Reflexiones Cristianas

3. Jesús nos llama al discipulado

In 2008 1er Trimestre on enero 14 , 2008 at 12:20 pm

Los versículos propuestos para el estudio de esta semana son: Mateo 4:18-22; 5:46; 9:10, 11; Marcos 1:16-20; Lucas 5:1-11; 18:20, 11; Juan 1:35-51.


1. Introducción

En la primera lección de este trimestre hemos descrito el llamamiento de Simón y sus socios. Puedes leerlo en este vínculo. Después de analizar los sinópticos llegamos a la siguiente conclusión:

Esto es lo que ocurrió, básicamente, con los discípulos de Cristo.

1. Se asombran ante su presencia, intervención y amor.
2. Se reconocen pecadores y no aptos para estar ante Él.
3. Aceptan humildemente el “llamado” para seguirle.
4. Están dispuestos a dejar lo que haga falta con tal de poder disfrutar de su compañía y cumplir con sus deseos.

Asombrarse, reconocer, humillarse y estar dispuesto son palabras claves del discipulado de Cristo.

¿Será que esta realidad se repite en prácticamente todos los llamados que Jesús hace a los hombres? Veamos si se cumple en los textos propuestos por el autor para esta semana.


2. El llamado de Natanael

En los siguientes versículos se presentan a los primeros discípulos de Cristo: Andrés, Simón (Pedro), Felipe y Natanael. Por un lado, ya hemos visto que el llamado de Andrés y su hermano Pedro en Lucas 5:1-11 (y sus sinópticos en Mateo y Marcos, que el autor de escuela sabática analiza en los días lunes y martes de esta semana), fueron los que nos ayudaron a comprender lo que sucede frente al llamado. Nosotros lo hemos descripto como: 1) Asombro, 2) Reconocimiento de nuestra pecaminocidad, 3) Humildad para seguirle, y 4) Disposición.

Veamos, entonces, qué información nos aporta el llamado de Felipe y Natanael.

Al día siguiente Juan estaba otra vez allí con dos de sus discípulos, y vio a Jesús que pasaba, y dijo: He ahí el Cordero de Dios. Y los dos discípulos le oyeron hablar, y siguieron a Jesús. Jesús se volvió, y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Y ellos le dijeron: Rabí (que traducido quiere decir, Maestro), ¿dónde te hospedas? El les dijo*: Venid y veréis. Entonces fueron y vieron dónde se hospedaba; y se quedaron con El aquel día, porque era como la hora décima. Uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús era Andrés, hermano de Simón Pedro. El encontró primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido quiere decir, Cristo). Entonces lo trajo a Jesús. Jesús mirándolo, dijo: Tú eres Simón, hijo de Juan; tú serás llamado Cefas (que quiere decir: Pedro). Al día siguiente Jesús se propuso salir para Galilea, y encontró a Felipe, y le dijo: Sígueme. Felipe era de Betsaida, de la ciudad de Andrés y de Pedro. Felipe encontró a Natanael y le dijo: Hemos hallado a aquel de quien escribió Moisés en la ley, y también los profetas, a Jesús de Nazaret, el hijo de José. Y Natanael le dijo: ¿Puede algo bueno salir de Nazaret? Felipe le dijo: Ven, y ve. Jesús vio venir a Natanael y dijo de él: He aquí un verdadero israelita en quien no hay engaño. Natanael le dijo: ¿Cómo es que me conoces? Jesús le respondió y le dijo: Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Natanael le respondió: Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel. Respondió Jesús y le dijo: ¿Porque te dije que te vi debajo de la higuera, crees? Cosas mayores que éstas verás. Y le dijo: En verdad, en verdad os digo que veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del Hombre” Juan 1:35-51 (LBLA – destacado nuestro)

Sobre Felipe, sólo se nos dice que Jesús lo encontró, lo llamó, y éste le seguió (es decir, sabemos lo que sucedió, pero no tenemos revelación de cómo fue dicho proceso). Sin embargo, si tenemos información sobre el llamado de Natanael.

Fijáos cómo en Natanael se cumple el principio comentado:

1. ASOMBRO: Natanael presenció un milagro. Comprendió que Jesús lo conocía de antes de haberle visto en persona.
2. SE RECONOCE PECADOR: Natanael declaró “Tú eres el Hijo de Dios”, reconociéndose a sí mismo como un simple mortal.
3. HUMILDAD: También declaró “tu eres el Rey de Israel” lo que supone una humillación y devoción hacia una autoridad.
4. DISPOSICIÓN: Natanael se transformó en un discípulo de Jesús. Realidad que queda registrada en Juan 21:1-3.

Volvemos a reiterar y confirmar, por tanto, que el asombro ante los milagros de Dios, el reconocimiento de nuestra pecaminocidad, la humildad ante dicha realidad y la disposición a cumplir su voluntad, son elementos constantes y claves del discipulado.

Quizá la mayor prueba de estos principios descritos, pueden ser comprobados cuando analizamos nuestra propia conversión. Así nos damos cuenta que dichos princpios son más bien estados que Dios genera en nosotros y no tanto “requisitos” para el discipulado (como si de nosotros dependiera el poder serlo).


3. El llamado en Mateo, Marcos y Lucas

Ya hemos analizado el estudio de los sinópticos que nos ayudan a comprender realmente cómo sucedieron los hechos del primer llamamiento. Leer AQUÍ.


4. El llamamiento de Leví Mateo

¿Será que el llamado de Leví Mateo también cumple con estos principios o estados descritos?.

Por un lado Marcos 2:14 dice:

Y al pasar, vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió” Marcos 2:14 (LBLA)

Sin embargo, los cuatro versículos posteriores nos dicen lo siguiente:

Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Y él se levantó, y tomando al instante la camilla, salió a vista de todos, de manera que todos estaban asombrados, y glorificaban a Dios, diciendo: Jamás hemos visto cosa semejante. Y El salió de nuevo a la orilla del mar, y toda la multitud venía a El, y les enseñaba. Y al pasar, vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió” Marcos 2:10-14 (LBLA – destacado nuestro).

Según el contexto, muy probablemente Leví Mateo presenció el milagro del sanamiento del paralítico * (VER NOTA AL FINAL) y formaba parte de la multitud asombrada de los milagros y amor de Jesús.

Por otro lado Mateo nos cuenta la misma historia y bajo el mismo contexto (leámoslo con los textos antescedentes):

Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados (entonces dijo al paralítico): Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Y él levantándose, se fue a su casa. Pero cuando las multitudes vieron esto, sintieron temor, y glorificaron a Dios, que había dado tal poder a los hombres. Cuando Jesús se fue de allí, vio a un hombre llamado Mateo, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo: ¡Sígueme! Y levantándose, le siguió” Mateo 9:6-9 (LBLA – destacado nuestro)

Y por último Lucas nos cuenta exactamente la misma historia y el mismo contexto:

Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Y al instante se levantó delante de ellos, tomó la camilla en que había estado acostado, y se fue a su casa glorificando a Dios. Y el asombro se apoderó de todos y glorificaban a Dios; y se llenaron de temor, diciendo: Hoy hemos visto cosas extraordinarias. Después de esto, Jesús salió y se fijó en un recaudador de impuestos llamado Leví, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo: Sígueme. Y él, dejándolo todo, se levantó y le seguía” Lucas 5:24-28 (LBLA – destacado nuestro)

Bajo la evidencia bíblica no nos resulta difícil comprender que muy probablemente Leví Mateo presenció el sanamiento del paralítico * (VER NOTA AL FINAL) y la descripción que la Escritura hace del público presente ante el milagro puede aplicarse a él mismo. En síntesis, según los sinópticos a la multitud le ocurrió esto (y muy probablemente también a Leví Mateo):

1. ASOMBRO:
Según Marcos: “todos estaban asombrados, y glorificaban a Dios”
Según Mateo: “sintieron temor”
Según Lucas: “Y el asombro se apoderó de todos”

2. SE RECONOCE PECADOR:
Según Marcos, Mateo y Lucas: Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados

3. HUMILDAD:
Según Marcos, Mateo y Lucas: “y glorificaban a Dios”

4. DISPOSICIÓN:
Según Marcos: le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió
Según Mateo:le dijo: ¡Sígueme! Y levantándose, le siguió
Según Lucas: y le dijo: Sígueme. Y él, dejándolo todo, se levantó y le seguía

Tal como comenta el autor de Escuela Sabática, Leví Mateo era un publicano “consierado por los judíos como lo peor de la sociead“. Esta realidad queda patente en los versículos siguientes al llamamiento de Leví Mateo:

Al ver los escribas de los fariseos que El comía con pecadores y recaudadores de impuestos, decían a sus discípulos: ¿Por qué El come y bebe con recaudadores de impuestos y pecadores?” Marcos 2:16 (LBLA).

Sin embargo, es revelador notar que el llamamiento es UNIVERSAL, y que independientemente del tipo de persona que sea TODOS LOS SERES HUMANOS necesitan pasar, en mayor o menor medida, unos estados de asombro, reconocimiento de pecaminosidad, humildad y disposición para convertirse en discípulos de Jesús.


5. Hebreos 11:1

Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (LBLA)

El autor de Escuela Sabática dice:

Claro, ellos fueron testigos de muchos milagros increíbles; pero, al mismo tiempo, no sabían lo que nosotros sabemos acerca de la obra, la misión y el triunfo final de lo que Cristo estaba por realizar. Y, no obstante, a pesar de eso, avanzaron por fe, la clase de fe revelada en Hebreos 11:1” (Día Jueves, página 26 – destacado nuestro)

Lo cierto es que para ser discípulo de Jesús, tal como hemos venido estudiando hasta ahora, se necesita FE, y no conocimiento. Es decir, la obra, misión o triunfo de Jesús, así como las buenas consecuencias de seguir sus princpios y mandatos no son, ni serán jamás un conocimiento salvífico. El cristianismo no es ni iniciático, ni basado en el “poder del conocimiento”. El cristianismo es CRISTO. Y lo único que salva, lo único que se necesita para ser discípulo de Cristo, es FE. Fe en que Jesús es Cristo (el Ungido), el Hijo de Dios (Hechos 16:31)


* NOTA IMPORTANTE: Somos conscientes que Bíblicamente no es es posible afirmar con seguridad que Leví Mateo presenció el milagro del saneamiento del paralítico. Si bien el acontecimiento del saneamiento del paralítico es anterior y seguido al de Leví Mateo, primero, nada nos dice sobre su presencia en dicho evento, y segundo, la Biblia afirma que Leví Mateo estaba en la “oficina de tributos” (por tanto, quizá no estaba presenciando el evento público del saneamiento). Sin embargo, creemos que no estamos alterando la escencia del mensaje Bíblico, cuando afirmamos que por un lado la multitud manifiesta los primeros estados descritos (asombro, reconocimiento y humillación), y Leví Mateo es un ejemplo personal de su culminación (disposición).

Anuncios
  1. Gracias nuevamente por este trabajo. Es un muy buen material los maestros de escuela sabatica. Ademas es excelente que el tema de este trimestre sea sea el discipulado, pues nos permite tener un momento para reflexionar y evaluar lo q estamos haciendo como discipulos y lo mas importante recordar q el unico requisito para ser discipulo es escuchar la voz de Jesús en medio de la cantidad de voces q hablan al rededor nuestro y aceptar su llamado.

  2. Cada semana vengo a esta página para aclarar dudas o simplemente conocer otros puntos de vista.
    Este trimestre el tema del discipulado parece ser un tema conocido para todos pero presisamente por esto debemos profundizar en su estudio y volver a sentir ese despertar, esa alegría y ese asombro que nos da saber que somos los discipulos modernos y que con el poder del Espíritu Santo tendremos la fé necesaria para seguir a nuestro Dios sin temor de dajar nada atrás. Sólo Jesús es quién debe mover nuestras vidas. amén que así sea.

  3. Regularmente entro a esta a esta página, me son muy utiles los comentarios, para comprender más las lecciones.

    Que Dios les siga iluminando

  4. es muy bueno
    gracias

  5. […] El episodio de la aparición del ángel Gabriel a María, anunciándole que daría a luz al Hijo de Dios por intervención divina, a través del Espíritu Santo, no deja de representar la misma secuencia que hemos explicado como imprescindible para el discipulado. […]

  6. […] quien llama es Jesús (ver lección del trimestre pasado), Él escoge a hombres como instrumentos para Su obra. No existe ninguna “Obra divina” […]

  7. Dios es bueno, todo el tiempo. hace poco, mejor dicho en este momento estoy trabajando en el metodo inductivo de marcos capitulo 4 versiculo del 35 al 41 y estuve viendo su pagina web sobre los milagros de jesus y todos concuerdan en mateo, lucas y marcos y en la disposicion que Jesus le dijo a sus discipulos !sigueme¡ gracias por tener una pagina en este sitio que podamos leer y aplicar en nuestras vidas.

  8. […] sino que es la natural e imprescindible respuesta de un cristiano. Lee nuestro comentario “Jesús nos llama al discipulado” (Nota como Isaías cumple la misma secuencia allí presentada). 4. Dios conoce todas las […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: