al menos se remonta hasta la creación (en algún momento de la eternidad indetermiando).

Pero sigamos estudiando, veamos que dice el siguiente texto.

El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de El y para El. Y El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen. El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia; y El es el principio, el primogénito de entre los muertos, a fin de que El tenga en todo la primacía. Porque agradó al Padre que en El habitara toda la plenitud, y por medio de El reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz por medio de la sangre de su cruz, por medio de El, repito, ya sean las que están en la tierra o las que están en los cielos” Colosenses 1:15-20 (LBLA – destacado nuestro).

Si Hebreos no dajaba lugar a dudas respecto de la preexistencia de Crsito, Colosenses, como hemos leído, es aún más claro. El comentario de la VRV95`nos dice:

“Primogénito de toda creación: Cristo es anterior y superior a la creación. El título primogénito (véase Lc 2.7 nota g) resalta la primacía de Cristo, en contraste con ciertas ideas que, al parecer, se estaban difundiendo en Colosas (véase Introducción). Cf. Jn 1.1-2; 2 Co 4.4; Heb 1.2-4″.

Como pueden ver, la discusión sobre la naturaleza, primacía o autoridad de Cristo era un tema de discusión en tiempos de la Iglesia de Colosas. ¡Y aún hoy persiste!.

Sin embargo, estas expresiones “todo ha sido creado por medio de El y para El (…) El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen (…) El es el principio”, no dejan lugar a dudas, Cristo no sólo es preexistente, sino CREADOR, SOSTENEDOR de la creación, y el PRINCIPIO de todas las cosas (es decir que tiene exactamente las mismas cualidades de Dios Padre).

Más adelante veremos que Juan sintetiza esta realidad aún de manera más contundente. Pero es importante ir paso a paso en este estudio.

3. Otros textos que revelan la preexistencia de Cristo en el Nuevo Testamento.

El propio Jesús declara haber existido incluso ANTES de que el mundo existiera.

Y ahora, glorifícame tú, Padre, junto a ti, con la gloria que tenía contigo antes que el mundo existiera” Juan 17:5 (LBLA – destacado nuestro

Y Jesús les decía: Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo” Juan 8:23 (LBLA)

Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham naciera, yo soy” Juan 8:58 (LBLA)

Por tanto, incluso, Cristo se reconoce a sí mismo como preexistente.

3.1. Ahora bien, ¿implica esto que su preexistencia es ETERNA, es decir desde siempre? ¿O existe la posibilidad de que Cristo haya sido creado en algún momento de la eternidad?

Bien. Ésta es la pregunta clave. Existen evidencia bíblicas para comprender que su preexistencia es eterna, y que no fue creado en algún momento de la eternidad antes de la creación, tal como sostienen algunos “cristianos”.

En Génesis 1:1 se comienza diciendo “En el principio…..” haciendo referencia al comienzo indeterminado, dentro de la eternidad, de la existencia de todas las cosas conocidas por el hombre. La frase “creó Dios” utiliza el termino Eloim que es plural (aludiendo a que no fue sólo el Padre quien creó el mundo).

Juan lo deja bastante claro, cuando declara respecto de Jesús, que:

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. El estaba en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de El, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” Juan 1:1-3 (LBLA – destacado nuestro)

Este versículo no sólo dice que en aquel principio (del Génesis) Cristo (llamado el Verbologos; v. 1,14; cf. también 1 Jn 1.1; Ap 19.13) estaba con Dios, sino que además ERA DIOS. Por tanto, la revelación bíblica sigue siendo muy clara respecto de la preexistencia ETERNA de Cristo.

Además existe otro argumento que tiene que ver con el propio uso de las Escrituras. Las Escrituras hablan de un “principio” (de las cosas). Ese principio es evidentemente indeterminado, dado que hablamos de una eternidad que no tiene realmente principio. Por tanto ESPECULAR que la existencia de Cristo puedo haberse CREADO en algún momento de la eternidad (antes de la creación) es pura fantasía humana. Volvemos a repetir, no existe ninguna razón o argumentación bíblica para afirmar esta creencia.

4. Contradicciones aparentes

El autor nos propone el estudio de Juan 3:16 como una “aparente contradicción”.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3:16 (LBLA – destacado nuestro)

La palabra unigénito algunos la interpretan como “único engendrado“. Por tanto, deducen que si fue “engendrado”, Cristo fue CREADO en algún momento. Esta interpretación, además de contradecir los epígrafes bíblicos que hemos explicado anteriormente, no está contemplando el verdadero significado del término. Prestemos atención al análisis del término monogenés.

4.1. Monogenés/μονογενῆ en el Nuevo Testamento

La palabra unigénito en griego es monogenés. Veamos el texto en griego

16

La palabra μονογενῆ (número 9 en la imagen) se pronuncia “monogenés“, y se ha traducido como “engendrado“. Efectivamente, tal como comenta el autor de escuela sabática, esta palabra griega aparece 9 veces en en N.T. Estos son los versículos en cuestión:

1. Juan 1:14 = “Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad

2. Juan 1:18 = “Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios, que está en el seno del Padre, El le ha dado a conocer

3. Juan 3:16 = “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna

4. Juan 3:18 = “El que cree en El no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios

5. 1 Juan 4:9 = “En esto se manifestó el amor de Dios en nosotros: en que Dios ha enviado a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de El

6. Lucas 7:12 = “Y cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, he aquí, sacaban fuera a un muerto, hijo único de su madre, y ella era viuda; y un grupo numeroso de la ciudad estaba con ella

7. Lucas 8:42 = “porque tenía una hija única, como de doce años, que estaba al borde de la muerte. Pero mientras El iba, la muchedumbre le apretaba

8. Lucas 9:38 = “Y he aquí, un hombre de la multitud gritó, diciendo: Maestro, te suplico que veas a mi hijo, pues es el único que tengo,

9. Hebreos 11:17Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía a su único hijo

Por tanto, tenemos: 5 versículos que se refieren a Jesús (en Juan y 1 de Juan), 3 que se refieren a otras personas (en Lucas), y 1 que se refiere a Isaac, hijo de Abraham (en Hebreos).

4.2. Análisis de los textos que contienen la palabra μονογενῆ/monogenés

Analizando los diferentes contextos del término, podemos llegar a la conclusión clara y evidente de que Cristo era el unigénito en el sentido de ser el único en su especie (es decir, con capacidad de perdonar pecados y salvar al hombre). Pero veamos detenidamente la evidencia.

4.2.1. LUCAS

Si nos fijamos en los textos de Lucas, notamos que dice: a) “hijo único de su madre“, b) “porque tenía una hija única“, c) “mi hijo, pues es el único que tengo“. El significado básico y elemental de monogenés, es ÚNICO. Es decir, tal como describe el Diccionario de la Real Academia Española: “1. adj. Solo y sin otro de su especie“.

Así concluimos que, tener un hijo “μονογενῆ/monogenéssignifica tener un único hijo (es decir, que fuera de él NO HAY OTRO).

4.2.2. HEBREOS

En Hebreos, se nos dice que Abraham ofreció a Isaac, su único hijo (Hebreos 11:7). Sin embargo, Gálatas 4:22 dice que Abraham tuvo ¡DOS HIJOS!.

Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos, uno de la sierva y otro de la libre” Gálatas 4:22 (LBLA – destacado nuestro)

¿Cómo es posible que si Abraham tuvo dos hijos, en Hebreos se diga que Isaac era su “único hijo”?

¡Porque efectivamente Isaac era el ÚNICO hijo que habría de cumplir con la promesa que Dios había transmitido a Abraham!.

Si recordáis la historia de Abraham, él tuvo un hijo con la esclava Agar para intentar “ayudar” a Dios en su cometido de tener un hijo que cumpliría la promesa recibida (Ver Abraham y Sara: la fe puesta a prueba e Isaac y Rebeca: criando rivales). Dios debe aclarar, explícitamente, que el “hijo de la promesa” era Isaac, y no Ismael (Génesis 21:12). Por tanto Isaac era su ÚNICO hijo (porque no había otro en el que se pudiera cumplir la promesa)

4.2.3. JUAN Y 1 JUAN

Cuando en Juan y en 1 de Juan se dice: a) gloria como del como del unigénito del Padre”; b) “el unigénito Dios (…) le ha dado a conocer“; “c) que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda; d) El que cree en El no es condenado (…) en el nombre del unigénito Hijo de Dios”; e) “ha enviado a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de El“, se está refiriendo, en todas ellas, claramente a la UNICIDAD de Cristo, como ser único en su especie. Es decir, sólo un μονογενῆ/monogenés (un ser único en su especie) puede dar a conocer la gloria del padre, salvar al hombre, y vivir por medio de Él (sería una absoluta contradicción pensar que todo esto lo puede hacer un ser engendrado o creado, además de la contradicción propia del término). En definitiva se aplica aquí el concepto monogenés que se le dió a Isaac (único = especial), y a la vez el de Lucas como (único = no hay otro), pero bajo ningún concepto el significado de ser engendrado o creado.

4.2.4. Conclusión de la unicidad de Cristo

En Lucas claramente se hace referencia al término en cuanto a la unicidad de los hijos. En Hebreos, y en relación a la historia de Abraham vemos claramente cómo se utiliza el término “único” en el sentido de único, no por cantidad sino por “calidad”, es decir un ser especial, y no en el sentido de “único engendrado o creado” (dado que Abraham tenía dos hijos verdaderamente engendrados). Y por último, y en consonancia con esta realidad bíblica, en Juan y 1 de Juan, resulta evidente que Cristo es μονογενῆ/monogenés en el sentido de UNICIDAD, es decir único en su especie capaz de salvar al hombre del pecado.


5. La divinidad de Cristo

Entendiendo todo lo anterior, nos es más fácil comprender la divinidad de Cristo. Dado que Cristo era el único (μονογενῆ/monogenés) en su especie, capaz de salvar al hombre, y éste atributo es exclusivamente divino, no resulta en absoluto sorprendente que sólo DIOS puede realizar semejante obra. Pero veamos los textos propuestos por el autor de escuela sabática para comprender su divinidad.

5.1. Textos bíblicos

En aquellos días llegó Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Porque este es aquel a quien se refirió el profeta Isaías, diciendo: VOZ DEL QUE CLAMA EN EL DESIERTO: “PREPARAD EL CAMINO DEL SEÑOR, HACED DERECHAS SUS SENDAS.” Mateo 3:1-3

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios“. Juan 1:1 (LBLA – destacado nuestro)

Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios, que está en el seno del Padre, El le ha dado a conocer” Juan 1:18 (LBLA – destacado nuestro)

Respondió Tomás y le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!” Juan 20:28 (LBLA – destacado nuestro)

5.2. Argumentos a favor de la divinidad de Cristo

Existen varios argumentos a favor de la divinidad de Cristo, además de ser el “único en su especie“.

A. Cristo tenía autoridad para perdonas pecados (Marcos 2:10), cosa que los judíos sabían perfectamente que este era un atributo exclusivamente divino (Marcos 2:6-8)

B. La VRV 95´ dice que “Mateo 3:3 se cita a Isaías 40:3, donde el Señor es el nombre divino; Mateo parece aplicarlo directamente a Jesús“. Juan 1:1 es innegablemente claro. El verbo (logos) no sólo estaba con Dios, sin que “era Dios”.

C. Juan 1:1 es extremadamente claro al decir que el “Verbo era Dios“. Y recordad que el “Verbo” se reconoce en la persona de Jesús en Juan 1: 14Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (LBLA – destacado nuestro)

D. Fue reconocido incluso por sus discípulos (Juan 20:28).

E. Y existen textos esclarecedores como estos:

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había hablado por medio del profeta, diciendo: HE AQUI, LA VIRGEN CONCEBIRA Y DARA A LUZ UN HIJO, Y LE PONDRAN POR NOMBRE EMMANUEL, que traducido significa: DIOS CON NOSOTROS” Mateo 1:22-23 (LBLA – destacado nuestro)

Bienaventurado y santo es el que tiene parte en la primera resurrección; la muerte segunda no tiene poder sobre éstos sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con El por mil años” Apocalipsis 20:6 (LBLA- destacado nuestro)

Y ya no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará allí, y sus siervos le servirán” Apocalipsis 22:3 (LBLA – destacado nuestro)


6. Conclusión final

No existe ningún fundamento bíblico para creer que Cristo fue creado y/o que no era Dios mismo. Por el contrario, tenemos suficientes evidencias bíblicas que apoyan la doctrina de la preexistencia de Cristo, la co-eternidad con el Padre, y su divinidad.

1. ¿Quién fue Jesús?

In 2008 2do Trimestre on abril 3 , 2008 at 11:30 am

Versículo propuestos por el autor para el estudio de esta semana: Mateo 16:13-16; Juan 20:26-28; 1 Corintios 1:18-27; 15:3-7

Antes de leer el comentario a esta primera lección, puedes comenzar leyendo nuestro comentario a la introducción (PULSE AQUÍ).


1. No el Bautista, No Elías, No Jeremías, y No algún otro profeta

En unas lecciones pasadas hemos comentado parte del tema que toca Roy Adams en la lección de esta semana. Concretamente explicábamos cómo y porqué la gente podía confundir a Jesús con Juan el Bautista y con Elías (leer aquí, específicamente los epígrafes 1.2, y 1.3).

El texto que presenta el autor de escuela sabática es:

Cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Y ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; y otros, Elías; pero otros, Jeremías o uno de los profetas” Mateo 16:13-14 (LBLA – destacado nuestro)


1.1. ¿Por qué creían que podía ser Juan el Bautista?

Existen dos razones que podrían explicar esta confusión.

A. Contemporáneos: Los cuatro evangelios coinciden en relacionar el comienzo de la actividad de Jesús con la actividad de Juan el Bautista (cf. Mc 1.1-14; Lc 3.1-22; Jn 1.19-36).

B. Mismo mensaje: Existe un registro donde se muestra que ambos predicaban un mismo mensaje:

En aquellos días llegó Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” Mateo 3:1-2 (LBLA- destacado nuestro)

Desde entonces Jesús comenzó a predicar y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” Mateo 4:17 (LBLA – destacado nuestro)

La contemporaneidad y el mensaje estrechamente relacionado de ambos (no olvidemos que Juan el Bautista debía preparar el “terreno” para la venida del Mesías – Marcos 1:1-5), podrían explicar la confusión que algunos discipulos tenían respecto de la identidad de Jesús.

1.2. ¿Por qué creían que podía ser Elías?

La confusión de Elías con Jesús está estrechamente relacionada con la confusión del punto anterior (es decir, con Juan el Bautista). Elías, tal como comenta el autor de escuela sabática, fue un profeta que vivió en tiempos del rey Acab (1 R 17-2 R 2). La creencia judía de la época consistía en esperar su regreso, que anunciaría la llegada del día del Señor (Mal 4.5-6).

Esta idea judía era correcta, sin embargo fue mal interpretada en la persona de Jesús. Es decir, el “Elías” que anunciaría la llegada del “día del Señor”, se cumplió en la persona de Juan el Bautista. Este hecho queda registrado en las Escrituras por las propias palabras de Jesús, quien clarifica toda esta confusión:

Y sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué, pues, dicen los escribas que Elías debe venir primero? Y respondiendo El, dijo: Elías ciertamente viene, y restaurará todas las cosas; pero yo os digo que Elías ya vino y no lo reconocieron, sino que le hicieron todo lo que quisieron. Así también el Hijo del Hombre va a padecer a manos de ellos. Entonces los discípulos comprendieron que les había hablado de Juan el Bautista.” Mateo 17:10-12 (LBLA – destacado nuestro)

Jesús está identificando a Elías (aquel Profeta esperado por los Judías antes de la venida del Mesías) con Juan el Bautista. Mientras que Juan el Bautista anunciaba la venida del Hijo de Dios, los judíos rechazarían a uno y a otro. Sin embargo, seguía latente tanto la esperanza de aquel “Profeta” que vendría antes del Mesías como la del Mesías propiamente dicho, dado que para ellos ninguno se había cumplido hasta la fecha.

1.3. ¿Por qué creían que podía ser Jeremías o uno de los profetas?

Así como la confusión de identificar a Elías con Jesús estaba estrechamente relacionada con la identidad de Juan el Bautista, la confusa identidad de Jesús con Jeremías o cualquier otro profeta estaba estrechamente relacionada con la identidad de Elías.

Este versículo nos ayuda a comprender la relación:

Herodes el tetrarca se enteró de todo lo que estaba pasando, y estaba muy perplejo, porque algunos decían que Juan había resucitado de entre los muertos, otros, que Elías había aparecido, y otros, que algún profeta de los antiguos había resucitado” Lucas 9:7-8 (LBLA – destacado nuestro)

Dada la creencia de que Elías (profeta), habría de resucitar para anunciar el día del Señor, los judíos no dudaron en pensar que así como éste, cualquier otro antiguo profeta podría resucitar y tener una misión entre ellos.

1.4. Conclusión sobre la confusión de identidad del Mesías

Evidentemente todas estas confusiones prioritariamente judías (o de los primeros cristianos judíos), no tienen base bíblica. Sencillamente se basaban en especulaciones humanas sobre algunos datos o evidencias bíblicas sacadas de contexto.

La enseñanza principal de estas confusiones radica en autoexaminar nuestras creencias a la luz de la Biblia. ¿Podríamos, nosotros, tener alguna idea equivocada, basada en la tradición o en textos bíblicos fuera de contexto? Si los primeros cristianos o judíos de la época hubieran “autoexaminado” sus creencias a la luz de los acontecimientos que sucedían a su alrededor, se hubiesen evitado confusiones, prejuicios y mucho dolor.

2. Continúa la fascinación – 1 y 2

El autor de escuela sabática presenta muy resumidamente, pero con acierto, el proceso a través del cual se ha pasado a estudiar del “Jesús bíblico” al “Jesús histórico“.

Las Escrituras son muy claras y explícitas sobre la identidad de Jesús. Así, tenemos cientos de títulos que hacen referencia a él, como por ejemplo:

Creador, Libertador, Rey, Reconstructor, Maestro, Emmanuel, Pastor, Príncipe de Paz, La única esperanza, Esposo fiel, Fundamento firme, Altísimo, Misericordia de Dios, Verbo hecho carne, Victoria, Mediador, Testigo fiel, Salvador, Justo, Amor eterno, Verdad, Camino, Poder, Majestad, Ungido, Hijo de Dios, Primogénito, Salvador del mundo, Alfo y Omega, etc.

Fuera de las Escrituras Jesús, el Mesías, se transforma en cualquier cosa o persona imaginable para la especulación de la mente humana. Tal como comenta el autor de escuela sabática, el “Jesús histórico” no es más que un movimiento “no científico y subjetivo (pág. 11, día Miércoles, 2do párrafo).

3. Mesías, el hijo de Dios

Esto es lo que dicen las Escrituras.

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” Juan 17:3 (LBLA – destacado nuestro)

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había hablado por medio del profeta, diciendo: HE AQUI, LA VIRGEN CONCEBIRA Y DARA A LUZ UN HIJO, Y LE PONDRAN POR NOMBRE EMMANUEL, que traducido significa: DIOS CON NOSOTROS” Mateo 1:22-23 (LBLA – destacado nuestro)

Mas El callaba y nada respondía. Le volvió a preguntar el sumo sacerdote, diciéndole: ¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito? Jesús dijo: Yo soy; y veréis al HIJO DEL HOMBRE SENTADO A LA DIESTRA DEL PODER y VINIENDO CON LAS NUBES DEL CIELO. Entonces el sumo sacerdote, rasgando sus ropas, dijo: ¿Qué necesidad tenemos de más testigos? Habéis oído la blasfemia; ¿qué os parece? Y todos le condenaron, diciendo que era reo de muerte” Marcos 14:61-64 (LBLA – destacado nuestro)

Luego dijo* a Tomás: Acerca aquí tu dedo, y mira mis manos; extiende aquí tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Respondió Tomás y le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!” Juan 20:27-28 (LBLA – destacado nuestro)

Reproduzco para finalizar, la reflexión que el autor de escuela sabática cita de Lewis, en el día viernes:

Un hombre que era meramente un hombre y decía esa clase de cosas que Jesús decía no sería un gran maestro moral. O era un lunático (…) o, si no, sería el Diablo del Infierno. Cada uno debe hacer su elección. O este hombre era, y es, el Hijo de Dios; o si no, es un loco o algo peor. Lo pueden descartar como un necio, pueden escupir sobre él y matarlo como un demonio; o pueden caer a sus pies, y llamarle Señor y Dios. Pero no vayamos a favorecer la insensatez de que él fue un gran maestro humano. Él no dejó eso abierto ante nosotros. No tuvo la intención de hacerlo“.- C.S. Lewis, “The Shocking Alternative, p. 56