Reflexiones Cristianas

4. Lecciones de los candidatos a discípulos

In 2008 1er Trimestre on enero 22 , 2008 at 2:05 pm

Antes de pasar al estudio de esta semana queremos AGRADECER enormemente vuestros mensajes de agradecimiento y ánimo. Esperamos, con la ayuda de Dios, poder seguir publicando periódicamente nuestros comentarios.

——————————————————————————————-

Textos de estudio propuestos para esta semana: Mateo 8:19-22; 19:16-26; Marcos 10:17-23; Lucas 4:16-30; 18:18-30; Juan 3:1-21


1. El escriba… y alguno más que dicen querer seguir a Jesús

Para conocer íntegramente la historia debemos leer Mateo 8:18-22 y Lucas 9:57-62 (además del contexto de los acontecimientos anteriores y posteriores al evento).

1.1 El contexto más inmediato

El capítulo 8 de mateo nos cuenta básicamente:
1. Sanación del leproso
2. Sanación al siervo/criado de un centurión
3. Sanación a la suegra de Pedro y a muchos otros
4. LOS QUE QUERÍAN SEGUIR A JESÚS
5. Jesús calma la tempestad
6. Los endemoniados gadarenos

Lucas 9, por su parte nos cuenta lo siguiente:
1. Misión de los doce discípulos
2. Muerte de Juan el Bautista
3. Alimentación de los cinco mil
4. La confesión de Pedro
5. Jesús anuncia su muerte
6. La transfiguración
7. Jesús sana a un muchacho endemoniado
8. Jesús anuncia por segunda vez su muerte
9. ¿Quién es el mayor?
10. El que no está contra nosotros, por nosotros está
11. Jesús reprende a Jacobo y Juan
12. LOS QUE QUERÍAN SEGUIR A JESÚS
13. Misión de los setenta (capítulo 10)

En pocas palabras, el contexto más inmediato del texto en cuestión no nos dice demasiado sobre el suceso. Mientras que Mateo lo integra en una serie de curaciones y milagros, Lucas lo coloca como un acontecimiento aislado bastante próximo a la muerte de Jesús.

Veamos qué dicen ambos textos del mismo episodio.


1.2. El texto

MATEO: “Viendo Jesús una multitud a su alrededor, dio orden de pasar al otro lado. Y un escriba se le acercó y le dijo: Maestro, te seguiré adondequiera que vayas. Y Jesús le dijo: Las zorras tienen madrigueras y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. Otro de los discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre. Pero Jesús le dijo: Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos” Mateo 8:18-22 (LBLA – destacado nuestro)

LUCAS: “Y mientras ellos iban por el camino, uno le dijo: Te seguiré adondequiera que vayas. Y Jesús le dijo: Las zorras tienen madrigueras y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza. A otro dijo: Sígueme. Pero él dijo: Señor, permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre. Mas El le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; pero tú, ve y anuncia por todas partes el reino de Dios. También otro dijo: Te seguiré, Señor; pero primero permíteme despedirme de los de mi casa. Pero Jesús le dijo: Nadie, que después de poner la mano en el arado mira atrás, es apto para el reino de Dios” Lucas 9:57- 62 (LBLA – destacado nuestro)

Lo cierto es que el texto de Mateo y Lucas nos cuenta, en su conjunto, un episodio donde aparecen 3 (tres) personas que vienen a Jesús (no solamente un escriba), donde Jesús con sus respuestas pretende explicar aspectos que deben tener en cuenta cualquier discípulo que pretenda seguirle. Jesús quiere que sus discípulos tomen conciencia, o se den cuanta, de lo que realmente implica seguirle.

Para no extendernos demasiado, explicamos a continuación las conclusiones más importantes:

  1. Fueron 3 las personas que hablan con Jesús mientras “iban por el camino” (Lucas 9:57)
  2. En Mateo puede constatarse que tanto el Escriba como el “otro”, muy probablemente ya eran ¡DISCÍPULOS! (Mateo 8:21).
  3. Una constatación de la evidencia del punto 2, radica en que el Escriba le dice “Maestro” (por tanto, lógicamente, éste debía al menos percibirse como “discípulo”) Mateo 8:19
  4. La respuesta de Jesús a estos dos discípulos están mostrando la dura realidad que implica ser discípulo. De alguna manera, Jesús está diciendo “Si yo no tengo donde recostar mi cabeza, quizá ustedes tampoco la tengáis”, y por otro lado, aunque enterrar a un padre es lícito y conveniente (Genesis 50:5), Jesús posiblemente este usando una expresión proverbial haciendo un juego de palabras entre el sentido figurado y literal de la palabra “muerto”, indicando que seguirle es más importante que los deberes familiares y sociales (Nota a pie de página de la VRV 95`)
  5. Lucas nos dará a entender que todos ellos (los tres) iban juntos por el camino (Lucas 9:57)
  6. Las dos primeras personas que hablan con Jesús en Lucas, se corresponden (por sus palabras) al Escriba, y al otro. Sin embargo aparece un tercero que Mateo no menciona.
  7. El tercero de Lucas, le pide a Jesús que le permita “despedirse de los de su casa”, a lo que Jesús le contesta con la figura del que ara miran mirando hacia atrás (Lucas 9:61-62). Según la nota a pie de página de la VRV 95: “quien ara con una yunta de bueyes no puede trazar un surco recto si mira hacia atrás (cf. Flp 3.13; Heb 12.1-2)”.

Quizá lo que más llame la atención es que muy probablemente dichas personas (los tres) ya eran discípulos de Jesús. Esto puede constatarse, resumidamente, en que el escriba le llama “Maestro”, los tres lo están siguiendo literalmente por el camino, y se hace referencia a uno de ellos como “otro discípulo”.

En ambos textos, que describen este episodio, puede notarse la preocupación de Jesús para que sus discípulos (aunque muy probablemente recién “convertidos” o “decididos”) sean CONSCIENTES de la decisión que han tomado y que deberán tomar día a día a su lado.

A pesar de lo que dice el autor de Escuela Sabática, nada se dice sobre este escriba (más información sobre quienes eran los escribas aquí. Sobre todo el apartado “Los escribas, maestros de la Ley“). Nada se dice sobre los motivos impuros del mismo, ni de sus intenciones ventajistas, ni tampoco cabe asegurar que el escriba se alejó (último párrafo, pág. 29). Estas presuposiciones se deben al estereotipo del “escriba” descrito por las Escrituras, pero nada de eso se dice sobre este escriba en concreto, ni sobre los otros dos personajes.

Además, el autor de Escuela Sabática dice en el día Lunes, página 30 lo siguiente:

(…) uno se pregunta si Jesús no era un poco irrazonable en sus expectativas. El hombre pidió permiso para enterrar a su padre, y en la fe judía era un deber sagrado asegurar un sepelio decente a un padre. ¿Por qué esa declaración?

Contrariamente a la creencia popular, el padre del joven ni estaba muerto ni siquiera a punto de morir. Hasta, probablemente, en ese tiempo `el padre gozaba de buena salud, y el tiempo de su muerte estaba en un futuro indeterminado´(5 CBA 356)” (…) “En contraste con el apresuramiento y la impulsividad del escriba, él era lento, letárgico, sin celo por la obra, indeciso y con tendencia a procrastinar. En realidad él estaba postergando su discipulado a un futuro indeterminado, porque no quería hacer un compromiso de inmediato. Si él no se comprometía en ese momento, tal vez nunca se comprometería

Nada de todo ello está en la Biblia. Como presupuestos o imaginación de lo que podría haber sucedido podría tener cierta utilidad, pero nada de lo que se ha citado es bíblico. El peligro de dichas presuposiciones radica en perder el centro del mensaje que los pasajes analizados nos han transmitido basándonos sólo en la Biblia.

El mensaje de Jesús, en los pasajes analizados, es muy claro, y podría aplicarse y entenderse de la siguiente manera:

Ni padre, ni madre (muertos o vivos), ni nigún deber social o familiar pueden, ni deben, estar por encima de mi. Ni siquiera tu propia voluntad. Además, nadie que me sigue puede vivir mirando el pasado o sus pérdidas, porque olvidará su foco y atención en eel camino que está trazando junto a mi“.


2. El hombre dignatario y prominente jefe judío que tenía muchas posesiones

Cuando en la Biblia aparecen tres registros sobre un mismo episodio, resulta imprescindible que se estudien como una unidad en sí misma. Un texto complementa al otro, y así podemos llegar a comprender la totalidad del mensaje bíblico. Veamos qué nos dicen estos tres textos sobre la historia del “Joven rico”.

  1. Este hombre es descrito como un “dignatario” (equivalente a un “jefe judío”) u “hombre prominente” en Lucas 18:18 (VRV95 y LBLA respectivamente).
  2. Se acercó corriendo y se puso de rodillas delante de Jesús (Marcos 10:17).
  3. Su pregunta concreta y coincidente es “¿Qué haré para heredar la vida eterna?” (Mt 19:16; Mr 10:16 y Lc 18.18)
  4. En Mateo, Jesús claramente le dice que si desea la vida eterna debe guardar los mandamiento (Mateo 19:17). Y lo hace, citándole tres de los mandamientos, y el que engloba a todos en uno solo “amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mt. 19:19). Este dato es muy importante (y sólo aparece en Mateo), porque Jesús no le está pidiendo que guarde la Ley judía mosaica, sin más, le está pidiendo que cumpla con la “ley real, suprema o gran mandamiento” (Mt 22.39; Stg 2.8).
  5. Cuando Jesús oyó que decía haber cumplido todo, simplemente puso a “prueba” la fe que decía tener o haber manifestado, declarando y solicitando lo siguiente: “Vende todo lo que tienes y dalo a los pobres” (Mt. 19:21; Mr. 10:21; Lc. 18:22).

Este hombre dignatario, jefe judío que tenía muchas posesiones, se fue triste (Marcos 10:22). No sabemos cuál fue su decisión final, pero él, sus discípulos que estaban presentes (Mt. 19:27), y nosotros que tenemos acceso a dicho acontecimiento, aprendemos una lección muy clara, y que Jesús sintetizó con la siguiente declaración final:

Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos o tierras por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna” Mateo 19:29 (LBLA – destacado nuestro)

El problema de este hombre radicaba en que DECÍA haber cumplido los mandamientos, pero tristemente percibió que no era así. Aparentemente uno podría decir que el “joven rico” cumplió TODOS los mandamientos pero le faltaba “una cosa”, cuando en realidad la enseñanza es que, a pesar de creer que los había cumplido, no había comprendido ni cumplido la esencia del evangelio: TODO LO QUE TE ATE A LA TIERRA IMPEDIRÁ QUE CONSIGAS LA VIDA ETERNA (en el caso de los ricos, con frecuencia suelen ser las propias riquezas Mr.10:23).



3. Nicodemo: otro hombre dignatario, prominente judío

La descripción que se hace de Nicodemo es muy similar a la del “joven rico” analizado anteriormente (Juan 3:1 en VRV95 y BLA, respectivamente).

Este vino a Jesús de noche y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer las señales que tú haces si Dios no está con él. Respondió Jesús y le dijo: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios” Juan 3:3 (LBLA – destacado nuestro)

Esta historia es muy conocida. Sólo haremos unos pocos comentarios que nos permiten comprender con mayor profundidad este acontecimiento, y su relación con el discipulado.

Nicodemo, como todo fariseo, entendía que si alguien hacía milagros dichas obras debían ser necesariamente hechas por parte de Dios o un enviado suyo (Juan 3:2). Por eso cuando los judíos amenazaban a Jesús intentando apedrearle, Jesús les respondió:

Los judíos le contestaron: No te apedreamos por ninguna obra buena, sino por blasfemia; y porque tú, siendo hombre, te haces Dios. Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: “YO DIJE: SOIS DIOSES”? Si a aquellos, a quienes vino la palabra de Dios, los llamó dioses (y la Escritura no se puede violar), ¿a quien el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: “Blasfemas”, porque dije: “Yo soy el Hijo de Dios”? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed las obras; para que sepáis y entendáis que el Padre está en mí y yo en el Padre. Por eso procuraban otra vez prenderle, pero se les escapó de entre las manos”. Juan 10:33-39 (LBLA – destacado nuestro)

El razonamiento de Nicodemo era estrictamente judío, basado en los hechos objetivos y la ley judía. Nicodemo no reconcía a Jesús por el conocimiento a través del “espíritu”, sino por la tradición y/o ley judía. Quizá por ello, Jesús pretende enseñarle que el reconocimiento que le ofrece en el versículo 2 no es suficiente. En otras palabras, Jesús le está diciendo a Nicodemo, si no me reconoces como Hijo de Dios por la conversión que el Espíritu hace en tu corazón, no podrás “ver el reino de Dios.

La conversación que versa sobre la capacidad o no volver a nacer, utilizando Nicodemo, una interpretación literal del término, le permite a Jesús afianzar su enseñanza. La nota a pie de página de la VRV 95´dice lo siguiente:

Es frecuente en los diálogos juaninos de Jesús el uso de palabras con un sentido superior, que sus oyentes no captan. Después de la enseñanza de Jesús, algunos llegan a la fe (2.21-22; 4.10-15, 32-34; 11.11-13; 13.6-15, 33-38; 14.2-9), pero otros se encierran en su incredulidad (6.32-35, 52-58; 7.33-36; 8.21-24, 31-33, 51-53, 56-59)

En este caso, la enseñanza de Jesús está más orientada a los judíos que no comprendían la verdadera esencia del evangelio y del “nuevo pacto”. A ellos les resultaba más difícil comprender el “nuevo nacimiento” dado que trascendía las enseñanzas recibidas por la tradición judía que en muchos aspectos impedían ver con “ojos espirituales”.


4. Mentalidad de rebaño

En relación a lo explicado en el punto anterior, el hecho de que Jesús dijera en la Sinagoga, leyendo a Isaías (Lucas 4:16-17) que el espíritu del Señor estaba sobre él para sanar a los enfermos y librar a los oprimidos, les producía una evidente contradicción.

Por una parte estaban “maravillados” (Lucas 4:22), pero por otra se llenaban de ira (Lucas 4:28). Esta contradicción estaba patente en el hecho de que entendían, según la tradición, que todo aquel que hiciera milagros lo hacía por y para el Señor (esto era motivo suficiente para maravillarse), sin embargo las implicaciones que esto tenía a la hora de tener que reconocer que éste quién hacía eso se declaraba Hijo de Dios, los llenaba de ira.

En definitiva, el motivo de que los judíos de la sinagoga llevaran a Jesús hasta la cumbre para matarlo (Lucas 4:29), y que Jesús haya tenido que escapar (Lucas 4:30), no se debe necesariamente a una “mentalidad de rebaño” o “de grupo” (aunque sociológicamente hablando sabemos que las actitudes de grupo de potencian), sino a la evidente contradicción que sentían TODOS los judíos que aún esperaban al Mesías y no lo reconocían en la persona de Jesús.

Anuncios
  1. LAS LECCIONES DE ESTA SEMANA NO PONEN A PRUEBA A CADA UNO DE LOS QUE PRETENDEMOS LLAMARNOS CRISTIANOS, LA LECCION ES PARA MEDITAR Y NO CAER COMO CANDIDATOS SINO TODO LO CONTRARIO COMO VERDADEROS DISCIPULOS DE JESUS.
    CONSIDERO QUE PODEMOS IDENTIFICARNOS CON ALGUNO DE LOS PERSONAJES QUE ESTUDIAMOS Y HACER CONCIENCIA DE QUE DEBEMOS CAMBIAR UNA O VARIAS DE LAS ACTITUDES DE NUESTRA VIDA, NO DAR A JESUS LO QUE NOS QUEDA SINO TODO , TODO ES NUESTRO MEJOR ESFUERZO , NUESTRO MEJOR TIEMPO , NUESTROS MEJORES AÑOS Y OSBRE TODO IDENTIFICAR QUE NOS ESTA ATANDO EN ESTA TIERRA PARA SEGUIRLE .
    RUEGO ADIOS NOS PERMITA DECIDIR CADA DIA SEGUIR A JESUS .
    QUE DIOS LES BENDIGA .

    SALUDOS DESDE LA CD. DE MEXICO

  2. LAS LECCIONES DE ESTA SEMANA NOS PONEN A PRUEBA A CADA UNO DE LOS QUE PRETENDEMOS LLAMARNOS CRISTIANOS, LA LECCION ES PARA MEDITAR Y NO CAER COMO CANDIDATOS SINO TODO LO CONTRARIO COMO VERDADEROS DISCIPULOS DE JESUS.
    CONSIDERO QUE PODEMOS IDENTIFICARNOS CON ALGUNO DE LOS PERSONAJES QUE ESTUDIAMOS Y HACER CONCIENCIA DE QUE DEBEMOS CAMBIAR UNA O VARIAS DE LAS ACTITUDES DE NUESTRA VIDA, NO DAR A JESUS LO QUE NOS QUEDA SINO TODO , TODO ES NUESTRO MEJOR ESFUERZO , NUESTRO MEJOR TIEMPO , NUESTROS MEJORES AÑOS Y OSBRE TODO IDENTIFICAR QUE NOS ESTA ATANDO EN ESTA TIERRA PARA SEGUIRLE .
    RUEGO ADIOS NOS PERMITA DECIDIR CADA DIA SEGUIR A JESUS .
    QUE DIOS LES BENDIGA .

    SALUDOS DESDE LA CD. DE MEXICO

  3. […] Como ya hemos explicado en otro comentario, Jesús ponía en aprietos a los fariseos y judíos doctores de la ley haciendo “buenas obras“, dado que según sus propios principios interpretativos, nadie que no venga de Dios, podía hacer “buenas obras“. De esta manera, Jesús coloca a sus “rivales” en una tesitura sin respuesta (Ver el epígrafe 4 del siguiente comentario). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: