Reflexiones Cristianas

2. Crisis cósmica: la fractura del orden establecido por Dios

In 2008 4to Trimestre on octubre 5 , 2008 at 11:39 pm

Versículos de estudio propuestos por el autor para esta semana: Génesis 3:4,5; Ezequiel 28:14-17; Isaías 14:13, 14; Job 1:8-11; Apocalipsis 12:7-9.


1. Introducción

Resulta evidente que para comprender el sentido pleno de la expiación (solución frente al pecado), es útil una comprensión clara sobre el origen del pecado. Sin embargo, entre los cristianos existen diferentes creencias en relación a dicho origen, muchas de las cuales no pueden ser sostenidas con la Biblia. Y como siempre decimos, es mejor dejar las especulaciones humanas al margen de la Biblia para no caer en errores doctrinales.



2. Lo que dice la Biblia sobre el origen del pecado

2.1. Dios no es autor del pecado

La Biblia es muy clara sobre la no responsabilidad de Dios en relación al origen del pecado.

“Que nadie diga cuando es tentado: Soy tentado por Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal y El mismo no tienta a nadie. Sino que cada uno es tentado cuando es llevado y seducido por su propia pasión. Después, cuando la pasión ha concebido, da a luz el pecado; y cuando el pecado es consumado, engendra la muerte” Santiago 1:13-15 (LBLA – destacado nuestro)

“Y este es el mensaje que hemos oído de El y que os anunciamos: Dios es luz, y en El no hay tiniebla alguna” 1 Juan 1:5 (LBLA – destacado nuestro)

Por tanto, Dios no es autor del pecado, ni responsable del mismo.

2.2. El pecado humano tiene relación directa con el “pecado original” de Satanás

“El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo” 1 Juan 3:8 (LBLA – destacado nuestro)

“Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. El fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira” Juan 8:44 (LBLA – destacado nuestro)

El Diablo, nombre propio de Satanás (el que acusa o “acusador“), es mentiroso, homicida (Juan 8:44) y pecador (1 Juan 3:8) desde el principio. Y por serlo “desde el principio” (o el primero), todos los pecados humanos le preceden, y por tanto, también, según la Biblia, dichos pecadores le pertenecen.

Por tanto, el pecado no comienza en Adán y Eva, sino que les antecede el del Diablo. De hecho, según el propio registro bíblico, la mentira y engaño de la serpiente (Genesis 3) es anterior al propio pecado de Eva y Adán, otra prueba irrefutable de que el pecado no comenzó en Adán y Eva.


3. ¿Qué dice la Biblia sobre “Lucifer”?: Interpretando Ezequiel 28:14-17 e Isaías 14:13-14


3.1. El “lucero de la mañana” en el Nuevo Testamento

En las Escrituras no aparece la palabra “Lucifer” (que proviene del latín (lux: ‘luz’ + fero: ‘llevar’ = “portador de luz”). Sin embargo, el significado “portador de luz” es el equivalente a la palabra griega φωσφορος (fosforos), y a la frase “αστερα τον πρωινον”  (estrella/lucero de la mañana). Ambas expresiones sólo aparecen en el NT 3 veces:

“Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana (φωσφορος) aparezca en vuestros corazones” 2 Pedro 1:19 (LBLA – destacado nuetro)

“‘Y al vencedor, al que guarda mis obras hasta el fin, LE DARE AUTORIDAD SOBRE LAS NACIONES; Y LAS REGIRA CON VARA DE HIERRO, COMO LOS VASOS DEL ALFARERO SON HECHOS PEDAZOS, como yo también he recibido autoridad de mi Padre; y le daré el lucero de la mañana (αστερα τον πρωινον)” Apocalipsis 2:26-28 (LBLA – destacado nuestro)

“Yo, Jesús, he enviado a mi ángel a fin de daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana (ο αστηρ ο λαμπρος ο πρωινος)” Apocalipsis 22:16 (LBLA – destacado nuestro)

Estas tres expresiones de “lucero/estrella de la mañana“, que aparecen en el NT, hacen referencia a Jesús (Apocalipsis 22:16), que aparece en los corazones de los creyentes (2 Pedro 1:19) y que los hace partícipes de la misma (Apocalipsis 2:26-28).

Es así como el Diccionario expositivo de palabras del antiguo y del nuevo testamento exhaustivo, W.E. Vine, pág.512 (término “Lucero de la mañana”) lo resume de la siguiente manera:

fosforos (φωσφορος, 5459), (fos, luz; fero, portar), lit: “portador de luz”. Cf. el término castellano fósforo. Se usa del lucero de la mañana (2 P 1.19), donde indica la salida de la luz de Cristo como el cumplimiento personal, en los corazones de los creyentes, de las Escrituras proféticas concernientes a su venida para recibirlos a sí mismos”

Por tanto, en el Nuevo Testamento no hay referencia a “Lucifer” (o su significado), en relación al nombre propio de Satanás o Diablo, sino que por el contrario, el “portador de luz” es Jesús.

3.2. El “lucero de la mañana” en el Antiguo Testamento

Entonces ¿De dónde se desprende la idea de “Lucifer” como nombre propio de Satanás? Algunos teólogos han querido ver a Satanás en la descripción del “Lucero de la mañana” (“Lucifer” en la versión King James) descrita en Isaías 14:12.

¡Cómo has caído del cielo, oh lucero de la mañana, hijo de la aurora! Has sido derribado por tierra, tú que debilitabas a las naciones” Isaías 14:12 (LBLA – destacado nuestro)

Sin embargo, debemos notar lo siguiente: (1) En dicho versículo no se menciona a Satanás, y es el único versículo del Antiguo Testamento donde se menciona al “lucero de la mañana“; y (2) Si lees Isaías 14:1-23, verás que según el contexto, el “lucero de la mañana” se refiere innegablemente al Rey de Babilonia.

Así lo describe, también, la nota a pie de página sobre Isaías 14:12, en la VRV 95:

“Aquí se compara al rey de Babilonia con el lucero, hijo de la mañana, astro que los cananeos tenían por un dios que había querido ponerse a la cabeza de los demás dioses (v. 13). Ese dios, según creían los cananeos, habitaba en un monte ubicado en un lejano punto en el norte. Con esta imagen, el autor ridiculiza el orgullo y la arrogancia del rey de Babilonia, insinuando que también él será derribado como aquel dios pagano. Cf. el pasaje sobre la caída del rey de Tiro en Ez 28.11-19″ Nota a Isaías 14:12 en la VRV 95.

Por otro lado, algunos argumentan que la descripción de Ezequiel 28:11-19 se aplica a Satanás, y por consiguiente al “Lucero de la mañana” de Isaías 14:12. Sin embargo, el contexto claramente muestra que dicha descripción se refiere al Rey de Tiro. A continuación los versículos de su descripción:

“Y vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: Hijo de hombre, eleva una elegía sobre el rey de Tiro y dile: “Así dice el Señor DIOS: ‘ eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y perfecto en hermosura. ‘En el Edén estabas, en el huerto de Dios; toda piedra preciosa era tu vestidura: el rubí, el topacio y el diamante, el berilo, el ónice y el jaspe, el zafiro, la turquesa y la esmeralda; y el oro, la hechura de tus engastes y de tus encajes, estaba en ti. El día que fuiste creado fueron preparados. ‘, querubín protector de alas desplegadas, yo te puse allí. Estabas en el santo monte de Dios, andabas en medio de las piedras de fuego. ‘Perfecto eras en tus caminos desde el día que fuiste creado hasta que la iniquidad se halló en ti. ‘A causa de la abundancia de tu comercio te llenaste de violencia, y pecaste; yo, pues, te he expulsado por profano del monte de Dios, y te he eliminado, querubín protector, de en medio de las piedras de fuego. ‘Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura; corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor. Te arrojé en tierra, te puse delante de los reyes, para que vieran en ti un ejemplo. ‘Por la multitud de tus iniquidades, por la injusticia de tu comercio, profanaste tus santuarios. Y yo he sacado fuego de en medio de ti, que te ha consumido; y te he reducido a ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. ‘Todos los que entre los pueblos te conocen están asombrados de ti; te has convertido en terrores, y ya no serás más.’ Ezequiel 28:11-19 (LBLA – destacado nuestro)

La “elegía” está dirigida al Rey de Tiro (versículo 12). “Elegía” es, según el DRAE, unacomposición poética del género lírico, en que se lamenta la muerte de una persona o cualquier otro caso o acontecimiento digno de ser llorado, y la cual en español se escribe generalmente en tercetos o en verso libre. Entre los griegos y latinos, se componía de hexámetros y pentámetros, y admitía también asuntos placenteros“. Por tanto se utiliza una figura poética y lírica respecto de la desgracia que le acontecerá al Rey Tiro, producto de la “abundancia de su comercio“.

Por último, algunos teólogos relacionan Lucas 10:18 y Apocalipsis 8:10; 12:7-9, con las referencias ya citadas de Ezequiel e Isaías, explicando así que Satanás era el “lucero de la mañana” o “Lucifer” que cayo del cielo. Sin embargo, bíblicamente, no existe ninguna manera de relacionar dichos pasajes, y dar una explicación clara a dicha conexión.

3.3. Conclusión sobre Satanás como Lucifer o el “lucero de la mañana

Por tanto, bíblicamente, no podemos afirmar que Ezequiel 28:14-17 y/o Isaías 14:13-14 se refieran a Satanás, y que el mismo se llamaba Lucifer antes de su caída. Por el contrario, sí podemos afirmar que (1) en el Antiguo Testamento, el “lucero de la mañana” de Isaías se aplica al Rey de Babilonia, y la elegía de Ezequiel se aplica al Rey de Tiro; (2) en el Nuevo Testamento el “lucero de la mañana” es Jesús; (3) en la Biblia no aparece el nombre propio de Lucifer, salvo en la versión King James que no responde al original hebreo; y (4) no hay forma bíblicamente legítima de relacionar al “lucero de la mañana” con Satanás.

Sin embargo esta confusión, que la Biblia despeja claramente, no debe desviar nuestra atención sobre lo que SÍ dice la Biblia, y que hemos descrito en el epígrafe 2, a saber: (1) Dios no es culpable, ni originador del pecado, y (2) Satanás ha pecado antes que el hombre, haciendo al hombre “suyo” (esclavo o “peteneciente a“) cuando peca.

Por lo demás, el origen del pecado es un misterio, y se debe tener la honestidad intelectual de aceptar nuestra ignorancia, y no pretender desvelar por medios bíblicamente dudosos, lo que no ha sido claramente revelado.


NOTA FINAL: Sobre el “Ataque a Dios” (Día lunes), “El pecado y la Ley de Dios” (Día martes) y “El pecado como rebelión contra el gobierno divino” (Día miércoles) tendremos tiempo de hablar más adelante. Para explicar la idea del pecado como rebelión, transgresión de la Ley, enemistad con Dios, y otras muchas acepciones del pecado en la Biblia, es necesario dedicar más tiempo (que tendremos ocasión a lo largo de todo el trimestre).

Anuncios
  1. Veo que algo le falta a tu analisis, al escribir: “Por tanto, bíblicamente, no podemos afirmar que Ezequiel 28:14-17 y/o Isaías 14:13-14 se refieran a Satanás…
    Tengo Algunas Preguntas que hacerte: ¿Estuvo alguna vez el Rey de Babilonia en el cielo? ¿Cómo puede este versículo decir que el ha “caído a la tierra” si el vívia aquí en la tierra? ¿De quien esta hablando el texto? el versículo 12 dice: “levanta endechas sobre el rey de Tiro” ¿que es una endecha? ¿por que no lo investigas?, ¿Estuvo el rey de Tiro viviendo en el Eden con Ádan y Eva? ¿Fué el rey de Tiro un Querubin Guardían que vivió en el cielo? ¿No será que se esta haciendo una alegoría? creo que tu analisis solo tiene un formato, que a simple vista se ve bueno, pero debes mirar en todas las direcciones para concluir algo como difinitivo. Estos versículos no pueden simplemente referirse a reyes terranales. Parece razonable que estos dos textos estan hablando de Satanas actuando sobre los Reyes de Babilonia y Tiro, es el que esta detras de las conductas de ambos reyes, sin duda la alusión a estos reyes describe con detalles como el enemigo entro en rebelión contra Dios y lo que a posterior significo el gran conflicto. Sería bueno responder las preguntas que te hago que te parece y me comentas, gracias

    Pr.
    Luis Aguilar G

  2. Estimado Pr. Luis Aguilar:

    Sinceramente le agradecemos sus preguntas y sugerencias interpretativas porque nos hemos hecho los mismos planteamientos que propone, y porque este tipo de comentarios y preguntas despiertan el interés en los lectores por el estudio de la Biblia, que es nuestro principal objetivo.

    Antes que nada queremos que sepa que, cuando publicamos nuestros comentarios no creemos tener la única interpretación posible, sino que hacemos el ESFUERZO de procurar dejar que la Biblia nos dé la interpretación correcta. Este punto es importante para lo que sigue a continuación.

    A su invitación: “Sería bueno responder las preguntas que te hago que te parece y me comentas, gracias”, respondemos a continuación:

    Si tuviéramos que responder a las siguientes preguntas que nos hace: “¿Estuvo alguna vez el Rey de Babilonia en el cielo?”; “¿Estuvo el rey de Tiro viviendo en el Edén con Adán y Eva?”; “¿Fue el rey de Tiro un Querubín Guardián que vivió en el cielo?”, deberíamos contestar simplemente, NO. El Rey de Babilonia NO estuvo en el cielo, y el Rey de Tiro NO era un Querubín guardián, ni estuvo con Adán y Eva. Sin embargo, por otro lado, si nos preguntamos si Satanás es un “varón” u “hombre” (Isaías 14:16) o si el pecado de Satanás fue el comercio o las contrataciones (Ezequiel 28:16, 18), entre otras de sus descripciones, evidentemente tampoco podríamos afirmarlo. Por tanto, este tipo de preguntas que nos hace, y la siguiente, “¿Cómo puede este versículo decir que el ha “caído a la tierra” si el vivía aquí en la tierra?”, deben contestarse a la luz del contexto bíblico, y del método interpretativo de la “Sola Scriptura”.

    De alguna manera, usted mismo se responde a sí mismo cuando dice que “¿No será que se esta haciendo una alegoría?”, y cuando nos pide que investiguemos sobre el término “endechas” del Versículo de Ezequiel 28:12.

    Pues bien, utilizaremos este camino para dar respuesta a sus preguntas.

    Ezequiel 28:12 dice: “Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura” (Versión Reina Valera 60). La VRV Antigua, utiliza el mismo término, “endechas”. La Nueva Versión Internacional o la Biblia de las Américas, utilizan el término “elegía”. Y la versión Reina Valera del 95 utiliza el término “lamentaciones”. Y por último, el original hebreo “qiynah” significa literalmente “lamentación” o “elegía”. La definición de “endecha” por el Diccionario de la Lengua Española, es “canción triste o de lamento”. Es decir, que no cabe ninguna duda, tal como hemos comentado en nuestro análisis de la semana, que en Ezequiel, el texto en cuestión es una “elegía” o, como dice el Diccionario de la Real Academia Española, “una composición poética del género lírico, en que se lamenta la muerte de una persona o cualquier otro caso o acontecimiento digno de ser llorado”. En Isaías 14:4 ocurre algo similar. Se pronuncia un “proverbio” contra el Rey de Babilonia, es decir, un adagio o refrán. En hebreo, proverbio, es “mashal” que significa literalmente, “proverbio o parábola”. En conclusión, ambos textos se encuentran dentro del tipo de interpretación NO LITERAL. En ambos textos NO se está contando una historia, unos hechos literales de la historia, sino que se están expresando sentimientos, lamentaciones, dolor y angustia a través de la poesía lírica. Y como veremos a continuación, estos sentimientos están dirigidos a dos reyes/príncipe/gobernadores.

    La pregunta que debemos hacernos es ¿Porqué? ¿Cuál es la razón de dicha lamentación en forma de canción poética, proverbio o parábola? ¿Cómo debe interpretarse esta realidad? ¿Qué pretende enseñarnos?

    Como usted sabrá, nunca, teológicamente hablando, es legítimo el uso de una parábola, poesía, proverbio o “canción”, de forma literal para explicar o demostrar doctrina. Sino que la misma debe ser interpretada a la luz del contexto y de la propia Escritura. Por tanto, asumir, sin ningún tipo de fundamentación bíblica, que dichos pasajes hacen referencia a la HISTORIA REAL DE SATANÁS, es cuanto menos, delicado.

    Cuando usted dice,“creo que tu análisis solo tiene un formato, que a simple vista se ve bueno, pero debes mirar en todas las direcciones para concluir algo como definitivo”, en realidad debe comprender que nosotros hemos sido muy concretos con lo que SÍ dice el texto bíblico. No creemos haber dicho nada que no pueda interpretarse, teológicamente, del texto. Ahora bien, si algo “definitivo” debe incluir que existe la posibilidad de que dichos textos se refieran a Satanás, debemos ser honestos intelectualmente, y decir que dicha interpretación se escapa del propio contexto y razón de ser del texto. Explicamos porque:

    1) Los textos mencionan explícitamente a dos personas humanas, el Rey de Babilonia y el Rey o Príncipe de Tiro.

    2) Los textos NO mencionan a Satanás en ningún momento. Y no existe ninguna relación bíblica para dicha interpretación.

    3) Además, los textos no sólo mencionan a dichas PERSONAS, sino que explícitamente dicen, tal como hemos comentado, que se levanta una “elegía” hacia Tiro (Ezequiel 28:12), y un “proverbio o parábola” hacia el Rey de Babilonia (Isaías 14:4). En otras palabras, dichos LAMENTOS o PARÁBOLA que expresan un sentimiento de muerte o dolor, y una realidad espiritual de INMORALIDAD, están dirigidos hacia dichas personas. Ésta es su razón de ser, y la finalidad del mismo. Decir lo contrario es delicado, desde el punto de vista bíblico, porque carecemos de apoyo interpretativo.

    Ahora bien, usted dice: “Estos versículos no pueden simplemente referirse a reyes terrenales. Parece razonable que estos dos textos están hablando de Satanás actuando sobre los Reyes de Babilonia y Tiro, es el que esta detrás de las conductas de ambos reyes, sin duda la alusión a estos reyes describe con detalles como el enemigo entro en rebelión contra Dios y lo que a posterior significo el gran conflicto”.

    Aquí radica el problema. Decir “parece razonable” no es suficiente para tener legitimidad bíblica. A uno puede “parecerle razonable”, por ejemplo, que dichos textos estén utilizando en una poesía, la realidad histórica de Lucifer antes de su caída, y que mezclándolos con la realidad de dichos reyes puedan extraerse ambas interpretaciones. Pero lamentablemente este “parecer” debe ser contrastado con las Escrituras, sino dicho pensamiento no es legítimo. Los problemas con la interpretación de que dichos pasajes hacen referencia NO SÓLO a los reyes/príncipe, sino también a Satanás, son:

    1)En las Escrituras no aparece en ningún otro sitio el nombre Lucifer como para demostrar bíblicamente que éste era el nombre de Satanás antes de pecar.

    2)La expresión “portador de luz” en el NT, se corresponde con la persona de Jesús (esto lo hemos explicado en nuestro comentario)

    3)No aparece el nombre propio de Satanás en dichos textos.

    4)No se puede deducir o interpretar realidades históricas (como la de Lucifer y su caída) de un texto que es poético, lírico, parabólico, etc.

    5) El contexto de Ezequiel está determinado por diferentes profecías contra Amón, Moab y Edom (Capítulo 25), Tiro (Capítulo 26, 27 y 28), Sidón (Capítulo 28), y Egipto (Capítulo 29). Es decir contextos de reyes y naciones HUMANAS.

    6) Lo mismo ocurre con el contexto de Isaías está determinado por diferentes profecías contra Babilonia (Capítulo 13), el rey de Babilonia (Capítulo 14), Asiria, Filistea y Moab (Capítulo 14 y 15), Damasco (Capítulo 17), Etiopía (Capítulo 18), y Egipto (Capítulo 19), etc.

    7) Es muy probable que Isaías 14:12, donde se mención al “lucero de la mañana” se refiera, tal como comentan la VRV 95, a la comparación entre el: “rey de Babilonia con el lucero, hijo de la mañana, astro que los cananeos tenían por un dios que había querido ponerse a la cabeza de los demás dioses (v. 13). Ese dios, según creían los cananeos, habitaba en un monte ubicado en un lejano punto en el norte. Con esta imagen, el autor ridiculiza el orgullo y la arrogancia del rey de Babilonia, insinuando que también él será derribado como aquel dios pagano. Cf. el pasaje sobre la caída del rey de Tiro en Ez 28.11-19”.

    Un pocas palabras, debemos ser honestos intelectualmente, y teológicamente, y nosotros creemos que NO EXISTE APOYO BÍBLICO a la interpretación de que los textos analizados hagan referencia sólo a Satanás (esto es evidente, porque se esta hablando de reyes, príncipes y personas humanas), o tanto a los Reyes como a Satanás (no es posible demostrar esta interpretación bíblicamente, aunque nos parezca “razonable”).

    Esperamos, Pr. Luis Aguilar, que estas reflexiones contesten a sus preguntas y comentarios. No es nuestra intención QUITAR autoridad a la Biblia, sino todo lo contrario, RESPETARLA, aún cuando nuestra mente quiera que diga lo contrario. Si usted o algún lector tiene alguna otra interpretación bíblica, estaremos gustosos de estudiarla y analizarla. Estamos todos en el “mismo barco”, y queremos aprender del Maestro.

    Fraternalmente,

    ESW
    ——————————————
    https://escuelasabatica.wordpress.com
    Email: escuelasabaticaiasd@gmail.com

  3. Me parece genial esta pajina que se ha hecho para beneficio de todos los que nos interesa estudiar la leccion de escuela sabatica. Les felicito por su disposicion en hacernos llegar comentarios adicionales que nos ayudan a entender cada leccion.

    Bendiciones.
    Jasmin Cruz
    Charlotte, NC

  4. Etimado hermano su definicion sobre la interpretacion de Ezequiel28:14-17 y Isaias14:12 me parecen muy acertadas.Pero tengo una duda ya que la hermana Elena. G white en el libro,el deseado de toda las gentes en el capitulo: Consumado es en la parte final de la pag706 i el principio de la pag707 (libro grande edicion ilustra) sita lo sigiente en referencia a satanas. Sera cunplida la palabra dirigida al principe del mal:”Por cuanto pusiste tu corazon como corazon de Dios,… te aroje de entre las piedras de fuego, oh querubin protector…Espantosa sera y para siempre dejara de ser”. Entonses”no exsistera el malo:y observaras su lugar,no estara alli”;”sera como no hubieran sido.cual es su comentario en cuantom a esta referncia de esta cita por ella.

  5. Estimado Gilberto Sandoval:

    Gracias por su pregunta.

    Efectivamente en la cita que hace referencia, y unas páginas antes, Ellen White, dice:

    “Era un ser de poder y gloria admirable el que se había levantado contra Dios. Acerca de Lucifer el Señor dice: `Tú echas el sello a la proporción, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura´. Lucifer había sido el querubín cubridor. Había estado en la luz de la presencia de Dios. Había sido el más alto de todos los seres creados y el primero en revelar los propósitos de Dios al universo. Después que hubo pecado, su poder seductor era tanto más engañoso y resultaba tanto más difícil desenmascarar su carácter cuanto más exaltada había sido la posición que ocupara cerca del Padre” El deseado de todas las gentes, Capítulo 79, “Consumado es”, Pág. 706. (Donde se cita a Ezequiel 28:12)

    “Entonces vendrá el fin. Dios vindicará su ley y librará a su pueblo. Satanás y todos los que se han unido con él en la rebelión serán cortados. El pecado y los pecadores perecerán, raíz y rama, – Satanás la raíz, y sus seguidores las ramas. Será cumplida la palabra dirigida al príncipe del mal: `Por cuanto pusiste tu corazón como corazón de Dios,… te arrojaré de entre las piedras del fuego, oh querubín cubridor… En espanto serás, y para siempre dejarás de ser´. Entonces `no será el malo: y contemplarás sobre su lugar, y no parecerá;´`serán como si no hubieran sido´. El deseado de todas las gentes, Capítulo 79, “Consumado es”, Pág. 712. (Donde cita a Malaquías 4:1; Ezequiel 28:6-19; Salmo 37:10; Abdías 16.)

    Por un lado, en pocas palabras, Ellen White aplica los versículos del textos de Ezequiel, analizados esta semana, como una descripción de Satanás/Lucifer. Nosotros, como ya hemos explicado en el comentario, y en la primer respuesta, creemos que teológicamente no es correcto aplicar dicha descripción concreta a Satanás, dado que carecemos de fundamentos bíblicos para ello.

    Por otro lado, no todo lo que dijo Ellen White, en el contexto de dicha cita, es “incorrecto”. Es decir, SÍ podemos afirmar bíblicamente que Satanás será eliminado definitivamente (Apocalipsis 20:10) junto a quienes le siguieron o hacen el mal (Apocalipsis 21:8, 14); también podemos afirmar que Satanás y sus ángeles eran seres celestiales (Apocalipsis 12:8, 9; Efesios 6:11-13), que en algún momento descendieron del cielo a la Tierra (Lucas 10:18; Apocalipsis 12:4, 9); y que Satanás se “disfraza como ángel de luz”, así como los falsos apóstoles se disfrazan de apóstoles de Cristo (2 Corintios 11:13-15). Y finalmente, que los cristianos tenemos poder de Cristo para enfrentarnos a sus poderes, engaños y maldad (Lucas 10:17-20; 2 Corintios 2:11).

    Esperamos que esto responda, en alguna medida, a su pregunta.

    Bendiciones,

    ESW
    ——————————–
    https://escuelasabatica.wordpress.com
    E-mail: escuelasabaticaiasd@gmail.com

  6. Antes que nada, quiero dejar claro que me encanta el énfasis en la sola Biblia que encuentro en esta página. Y lo mismo respecto a no dar por sentadas cosas por incrustadas que estén en nuestras mentes.

    Respecto al tema controvertido que nos ocupa, ahí van algunas observaciones previas:

    –Que se trate de poemas o proverbios no implica necesariamente que no quepa una lectura literal de los mismos, ni que no puedan tener por referentes realidades históricas (pensemos, p. ej., en Daniel o Apocalipsis). [Por cierto, aquí puede verse que el término hebro ‘mashal’ “tiene una significación muy amplia”, e incluso no se refiere siempre a escritos que usan recursos de tipo alegórico o poético: http://www.mercaba.org/DJN/P/parabola.htm ]

    –Que no mencione a Satanás es un argumento que dice poco (tampoco, p. ej., el Cantar de los Cantares o el capítulo 7 de Daniel mencionan a Dios, pero eso no quiere decir que no hablen de él). Con todo, comprendo que el valor de ese argumento no viene dado por sí mismo, sino en conjunción con los demás que se ofrecen.

    –Decir “parece razonable” puede sonar no definitivo, pero eso no significa ni que sea antibíblico ni que sea extrabíblico. Hay pasajes difíciles en la Escritura susceptibles de más de una interpretación (aparente), como 1 Corintios 15: 29, y no queda más remedio, al menos a efectos prácticos, que optar por la interpretación que nos parezca “más razonable” (ampliando el contexto, claro). Dios no nos ha pedido que estudiemos la Biblia SÓLO con la Biblia, sino que lo hagamos en oración, para solicitar la ayuda del Espíritu, y con nuestras facultades racionales (ver Juan 5: 39; Romanos 12: 1; 1 Pedro 3: 15). Naturalmente, la “razonabilidad” hay que tratar de acreditarla suficientemente.

    –Es cierto que no aparece el vocablo ‘Lucifer’ en la Escritura. Pero no es más que otra manera de decir ‘lucero’. Esta palabra se aplica, en Isaías 14: 12, al rey de Babilonia (es decir, asistimos a la figura retórica conocida como “personificación”), en razón de lo cual no es ilegítimo bíblicamente darle un valor personal (o de nombre propio). [¿Que ‘lucero’ también se aplica a Jesús? Bueno, también ocurre, p. ej., que se llama ‘ángeles’ a los que siguieron a Dios y a quienes lo cuestionaron; o que al propio Satán se le llama “príncipe”, término que también se aplica al mismo Cristo; así que no debe haber problema en ello.]

    En función de lo anterior, analizando brevemente los pasajes que nos ocupan, podemos decir:

    –En el de Isaías (sobre todo 12-14 pero no sólo) se nos dice que el ‘lucero’ en cuestión fue “echado por tierra” procedente “del cielo”. También, que el destinatario del mensaje había aspirado a lo más alto, como mínimo a ser “semejante al Altísimo”. Eso es lo que dice la Biblia.

    –En el de Ezequiel (sobre todo 12-17 pero no sólo) el texto nos habla de que el “rey de Tiro” es “modelo de perfección, lleno de sabiduría y acabado en hermosura”. Añade que estuvo “en el Edén” (interesante el verbo ‘estar’), y además lo describe, por así decirlo, asociándolo con mucha belleza y preciosidad “desde el día en que fuiste creado” (ojo al verbo ‘crear’). Se le llama “querubín” y “querubín protector”, lo cual inevitablemente nos remite a los textos del AT (ver, p. ej., Éxo. 25: 19; 1 Rey. 6: 24), anteriores a Isaías y Ezequiel, que hablan de los querubines esculpidos en el propiciatorio, protegiendo el arca de la Ley (aunque también a citas del propio libro de Ezequiel, p. ej. en os capítulos 9 y 10, que hablan sin duda de personas no humanas); y se añade que estaba “en el santo monte de Dios”. Incluso, remarcando aún más su perfección, se nos dice que era “perfecto en todos [sus] caminos” y una vez más se añade “desde el día en que fuiste creado”, versículo que culmina con las palabras “hasta que se halló en ti maldad”. El versículo 17 agrega que “se enalteció [su] corazón” (cf. 28: 2ss.) y que fue arrojado “por tierra”.

    –Ciertamente, también dice, en el contexto inmediato, cosas aplicadas claramente a seres humanos, pero no podemos despachar el asunto diciendo que, por ese motivo, lo que acabamos de ver tiene que ser “no literal”, pues en tal caso habría que preguntarse qué sentido tienen esas metáforas o símbolos en relación con los reyes que nos ocupan (y, sin duda, los problemas serían aún mayores…).

    –Es interesante notar que en el caso de Ezequiel hay dos comunicaciones (las dos endechas, seguramente) al “rey de Tiro”, una que empieza en el versículo 2 y otra en el 12. Si las comparamos, vemos que en ambos casos se habla de UNA MISMA ACTITUD (autoexaltación, prepotencia…); pero también, que NO se la caracteriza EN EL MISMO GRADO (en la primera se habla de la “sabiduría” y la “hermosura” del destinatario, pero no en términos de “modelo” y “perfección” como ocurre en la segunda). Y es en la segunda donde encontramos más atributos que evidentemente desbordan a un simple ser humano, por muy rey poderoso que fuera.

    –En razón de todo ello, hay que preguntarse si la Palabra no nos quiere decir algo más; pues, de lo contrario, inexorablemente nos veremos sumidos en la perplejidad ante tanta retórica (que incluiría no sólo metáforas y comparaciones, sino también sonoras hipérboles). En todo caso, para entender ésta, es legítimo (“la Biblia se interpreta con la Biblia”) acudir a otros textos de la Escritura que usen los mismos o similares términos. Y así encontramos que hubo alguien a quien se asocia con “estrellas” (Apoc. 12: 4; 8: 10; y recordemos que las estrellas son luceros), que estuvo en el cielo y fue echado a la tierra (ver Apoc. 12: 7-10; cf. 8: 10; 2 Ped. 2: 4; Zac. 3: 1; Luc. 10: 18), que se erigió en “príncipe de este mundo” y exige adoración, lo que sólo corresponde a Dios (ver Juan 12: 31; Mat. 4), que estuvo en el Edén siendo alguien muy sabio (Gén. 3: 1) y tratándose de alguien preciosamente adornado (Apoc. 12: 3, 9), que en su día invitó a los seres humanos a ser “como Dios”(Gén. 3: 5), que se le asocia con “ángeles” (Mat. 25: 41; 2 Ped. 2: 4; Apoc. 12: 7; y recordemos que bíblicamente cabe deducir que los querubines son ángeles: ver Éxo. 25: 19-20; cf. Dan. 9: 21; Isa. 6: 2, 6).

    –Tengamos en cuenta además que el rey de Tiro no era más que un ser humano, y como tal no podía ser un dechado de bondad “desde que fuiste creado” (cf. Sal. 51: 1-5; Rom. 3: 11ss.; etc.). Pero en Ezequiel 28: 12-15 se nos habla de alguien perfecto por naturaleza. No puede ser ni Adán ni Eva, pues éstos no cumplen, según lo que sabemos de ellos por Génesis (y por Pablo) los atributos que estamos viendo. Tiene que ser alguien no humano que compite con Dios (cf. Mat. 4; Apoc. 12: 7; Juan 8: 44; Efe. 6: 11-12).

    ¿Qué tipo de textos son Isaías 14 y Ezequiel 28? En mi modesta opinión, no son (exclusiva, ni quizá primariamente) alegorías, ni (ídem) textos simbólicos, ni (ídem) poéticos, ni (ídem) históricos, aunque tengan algo de todo ello. A los efectos que nos interesan (interpretativos), yo los veo como textos caracterizados por sus paralelismos (pero no se entienda el término en un sentido propiamente matemático), como hay otros en la Biblia. Pienso en particular en Mateo 24, donde creo que es razonable pensar que se habla tanto del tiempo del fin de la humanidad como del triste futuro próximo que aguardaba a Jerusalén, y donde esos referentes tan pronto aparecen separados como entremezclados. Algo así ocurriría con los pasajes que nos ocupan, caracterizados entonces por su multirreferencialidad.

    No dispongo de más tiempo ni quiero alargarme más (podríamos citar epístolas, o el libro de Job… que proporcionan más evidencias, aunque mayormente indirectas). Recordemos que Apocalipsis (donde encontramos un texto CLAVE, 12: 9, que lo es tanto por su importancia como porque aporta “claves” identificativas) está hecho de “retazos” del resto de libros de la Biblia.

    Por todo ello, creo que con lo visto hay base para pensar que no es descabellado asociar a “Lucero” (o Lucifer) con Satanás. Incluso que suena “razonable”. En cualquier caso, si alguien es capaz de dar una explicación alternativa, mejor que ésa, a los pasajes susodichos de Ezequiel e Isaías, bienvenida sea (teniendo en cuenta criterios como el de la navaja de Ockham). No pretendo decir que la que apoyo sea concluyente al cien por cien. Eso sí, debo recordar que ha sido hallada SÓLO CON LA BIBLIA (creo que históricamente fue así también; por cierto, fue Milton, en ‘El Paraíso perdido’, quien popularizó esta interpretación, pero estamos hablando de un poeta protestante y buen conocedor de la Escritura).

    Cordiales saludos.

  7. Estimado Cordura:

    El problema no está en si Ezequiel e Isaías pueden contener o no elementos históricos/literales mezclados con poesía/lírica, en si el hecho de que no se mencione a Satanás, permite de todas maneras entender que se está refiriendo a él, o en si existen varios títulos, como el de “príncipe”, que se aplica a ambos, y que el de “Lucero” es uno de esos casos. El problema está en si todo esto se puede DEMOSTRAR bíblicamente (y demostrar bíblicamente no significa sólo usar la Biblia, sino también usarla bien). Reconocemos que su línea argumental es “razonable”, pero en teología la racionalidad debe pasar el escrutinio de la legitimidad bíblica. Todo puede ser “posible” para el razonamiento humano (que generalmente incluye presupuestos), pero la guía inspirada de las Escrituras nos muestran el camino y la verdad, además de no permitir que nuestros razonamientos (especulaciones) nos engañen (evidentemente siempre bajo la oración y guía del Espíritu Santo).

    Debemos decir que estamos de acuerdo con gran parte de las descripciones bíblicas que usted hace sobre Satanás (nosotros, en la respuesta a Gilberto, hemos incluido gran parte de las que usted menciona). Sin embargo, si bien es cierto que ha utilizado “sólo la Biblia”, el método interpretativo utilizado no es correcto/legítimo. Cuando dice: “En todo caso, para entender ésta, es legítimo (la Biblia se interpreta con la Biblia´) acudir a otros textos de la Escritura que usen los mismos o similares términos”, está cayendo en el error del “método probatorio” desvinculando los diferentes contextos de cada versículo utilizado. Si lo que usted hace en su reflexión (en cuanto al método) lo aplicamos a otros temas doctrinales, y comenzamos a deducir o razonar en base a diferentes textos de diferentes contextos con “términos similares”, incluyendo parábolas o poesías, nos encontraremos con graves problemas. Y estos problemas sólo se solucionan cuando se estudian todos los textos en sus propios contextos, para luego ver si realmente existe o no una relación bíblicamente legítima, y no “racionalmente legítima”. Es decir, si la propia Biblia nos permite hacer y fundamentar dichas relaciones.

    Sólo por poner algunos ejemplos, y volviendo al reconocimiento de la realidad descriptiva de Satanás: (1) una cosa es afirmar que Satanás y sus ángeles eran seres celestiales (Apocalipsis 12:8, 9; Efesios 6:11-13), no humanos, y otra cosa es afirmar que Ezequiel e Isaías se refieren a esta realidad; (2) Una cosa es decir que en algún momento éstos seres descendieron del cielo a la Tierra (Lucas 10:18; Apocalipsis 12:4, 9), y otra cosa es decir que esto fue antes de la creación de Adán y Eva o al comienzo del “Gran conflicto”; (3) Una cosa es decir que Satanás se “disfraza como ángel de luz” (2 Corintios 11:13-15), y otra que Satanás se llamaba Lucifer, y así sucesivamente.

    Entendemos que nuestras diferencias, en este caso concreto, sobre el origen del pecado (que es el tema fundamental que nos compete) no nos impide estar de acuerdo en la esencia [(1) Dios no es culpable del pecado; (2) Satanás peca desde el principio; y (3) cuando pecamos, los seres humanos, nos ponemos del “lado” de Satanás]. Sin embargo, creemos que debemos ser “celosos” del método interpretativo utilizado, porque en otros temas doctrinales las diferencias podrían ser muy delicadas.

    Bendiciones,

    ESW
    ————————————
    https://escuelasabatica.wordpress.com
    E-mail: escuelasabaticaiasd@gmail.com

  8. Creo que en tu respuesta aíslas algunos puntos del conjunto de mi argumentación (frente a lo que yo hice antes contigo: ver mi segundo apartado iniciado con guión). Es si se ven unos combinados con otros cuando cae de su peso la “razonabilidad” indicada. (Entre otras cosas, porque probabilísticamente resulta más remoto hablar de casualidad en vista de tantas “coincidencias”).

    El método es legítimo porque es contextual. En hermenéutica hay que empezar por el contexto inmediato (literario, temporal, cultural…), pero se puede seguir por el contexto mediato, y el resto de la Biblia lo es para Ezequiel e Isaac. Por eso aludí a la unidad de la inspiración (en toda la Escritura), lo que implica que en el fondo hay un solo autor. ¿Cuestionas tú esa unidad de la inspiración?

    Pero es que aludí también al hecho, fácilmente comprobable, de que el libro de Apocalipsis está hecho de ideas y términos del resto de la Escritura (esto se ve también, por cierto, en Mateo 24, que presenta un paralelismo similar con pasajes de Daniel).

    Además, yo no he desvinculado nada de su contexto: mostré cómo los diferentes rasgos que aparecen JUNTOS en los pasajes de marras, aparecen también JUNTOS en relación con el personaje conocido como Satanás.

    Ya dije, de todos modos, que no pretendía ser concluyente al cien por cien. En cualquier caso, amigo/a, criticar sin más una postura es muy fácil. Ya te animé a presentar una alternativa mejor.

    La espero.

    Un cordial saludo.

  9. Estimado Cordura:

    Sí, hemos aislado varios puntos, dado que nosotros ya hemos expuesto al respecto nuestro punto de vista. Y creemos que han quedado claras ambas posiciones.

    Usted utiliza términos como “razonabilidad”, “probabilidad” y “coincidencias” para llegar a las conclusiones a las que apunta. Si usted entiende que esto es válido, en este caso concreto, nos parece respetable, aunque desde nuestro punto de vista no es un método interpretativo correcto, teológicamente hablando (más adelante exponemos nuestro método interpretativo).

    Nosotros no hemos cuestionado la unidad de la inspiración. Y no es nuestro objetivo crear semejante percepción. Si esto es lo que ha percibido, discúlpenos. Nuestro objetivo es el contrario. Creemos que la Biblia fue inspirada, toda ella, y es la única guía de doctrina y verdad para el cristiano. Que para nosotros su método no sea legítimo (o sea incorrecto), no implica cuestionar la unidad de la Biblia, sino que donde usted ve conexiones (razonables, probables y coincidentes), nosotros creemos que la Biblia no las legitima. Y explicamos porqué:

    (1) Usted hace mención a “mashal” (término que aparece en Isaías) aludiendo que tiene una significación muy amplia (no sólo proverbial o parabólica), pero no dice cuál es en este caso. Además olvida el término “qiynah” de Ezequiel.

    (2) Usted compara el hecho de que no aparezca el nombre de Satanás, con “Cantar de los Cantares”, donde tampoco aparece el de Dios, y sin embargo hablan de Él. Esta comparación no creemos que sea adecuada. El “Cantar de los cantares” es claramente una “canción” de amor, y el amor sólo tiene lugar en el plan de Dios. Creer que dicho libro no se refiere a Dios, o al Amor (que es su esencia), implicaría dudar de su finalidad en las Escrituras. En nuestro caso es muy distinto. No estamos cuestionando ni un libro, ni siquiera un capítulo, sino simplemente la interpretación de unos versículos en los que no se menciona explícitamente que se refieren a Satanás, y una deducción contraria implica necesariamente una fundamentación bíblica que no encontramos en su argumentación. Y como usted dice, este no es el único argumento presentado en nuestra exposición.

    (3) Creemos que la “razonabilidad” debe estar fundamentada, tal como usted lo expresa. Sin embargo, cuando usted dice “no queda más remedio, al menos a efectos prácticos, que optar por la interpretación que nos parezca más `razonable´”, creemos que comete un error. Nada obliga a un cristiano a optar por lo más razonable, cuando la interpretación no es clara. Nosotros creemos que lo más razonable, en ese caso, es abstenerse de hacer una interpretación.

    (4) Respecto del nombre “Lucifer” creemos, a diferencia de usted, que no es lo mismo decir “lucero de la mañana” que “Lucifer”. Simplemente porque la Biblia no acredita dicha expresión como nombre propio. Que a usted le parezca lo mismo no implica que sea bíblico. Por otro lado, si aceptamos lo primero, deberíamos también llamar “Lucifer” o el “verdadero Lucifer” a Jesús (de hecho en el NT el “lucero de la mañana” es Jesús, y puede fundamentarse bíblicamente sin lugar a dudas, tal como ya lo hemos hecho), y esto generaría GRAVES interpretaciones teológicas antibíblicas (que ya existen, por cierto). Y finalmente, los títulos que Satanás ostenta, “similares” al de Jesús, bíblicamente no tienen nada de similares. Satanás es “príncipe…. de este mundo”, mientras que Jesús es Príncipe, Rey de Reyes, y Señor de Señores. No existe bíblicamente ningún título que Satanás ostente que sea igual al de Jesús.

    (5) Usted dice que: “Ciertamente, también dice, en el contexto inmediato, cosas aplicadas claramente a seres humanos, pero no podemos despachar el asunto diciendo que, por ese motivo, lo que acabamos de ver tiene que ser `no literal´, pues en tal caso habría que preguntarse qué sentido tienen esas metáforas o símbolos en relación con los reyes que nos ocupan (y, sin duda, los problemas serían aún mayores…)”. No, el problema no es que la descripción contenga imágenes de seres celestiales o descripciones no aplicables a humanos. No. El problema es que la “elegía” y el “proverbio” de Ezequiel e Isaías, están dirigidos a DOS SERES HUMANOS, y a ellos deben aplicarse. Y que, es en este contexto donde deben ser interpretados los versículos. Lo que sería un problema mayor es creer que dicha descripción no está hablando de estos reyes, sino de “otro ser” (aunque entendemos que usted asume las dos posiciones). También dice “En cualquier caso, si alguien es capaz de dar una explicación alternativa, mejor que ésa, a los pasajes susodichos de Ezequiel e Isaías, bienvenida sea (teniendo en cuenta criterios como el de la navaja de Ockham)”. A continuación ofrecemos nuestra interpretación, pero debe tener en cuenta, como ya adelantamos, que la “abstinencia interpretativa” es más segura que la especulación, cuando no existen fundamentos bíblicos (aunque en este caso, creemos que la interpretación que ofrecemos es suficiente).

    (6) He aquí nuestra interpretación:

    (6a) SOBRE ISAÍAS 14:12

    Después de las exhortaciones y advertencias del juicio divino, mezcladas con predicciones de días mejores y de la venida del Mesías (Cap. 1-12 de Isaías), Isaías nos relata profecías poéticas sobre las naciones vecinas a Judá y Jerusalén, entre ellas, Asiria, Babilonia, Moab, Egipto, Filistea, Siria, Edom y Tiro, etc. (Cap. 13-23).

    En todas estas profecías, Isaías narra desolaciones, sequías, opresión, aflicciones, ira de Dios, etc. en relación a los distintos destinos de dichas naciones, y en ocasiones también de sus reyes. Este es el caso de Babilonia (Capítulo 13 y 14), y de Tiro (Capítulo 23, que también nos ayuda a comprender Ezequiel 28:14-17, pero que analizaremos posteriormente).

    En el caso de Babilonia, se nos dice que:

    A. “Toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre” Isaías 13:7 (VRV 60 – destacado nuestro)

    B. “(…) haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes” Isaías 13:11 (VRV 60 – destacado nuestro)

    C. “He aquí que yo despierto contra ellos a los medos, que no se ocuparan de la plata, ni codiciarán el oro” Isaías 13:17 (VRV 60)

    D. “Y Babilonia, hermosura de reinos y ornamentos de la grandeza de los caldeos, será como Sodoma y Gomorra, a las que trastornó Dios” Isaías 13:19 (VRV 60 – destacado nuestro)

    Básicamente la sentencia contra Babilonia incluye a los hombres arrogantes, soberbios y altivos, codiciosos del oro, que serán debilitados y desfallecidos por Jehová, a través de los medos.

    Seguidamente viene un escarnio contra el Rey de Babilonia:

    A. Una vez conseguido el reposo, es decir la destrucción de Babilonia y naturalmente del Rey, se le pide a Israel (siempre dentro el terreno profético) que pronuncie un “proverbio” (esto no aparece en ninguna de las otras profecías a las demás naciones del capítulo de Isaías, aunque sí se utilizan figuras simbólicas)

    B. Dicho proverbio es contra el Rey de Babilonia (Isaías 14:4)

    C. En dicho proverbio se dice que:

    a. Se acabo la opresión (vers. 4)

    b. Se acabó la ciudad de oro (vers. 4 – VRV 60 – destacado nuestro)

    c. Jehová quebró el cetro de los señores (vers. 5 – VRV 60 – destacado nuestro)

    d. Se va contra el Rey de Babilonia, que se enseñoreaba de las naciones con ira, y las perseguía (vers. 6 – VRV 60 – destacado nuestro)

    e. Desde que Babilonia pereció, no subió cortador contra Israel (vers. 8), evidentemente, porque ya se encuentran en descanso o paz.

    f. El Seol se espantó del Rey de Babilonia (vers. 9 – VRV 60 – destacado nuestro). Dice que dado que está muerto, en el Seol se despertaron los muertos para recibirlo (¿es esto una descripción literal o poética?), y se levantaron todos los príncipes y reyes de las naciones. Y todos ellos ven que él también fue debilitado (vers. 10). Que el Rey de Babilonia sea debilitado, implicaba gran asombro, dado que, como sabemos, Babilonia fue la potencia más grande del mundo antiguo.

    g. Dice que la soberbia del Rey de Babilonia descendió al Seol (esto es, que está muerto, dejó de ser y existir, ya no tiene lugar, se terminó) Vers. 11. (VRV 60 – destacado nuestro)

    h. Y aquí viene la expresión “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!. Cortado fuiste por tierra, tu que debilitabas a las naciones” (vers. 12).
    Es evidente que quien debilitaba a las naciones era el Rey de Babilonia (ver versículo 6), y que el ser cortado por tierra, representado en la caída del cielo, significa que está muerto, y ya no tiene más lugar sus actividades arrogantes, altaneras y soberbias.

    i.Luego dice “Tu que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré y seré semejante al Altísimo” (vers. 13, 14). Esto representa la soberbia, arrogancia y altivez mencionada anteriormente (se decía de Babilonia Isaías 13:11 y del Rey Isaías 14:6 y 12). No existe ninguna razón para pensar que esta expresión poética no es aplicable al Rey de Babilonia. Téngase como ejemplo Daniel 11:36, donde se nos dice que un Rey puede pretender enaltecerse por sobre todo dios (“El rey hará lo que le plazca, se enaltecerá y se engrandecerá sobre todo dios, y contra el Dios de los dioses dirá cosas horrendas; (…)” Daniel 11:36 – LBLA). Así, por ejemplo, Nabucodonosor exigió adoración a su estatua (Daniel 3:1-11). Además, Babilonia era una nación idólatra (reemplazo del Dios verdadero) e Isaías reconoce que su caída, incluyen también sus ídolos (Isaías 21:9).

    j. Luego, nos vuelve al contexto original: “Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo” (Ver. 15 – VRV 60 – destacado nuestro). Esto representa una muerte humana. La del Rey.

    k. Luego: “Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel? “(vers 16 y 17 – VRV 60 – destacado nuestro). Se lo reconoce como varón (es decir, HOMBRE), que hizo templar la tierra (cosas que ya vimos con anterioridad, propias del Rey de Babilonia).

    l. Etc… con los siguientes versículos.

    En todo el contexto de Isaías, teniendo en cuenta la misión encomendada al profeta, el contexto evidente del capítulo 13 y 14, y el uso poético claramente interpretado hacia Babilonia y su Rey, es ilegítimo (repetimos) bíblicamente, suponer que SÓLO LOS VERSÍCULOS 12, 13 Y 14 se refiera a Satanás cuando cumplen una función clara de descripción del fin del Rey de Babilonia, bajo figuras simbólicas, pero claramente interpretadas en su propio contexto.

    (6b) SOBRE EZEQUIEL 28:14-17

    Debemos tener en cuenta que Ezequiel es un libro de “misterio”, y que contiene mucho lenguaje figurado de difícil interpretación. Pero esta realidad no nos legitima para ofrecer interpretaciones fuera del método de la “sola scriptura”, y bajo una incorrecta exégesis.

    Después de las advertencias y predicciones acerca de la culpabilidad del pueblo y la destrucción venidera de Jerusalén (Cap. 4-24), Ezequiel nos presenta los juicios divinos sobre las siete naciones vecinas Amón, Edom, Egipto, Filistea, Moab, Sidón y Tiro, (Cap. 25-32). Por cierto, las mismas naciones presentadas por Isaías en los capítulos 13-23 (donde se encontraba la profecía a Babilonia y su Rey, y que hemos analizado en el apartado anterior).

    La profecía contra Tiro abarca del capítulo 26 al 28:19, y los pasajes que pretendemos interpretar son Ezequiel 28:11-19 (sólo 7). Esto es importante, porque debemos evitar desligar los pasajes de su contexto.

    La profecía contra Tiro, entonces, nos dice:

    A. Jehová está contra Tiro, y hará subir contra ella muchas naciones, quienes la saquearán (Ez 26:3, 5)

    B. Concretamente, Jehová trae a Nabucodonosor contra Tiro (Ez 26:7)

    C. Entre otras cosas Nabucodonosor “saqueará tus mercancías, arruinará tus muros, y tus casas preciosas derruirán” (vers. 12)

    D. “Entonces los príncipes del mar descenderán de sus tronos, y se quitarán sus mantos, y desnudarán sus ropas bordadas; de espanto se vestirán, se sentarán sobre la tierra, y temblarán a cada momento, y estarán atónitos sobre ti” (vers. 16 – VRV 60 – destacado nuestro)

    E. Luego se levanta una primera “endecha (lamento lírico) sobre Tiro donde se dice

    a. “¿Cómo pereciste tu, poblada por gente de mar, ciudad que era alabada, que era fuerte en el mar, ella y sus habitantes, que infundían terror a todos los que la rodeaban? Ahora se estremecerán las islas en el día de tu caída; sí, las islas que están en el mar se espantarán a causa de tu fin” (Vers. 17, 18 – VRV 60 – destacado nuestro)

    b. Luego dice que lo hará descender “con los que descienden al sepulcro, con los pueblos de otros siglos, y te pondré en las profundidades de la tierra, como los desiertos antiguos, con los que descienden al sepulcro, para que nunca más sea poblada; y daré gloria en la tierra de los vivientes” (vers. 20 – VRV 60 – destacado nuestro)

    c. “(…) dejarás de ser” (vers. 21)

    F. Ahora viene una segunda endecha sobre Tiro:

    a. Ezequiel reconoce que Tiro se dice a sí misma “Yo soy de perfecta hermosura” (Ez 27:3 – VRV 60 – destacado nuestro)

    b. “los que te edificaron contemplaron tu belleza” (vers. 4 – VRV 60 – destacado nuestro)

    c. También Ezequiel explica que los negocios eran fuente importante de su grandezatodas las naves del mar y los remeros de ellas fueron a ti para negociar, para participar de tus negocios” (vers. 9)

    d. También dice que “Persas y los de Lud y Fut fueron en tu ejército tus hombres de guerra; escudos y yelmos colgaron en ti; ellos te dieron tu esplendor” (vers. 10 – VRV 60 – destacado nuestro)

    e. También dice que otros “(…) completaron tu hermosura” (vers. 11 – VRV 60 – destacado nuestro)

    f. También dice que “Tarsis comerciaba contigo por la abundancia de todas tus riquezas; con plata, hierro, estaño y plomo comerciaba en tus ferias” (vers. 12 – VRV 60 – destacado nuestro)

    g. Ezequiel 27:4-24 se hace una descripción detallada del gran comercio marítimo que se hacía en Tiro. Llegando a concluir: “Las naves de Tarsis eran como tus caravanas que traían tus mercancías; así llegaste a ser opulenta, te multiplicaste en gran manera en medio de los mares” (ver. 27:25. – VRV 60 – destacado nuestro)

    h. Y la sentencia es: “Tus riquezas, tus mercaderías, tu tráfico, tus remeros, tus pilotos, tus calafateadores y los agentes de tus negocios, y todos tus hombres de guerra que hay en ti, con toda tu compañía que en medio de ti se halla, caerán en medio de los mares el día de tu caída” (vers. 27 – VRV 60 – destacado nuestro)

    i. “Descenderán de sus naves todos los que toman remo; remeros y todos los pilotos del mar se quedarán en tierra, y harán oír su voz sobre ti, y gritarán amargamente, y echarán polvo sobre sus cabezas, y se revolcarán en ceniza“ (Vers 29, 30 – VRV 60 – destacado nuestro)

    G. Luego vienen palabras para el príncipe de Tiro (¡DESCRIPTIVAS!):

    a. “Hijo de Hombre, di al príncipe de Tiro: Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tu hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios; he aquí que tú eres más sabio que Daniel; no hay secreto que te sea oculto. Con tu sabiduría y con tu prudencia has acumulado riquezas, y has adquirido oro y plata en tus tesoros. Con la grandeza de tu sabiduría en tus contrataciones has multiplicado tus riquezas; y a causa de tus riquezas se ha enaltecido tu corazón. Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto pusiste tu corazón como corazón de Dios, por tanto, he aquí yo traigo sobre ti extranjeros, los fuertes de las naciones, que desenvainarán sus espadas contra la hermosura de tu sabiduría, y mancharán tu esplendor. Al sepulcro te harán descender, y morirás con la muerte de los que mueren en medio de los mares. ¿Hablarás delante del que te mate, diciendo: Yo soy Dios? Tu, hombre eres, y no Dios, en la mano de tu matador. De muerte de incircuncisos morirás por mano de extranjeros; porque yo he hablado, dice Jehová el Señor” (vers. 2-10 – VRV 60 – destacado nuestro)

    H. Aquí es donde aparece la endecha sobre el Rey de Tiro (lamento lírico y ¡POÉTICO!, y que puede ser fácilmente interpretado por la descripción anterior):

    a. “Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura” (vers. 12 – VRV 60 – destacado nuestro)
    Es evidente que esto se refiere tanto a la perfección y hermosura de Tiro (Ez 27:3) como de su Rey, donde se reconoce más sabio que Daniel (Ez 28:3), y hermoso en sabiduría (Ez 28:7). Sobre su perfección, está evidentemente contenida en la presunción de querer ser como Dios (Ez. 28:2).

    b. “En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparadas para ti en el día de tu creación” (vers. 13 – VRV 60 – destacado nuestro)
    Aquí se hace una comparación irónica sobre la riqueza del Rey haciendo un paralelismo con la riqueza del Edén. La riqueza del reinado de Tiro descritas en Ezequiel 27:4-24, son comparadas con la vida en el Edén. Fijaos que Ezequiel 27:22 dice “(…) y toda piedra preciosa, y oro, vinieron a tus ferias” (VRV 60).

    c. “Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas” (Vers. 14 – VRV 60 – destacado nuestro)
    Recuerda que anteriormente se describió a Tiro sentado en el trono de Dios: “en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tu hombre y no Dios)” (Vers. 28:2, – VRV 60 – destacado nuestro, el paréntesis es original). El paseo por las “piedras de fuego” es una ilustración del “paseo por las piedras preciosas” (Ez. 27:22) que disponía el reinado. Y así como los querubines eran guardianes o protectores (por ejemplo del mismo árbol de la vida), el reinado de Tiro estaba en un puerto (Ezequiel 27:3 dice: “Dirás a Tiro, que está asentada a las orillas del mar, la que trafica con los pueblos de muchas costas: Así ha dicho Jehová el Señor: Tiro, tú has dicho: Yo soy de perfecta hermosura”). Es decir, el trono de Dios en el que Tiro presume estar sentado, es lugar protegido y especial para todo tipo de comercios, por el propio Rey.

    d. “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad” (vers. 15 – VRV 60 – destacado nuestro)
    Se dice que Tiro que era más sabio que Daniel, sin tener secreto que le sea oculto (Ez 28:3) y que dicha sabiduría le permitía enriquecerse (Ez 28:4)… pero el problema fue que en un momento, a causa de su riqueza “se ha enaltecido tu corazón(Ez 28:5), y pusiste tu corazón como corazón de Dios (Ez 28:6).

    e. “A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector” (vers. 16 – VRV 60 – destacado nuestro)
    El paralelismo, la poesía, y la ironía es verdaderamente evidente. Como hemos dicho, Ez 28:5 dice de Tiro “Con la grandeza de tu sabiduría en tus contrataciones has multiplicado tus riquezas; y a causa de tus riquezas se ha enaltecido tu corazón” (Vers. 5), es decir, pecó. Y por tanto, fue “echado del monte de Dios” (Ez 28:2), siendo “arrojado de entre las piedras del fuego” (es decir, su riqueza en piedras preciosas).

    f. “Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti” (vers. 17 – VRV 60 – destacado nuestro)
    Nuevamente este versículo lírico y poético puede ser explicado con el paralelismo descriptivo de Tiro y su rey. Así, se enalteció el corazón de Tiro a causa de su hermosura y esplendor (Ez 28:5), sería arrojado por tierra (es decir muerto, enviado al Seol – Ez 27:31-33), y los reyes le “mirarán” (Ez 27:35-36).

    g. “Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser” (vers. 18-19 – VRV 60 – destacado nuestro)
    Las maldades de Tiro están relacionadas con las contrataciones (Ez. 28:5). Tiro sería consumido por Dios, y puesto a los ojos de los hombres, dejaría de ser (Ez. 27:35-36; 28:7-8 ).

    I. Otra prueba adicional de esta interpretación, la ofrece el propio Isaías cuando describe lo que ocurre con Tiro:

    a.“¿Quién decretó esto sobre Tiro, la que repartía coronas, cuyos negociantes eran príncipes, cuyos mercaderes eran los nobles de la tierra? Jehová de los ejércitos lo decretó, para envilecer la soberbia de toda gloria, y para abatir a todos los ilustres de la tierra” (…) Acontecerá en aquel día, que Tiro será puesta en olvido por setenta años, como días de un rey. Después de los setenta años, cantará Tiro canción como de ramera (…) Y acontecerá que al final de los setenta años visitará Jehová a Tiro; y volverá a comerciar, y otra vez fornicará con todos los reinos del mundo sobre la faz de la tierra” Isaías 23:8-9, 15, 17-18 (VRV 60 – VRV 60 – destacado nuestro)

    En definitiva, así como en Isaías, en Ezequiel no existe ninguna prueba o evidencia contextual que nos permita interpretar que dichos pasajes se refieren a Satanás.
    Creemos que la interpretación directa, clara y evidente es la aplicación de los mismos al Rey de Tiro.

    (7) SOBRE LAS OTRAS REFERENCIAS BÍBLICAS, “SIMILARES” O “COINCIDENTES” QUE CORDURA UTILIZA COMO “EVIDENCIA”

    No quisiéramos extendernos mucho más, pero cada uno de los versículos utilizados como evidencia (es decir, afirmación de que los pasajes de Isaías y Ezequiel, se refieren a Satanás), deben primeramente analizarse en sus contextos, para luego ver si realmente son aplicables en relación a Isaías y Ezequiel.

    Así, por ejemplo, en Lucas 10:18 Jesús ve a Satanás caer del cielo como un rayo. ¿Es suficiente esta información para entender que el “lucero de la mañana” que cae en Isaías es Satanás? El contexto más inmediato nos dice que Jesús estaba dando autoridad a los setenta para enfrentarse al enemigo y acusador, Satanás: “Os doy potestad de pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará” Lucas 10:19 (VRV 60)

    Pero, además, utilizar Lucas 10:18; o los versículos de Apocalipsis 12, por “semejanza”, “coincidencia” o “probabilidad” con los pasajes de Isaías y Ezequiel, nos trae varias cuestiones sin resolver, como por ejemplo, ¿Siempre que cae una estrella, es Satanás? ¿Cuántas veces cayó Satanás a la Tierra? ¿Cuando ocurrió lo descripto en Isaías y Ezequiel, en Lucas y en Apocalipsis?

    En definitiva, ¿qué tipo de interpretación bíblica nos permite relacionar todos estos pasajes (Isaías, Ezequiel, Lucas y Apocalipsis), máxime cuando el contexto bíblico de los pasajes de Isaías y Ezequiel son interpretados satisfactoriamente en sus propios contextos? ¿Dónde empieza y termina la especulación?

    Nuevamente, siendo prudentes y honestos con la verdad revelada, no creemos que Isaías y Ezequiel puedan ser utilizados para explicar o describir a Satanás.

    Esperamos que esta explicación sea suficiente.

    ESW
    ————————–
    https://escuelasabatica.wordpress.com
    E-mail: escuelasabaticaiasd@gmail.com

  10. Sigues tomando aisladamente puntos de mi argumentación, ESW. Y cabe hacer múltiples matices (quizá infinidad…) a lo que me dices ahora, en parte de lo cual veo malentendidos.

    No obstante:

    1. Lo he leído muy por encima (otros tristes menesteres me impiden volcarme ahora más en ello).

    2. Pese a ello, me huelo que TU EXPOSICIÓN NO TIENE MALA PINTA (reconozco que el otro día pensé en leerme todo el contexto, capítulos previos incluidos, pero me dio pereza… :-).

    3. Como ya dije, estoy abierto a cambiar de postura si la alternativa me convence (eso sí, no podemos renunciar a interpretar, pues la Palabra de Dios está para ser entendida).

    A ver si encuentro tiempo y puedo decirte algo más sólido… quizá concediendo que tienes razón en lo básico.

    Un saludo muy cordial.

  11. QUE PENA QUE ASTA HOY PUDE LEER VUESTRA SANA Y BUENA CONTROVERCIA INTERPRETATIVA,Y ME A ISPIRADO A SER MAS INVESTIGATIVO Y SOBRETODO TENER CUIDADO CON FORSAR (RASONAR) EN LA INTERPRETACION DE LA BIBLIA:LA BIBLIA NO ES DE INTERPRETACION PRIVADA,O DE RAZONAMIENTO, SI NO QUE ESTA SE INTERPRETA A SI MISMA.TENIENDO ENCUENTA:1)EL MOMENTO HISTORICO,CULTURAL,POLITICO AL CUAL SE HASE REFERENCIA.2)A QUIEN O QUIENES SE DIRIGE.3)EL MOTIVO POR EL CUAL SE ESCRIVE O LO LAS CIRCUSTANCIAS QUE LLEBARON A ESCRIVIRLAS Y 3)BUSCAR LAS REFERENCIAS BIBLICAS SEMILARES O IGUALES A LAS QUE SE ESTAN ESTUDIANDO QUE TENGAN COINONIA . Y SOBRETODO MOCHA ORACION Y HUMILDAD PARA APRENDER GRACIAS POR SUS CONCLUSIONES ME AN SIDO DE MUCHA AYUDA PARA CONPARTIR CON MIS ALOMNOS DE LA ESCUELA SAVATICA. ATENTAMENTE:GIBERTO SANDOVAL DIRECTOR DE LA ESCUELA SAVATICA DE LA IGLECIA DE NEWARK.nj

  12. Hola de nuevo, ESW:

    Empezaré respondiendo directamente a algunas de tus observaciones críticas:

    –Debo conceder que no fui muy afortunado al decir: “ No queda más remedio, al menos a efectos prácticos, que optar por la interpretación que nos parezca más `razonable´”. Más que nada, porque no estamos ante un tema MUY práctico (a diferencia del otro ejemplo que puse al decir eso, relativo al “bautismo por los muertos”). Con todo, no deja de ser relevante (y por tanto práctico) saber de qué nos habla Dios en cada momento, pues implica que tiene un mensaje para nosotros.

    –Cierto, no es igual ‘lucero [o ‘Lucero’] de la mañana” que ‘Lucifer’. Pero: 1. Su uso como vocativo en Isaías 14: 12 no hace descabellado usar ‘Lucero’ como nombre propio (aunque fuera como un apodo o sobrenombre). Sería una manera de llamar o designar, entre los lectores de la Biblia para “entendernos”, al personaje de ese pasaje, nada más (no porque la Biblia lo use como tal, pero tampoco cabe decir que lo desautoriza). 2. Satanás es opuesto a Cristo, pero eso no quiere decir que no compartan rasgos o incluso títulos (ambos aparecen como ángeles, como príncipes… no sería tan raro, pues, que también aparecieran ambos como luceros), aunque en la práctica cada uno de ellos dé a un mismo ‘significante’ , en virtud de su carácter, un ‘significado’ hasta opuesto. [Pero conste que sólo estoy rebatiendo ese argumento (sin pretender que esto baste para decir que “Lucifer” aparece en ese pasaje). Por lo demás, y para reforzar mi refutación, piensa en que tampoco el rey de Babilonia es Cristo, pero, como tú has recordado, se le llama como a él.]

    –Es cierto que es preferible la “abstinencia interpretativa” a la “especulación”, pero es que yo no creo estar haciendo lo segundo, como luego trataré, nuevamente, de mostrar. Para mí si: 1) el análisis se hace sólo con la Biblia, y 2) hay un alto grado de razonabilidad (mucho mayor, desde luego, de un 50%), entonces ya no hablamos de especulación. [Tengamos en cuenta, sin dogmatismos, que, desde la pura lógica, SIEMPRE queda un margen de duda en las formulaciones doctrinales; en realidad, siempre nos movemos en el terreno de lo razonable; esto es así hablando de temas tan variados como la Segunda Venida (p. ej, qué papel desempeña ahí el “rapto”), o la predestinación (qué pintan pasajes que parecen “incondicionalistas”), la relación entre fe y obras (hasta qué punto cabe hablar de decisión humana), etc., por no hablar de las complejidades de las profecías apocalípticas. El que haya ese margen de duda, más que resultar desasosegante, deberíamos verlo como algo saludable, pues nos recuerda que: 1) la última palabra es de Dios, no nuestra; b) nos habla en lenguaje humano, lo que necesariamente limita la claridad del mensaje (en toda traducción se pierde algo); c) nos invita a poner fe en Dios para la parte que dudamos; y d) nos vacuna, si asumimos todo lo anterior, contra las posturas dogmáticas. Naturalmente, estamos hablando de un PEQUEÑO margen de duda, pues encontramos que en lo esencial las doctrinas mencionadas están muy claras en la Biblia.]

    –No está claro que Isaías 23, al hablar de Tiro, se refiera al mismo episodio que Ezequiel 26-28 (más bien parece que aquella profecía tiene un alcance más limitado, pues repetidamente habla de “setenta años”, como vemos en vers. 15 y 17, frente al carácter definitivo del castigo en Ezequiel [históricamente la ciudad de Tiro fue duramente atacada y sitiada en varias ocasiones, antes de su destrucción total.]

    –Yo nunca he dicho que, de ser aplicable Isaías 14 a Satanás, sólo lo sean los versículos 12-14.

    Antes de rebatir tu interpretación alternativa, permíteme alguna consideración “metodológica” (más intuitiva que académica; creo muy poco en éstas últimas, por cierto, después de haberlas estudiado algo):

    –Es fundamental que evitemos los dogmatismos, sean “bíblicos”, antibíblicos, o extrabíblicos. Esto ya lo he dicho, pero lo recalco una vez más. (El dogmatismo viene favorecido, con frecuencia, por actitudes “a la defensiva”).

    –Ya dije que es muy llamativo cómo los diferentes rasgos que aparecen JUNTOS en los pasajes de marras, aparecen también JUNTOS en relación con el personaje conocido como Satanás. Desarrollo un poquito ahora esta idea intuitiva. Alguien que lea un libro que ya conoce (relativamente) bien, y que sabe que en buen número de pasajes (pongamos doce o trece) hay un grupo de rasgos que se aplican sin sombra de duda a un referente específico, ¿qué pensará si ve luego ese conjunto de rasgos aplicado a otro(s) referente(s) en uno o dos pasajes? ¿No tenderá a pensar, cuando menos, que hay algo importante en común? Incluso, al menos como hipótesis, ¿no podrá pensar que se está hablando del mismo referente en todos los casos (máxime si hay elementos en esos uno o dos pasajes que chocan claramente con el contexto inmediato, y siempre teniendo en cuenta que no bastan textos sueltos como prueba, sino que es prudente subordinar los menos a los más)? OJO: Insisto que se trataría de algo intuitivo (pero la intuición y el sentido común no están de más al leer la Biblia). Admito, con todo, que esto no basta para resolver el problema (pero sí debiera ayudar a evitar réplicas dogmáticas).

    Pues bien, aun dejando a un lado lo que acabo de decirte, y por ceñirnos a una “exégesis” más clara, déjame darte PISTAS para una interpretación alternativa a la tuya [Por no hacer muy largo mi análisis, me centraré (por esta vez) en los pasajes de Ezequiel (aunque ya anticipo que el esquema en Isaías puede ser similar al que me parece ver en este otro libro). Espero que no te parezca mal esta manera de proceder; a fin de cuentas, tú no crees que haya especial ligazón (i.e., un mismo referente) entre uno y otro de los pasajes que nos ocupan.] Serán pistas que trataré de exponer someramente, pues a menudo la abundancia de palabras, lejos de prestar claridad, confunde.

    • Cambios temáticos y saltos cualitativos:

    –Es importante notar que en Ezequiel 26 y 27 se está hablando de Tiro como ciudad. En cambio, en el capítulo 28 la voz tiene al menos un destinatario personal (individual).

    –De hecho, y de ahí lo de “al menos”, es llamativo que en Ezequiel 28 la primera endecha (1-10) parece dirigida a alguien a quien no se empieza aludiendo del mismo modo que en la segunda (11-19). En la gran mayoría de las versiones que he consultado (en inglés, español, italiano, portugués y francés; en hebreo no he podido cotejar la palabra), en la primera se habla del “príncipe [o “gobernante”] de Tiro”, mientras que en la segunda se habla del “rey de Tiro”.

    –Al hablar a la ciudad, se le dicen cosas, en efecto, que en gran medida luego se repetirán más o menos al dirigirse al “príncipe” y al “rey” (p. ej., las riquezas o el enaltecimiento). Ahora bien, los capítulos 26 y 27 NO contienen, en general, “mucho lenguaje figurado de difícil interpretación”, sino que invitan a una lectura literal en un marco estrictamente humano, “histórico” [de la intrahistoria humana] y descriptivo (p. ej., aludiendo en más de un versículo al comercio de España [Tarsis] con los fenicios, o describiendo en qué quedará convertida Tiro, o cómo había sido su engrandecimiento, o qué tipo de ataques sufrirá al ser desolada…).

    –Al dirigirse al “príncipe”, el género sigue siendo de tipo literal, o de “lectura obvia”. Eso no obsta para que se pongan en su boca engreídas palabras en las que se equipara o asemeja a “un dios” (vers. 2, 6, 9). En cambio, al dirigirse al “rey”, la cosa DE ALGÚN MODO CAMBIA. Uno se encuentra con OTRO TIPO DE LENGUAJE. El lector atento, inevitablemente, tendrá que decirse: “¡¿De qué está hablando ahora?!”

    –Y, tras meditar un poco, el lector atento habrá de resolver: “O bien ya no es algo literal, o bien ha cambiado el referente.” En cualquier caso, ya no suena a un marco estrictamente histórico-humano, al menos a primera vista.

    –Comparado con los mensajes a la ciudad, y en particular con el comunicado al “príncipe”, cuando se habla al “rey” hay EVIDENTES SALTOS CUALITATIVOS en las expresiones empleadas. De hablarse a un hombre (“tú eres un hombre y no un dios”, nos dice el vers. 2) que se creía “[como] un dios”, ahora el Señor se dirige a alguien a quien llama dos veces, una de ellas incluso vocativamente, “querubín”, y a quien ubica en el pasado en el “Edén”.

    –De alguien caracterizado por “sabiduría”, “prudencia”, “hermosura” y ciertamente también “esplendor” (vers. 4 y 7), se pasa a uno “MODELO de PERFECCIÓN”, “LLENO de sabiduría”, “ACABADO en hermosura”, “PERFECTO EN TODOS TUS CAMINOS DESDE EL DÍA en que fuiste CREADO” hasta que se halló en él maldad” (¿qué tiene esto que ver con ser humano alguno, aparte quizá de Adán y Eva, pero quienes obviamente no son ni “querubines”, ni “reyes de Tiro”, ni comparten otros de los atributos [p. ej., no parece que su caída se debiera esencialmente a [[ese tipo de]] enaltecimiento, etc.]?).

    –De alguien a quien se augura muerte por asesinato y/o ejecución a manos de hombres (vers. 8-10), pasamos a uno que morirá en el “fuego” y “para siempre [dejará] de existir” (vers. 18-19; cf. Apoc. 20: 10).

    –De alguien que había “juntado riquezas” (vers. 4-5), a otro que estaba enteramente vestido de piedras y metales preciosos (vers. 13). [Etc. No soy exhaustivo. Ya hablé de más atributos la otra vez. Me interesa sobre todo, como decía, dar PISTAS, no atiborrar, a fin de que no se pierda el hilo.]

    • Estilo literario:

    –Hablas de “ironía”, ESW, pero no llegas realmente a dar evidencia de ella. Si usas el término en el sentido de “burla fina”, me temo que no hay datos en el texto que permitan verla. Si lo usas en el sentido de ese recurso literario que da a entender lo contrario de lo que explícitamente dice, tendrás que aclarar en cada caso cuál es el significante y el significado (i.e., el referente). Fíjate, por cierto, que a los efectos que aquí nos interesan la relevante para ti sería la del segundo sentido.

    –Modestamente, no logro ver ironía en ese pasaje de Ezequiel 28: 11-19 (sí, quizá, en 28: 9, del primer sentido mencionado).

    –Además, ¿qué propósito tendría semejante “ensañamiento”? Me explico: ya la primera endecha es durísima, tanto en diagnóstico como en pronóstico, con el destinatario al que se dirige. ¿Por qué agregar encima la segunda (y para colmo con ironía)?

    Voy concluyendo. Lo siento: leyendo Ezequiel uno no se puede quedar tan pancho especulando que se trata de ironías y/o meras metáforas o alegoría. Para hacerlo, tendrá que aclarar el referente en el contexto mismo. Tendrá que explicar las progresiones temáticas y los evidentes saltos cualitativos. Tendrá que dar cuenta de por qué repentinamente se empiezan a dar atributos NO HUMANOS a un supuesto humano. Etcétera, etcétera. Lo que no puede hacer es decir que usa la “sola Biblia” cuando ha hecho poco más que añadir gratuitamente supuestos adicionales.

    Así, pretendiendo que estamos defendiendo la Biblia, estaremos más bien pasando por alto lo que dice.

    Conste que sigo sin pontificar. Me he limitado a mostrar aquí que no has dado una interpretación alternativa realmente válida. Pero sigo pensando que no debemos conformarnos con decir que es un texto de apariencia incomprensible (yo no creo que lo sea en realidad); el cristiano tiene que indagar en la Palabra de Dios.

    [Una sugerencia, amigo/a: Convendría que junto a tu característico enfoque analítico, buscases siempre una visión SINTÉTICA (el estilo de la Escritura suele caracterizarse más por esta última que por aquél).

    Cordiales saludos.

  13. Estimado Gilberto:

    Nos alegra saber que este foro le ha sido de ayuda.
    Esperamos seguir “viéndole” por aquí, dejando sus comentarios o preguntas.

    Bendiciones,

    ESW
    —————————
    https://escuelasabatica.wordpress.com
    E-mail: escuelasabaticaiasd@gmail.com

  14. Hola Cordura,

    Bueno, creo que ya han quedado claras ambas posturas. No sabríamos que agregar a lo que ya se ha dicho.

    Podríamos discutir sobre lo que usted dice que nosotros decimos y viceversa. Sin embargo, creemos que la idea, exposición y fundamentación está clara por ambas partes (aunque no lleguemos a un pleno acuerdo).

    Por lo demás, agradecemos el tiempo, dedicación e interés en sumarse al estudio de la Palabra para beneficio de quienes queremos aprender del Maestro.

    ESW
    —————————
    https://escuelasabatica.wordpress.com
    E-mail: escuelasabaticaiasd@gmail.com

  15. Hombre, ESW, no creo que se tratara sólo de dejar clara cada postura, sino de mostrar las debilidades de la otra y promover su corrección.

    En cualquier caso, para mí ha sido un placer (aunque un tanto esforzado :-), y sobre todo me ha resultado muy útil para profundizar en el asunto.

    Pero, ojo, que aún me queda la parte de Isaías ;-)

    Saludos fraternales.

  16. Bueno Cordura, eso es lo que procuramos buscar, LA VERDAD. Pero sinceramente no vemos la necesidad de repetirnos, y tampoco tenemos nada nuevo que agregar. Creemos, incluso, que gran parte de su refutación no llega a refutar realmente nuestra posición. Por eso creemos que nos sumergiríamos en una discusión “sin sentido” o retorno.

    Nos alegra que le haya sido útil, y sabemos lo esforzado que puede resutar meterse con un tema en profundidad. Por lo de más, si le apetece, esperaremos su análisis de Isaías.

    Bendiciones,

    ESW
    —————————–
    https://escuelasabatica.wordpress.com
    E-mail: escuelasabaticaiasd@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: