Reflexiones Cristianas

5. Calor extremo

In 2007 4to Trimestre on noviembre 6 , 2007 at 11:54 am

Lamentamos mucho no haber podido publicar nuestro comentario de esta semana.
Con motivo de la solicitud de alguno de ustedes, en concreto de Javier, comentamos aquí una inquietud planteada sobre este tema de las “pruebas” de Dios.

La inquietud de Javier es la siguiente (destacado nuestro):

Hola. Despues de la lección de esta semana creí que había comprendido que Dios no es quien envía las pruebas, como lo decia este estudio. Sin embargo al leer la leccion ‘Calor Extremo’ recorde el episodio de Isaac y quede desconcertado. Dios directamente le pidio a Abraham q sacrificara a Isaac. ¿es Dios quien envia las pruebas? ¿como identificar la voz de Dios?

Gracias,

Pd: Lastima que no hayan actualizado la pag esta semana. Hubiese sido un tema interesante el analisis de la leccion 5. Y me hubiese sido de gran ayuda pues soy maestro de escuela sabatica.


1. Lo que hemos dicho

Javier, para contestar a tu pregunta, primero quisiera hacer un repaso de lo expuesto en “La jaula del pájaro” (que fue donde comentamos que Dios no deja deliberadamente a los hombres en oscuridad).

Lo que nosotros hemos dicho es lo siguiente (cita textual del comentario de “La jala del pájaro”). Prestad atención al destacado en negrita y subrayado.

Cita 1: Ahora bien, decir que es Dios quien CREA o GENERA (al ser Él quien “cubre la jaula”) con un acto DELIBERADO (voluntario), la OSCURIDAD, dejando a sus hijos sumidos en ella, salvo que se interprete como lo hemos comentado arriba, es una absoluta barbaridad desde el punto de vista bíblico.

Cita 2: Sin embargo, es necesario agregar, y comprender, que el “sufrimiento” humano (que es intrínseco a su propia naturaleza) puede comprenderse de diferentes maneras (sobre todo desde puntos de vista más filosóficos). En este sentido, todo cambio y aprendizaje genera en el hombre “sufrimiento”. Las cosas y los seres humanos “sufren” cuando cambian, crecen, se desarrollan, etc. Desde este punto de vista sí es posible comprender que cuando Dios nos comunica su voluntad, o busca a través de sus mandatos nuestro desarrollo, está motivando de alguna manera el “sufrimiento” del crecimiento, pero:

1. No tiene nada que ver con el sufrimiento que el hombre padece en la “oscuridad”

2. Y, Dios no utiliza la “oscuridad” para este tipo de desarrollo, sino la “luz”

Cita 3: Conclusión final

Después de haber analizado tanto la historia de persecución del pueblo de Israel por los egipcios y la tentación de Jesús, debemos concluir que Dios no tiene ninguna parte activa para hacer daño al ser humano, ni para hacerle sufrir y conllevarle dolor o confusión. Las circunstancias de la vida de pecado, las personas que pecan y el diablo mismo son los agentes que ocasionan ese daño, dolor, sufrimiento y confusión.

Debemos volver a especificar, como ya lo hemos comentado, que en estos casos no estamos hablando del “sufrimiento” filosófico que produce cualquier tipo de cambio. Este sufrimiento sí que podría adjudicársele a Dios, en el sentido de que cuando revela su voluntad al hombre su luz impacta el alma, la cambia, “sufre” desde un punto de vista filosófico, y nos transforma. Este “sufrimiento” o cambio, nada tiene que ver con el sufrimiento de muerte, dolor y desesperación que es ajeno tanto a la naturaleza de Dios, como a su voluntad para con el hombre.

Por tanto, reconocemos que una cosa es el “sufrimiento” que genera el hecho que Dios revele su voluntad al hombre solicitando sus requerimiento (esto podría considerarse una “prueba” de parte de Dios), pero otra cosa muy distinta es que Dios nos deje en oscuridad para hacer daño o crear confusión.

Aceptamos por tanto que Dios nos “prueba” cuando nos comunica su voluntad pero no nos deja en oscuridad deliberadamente haciéndonos sufrir en la confusión.


2. ¿Cómo prueba Dios a Abraham?

Los versículos de estudio son los siguiente:

Aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham, y le dijo: ¡Abraham! Y él respondió: Heme aquí. Y Dios dijo: Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Abraham se levantó muy de mañana, aparejó su asno y tomó con él a dos de sus mozos y a su hijo Isaac; y partió leña para el holocausto, y se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho” Génesis 22:1-3 (LBLA – destacado nuestro)

La expresión literal en hebreo del versículo 1 del capítulo 22 del Génesis, donde aparece tal verbo, es la siguiente (resaltado en amarillo – TWLC):

Probar

Dicha palabra, en dicha versión sólo aparece en ese versículo. Aunque tengamos poca información sobre dicha palabra, es evidente (y todas las versiones lo confirman) que Dios probó a Abraham en esta oportunidad. Probar en hebreo también significa “comprobar“, es decir, Dios está poniendo a “prueba” la fe de Abraham. Le esta tomando un “test” (demostrado queda por el hecho que Dios no permitió que Abraham sacrificara a su hijo, sino que una vez “superada la prueba”, el test quedó “aprobado”).


3. Tipo de prueba

Lo que debemos analizar es el “tipo de prueba” que Dios le hace a Abraham. Teniendo en cuenta lo que hemos comentado en el punto 1 (y explicado en el comentario de la “La jaula del pájaro“), las opciones son básicamente dos:

A. Dios deja en oscuridad a Abraham y le hace daño dejándolo en confusión.

B. Dios comunica su voluntad que produce un “sufrimiento” debido al desarrollo o crecimiento espiritual que requiere una respuesta humana.

Evidentemente la respuesta es la “B”. Los versículos dejan claro que fue Dios quien se comunica con Abraham y “le dijo” (le pide algo concreto). Dios está comunicando su voluntad, y Abraham debe responder a este requerimiento (tened en cuenta que Abraham tiene la opción de no obedecer).
Por lo tanto, en el caso de Abraham, estamos ante la acepción de “prueba” que genera “sufrimiento” para el desarrollo espiritual o crecimiento. Nada tiene que ver esta “prueba” con la idea de que Dios nos hace daño o nos deja en oscuridad para “probarnos”, deliberadamente.

Aunque a nosotros nos parezca una prueba “casi” cruel, el hecho de que Dios nos pida sacrificar a un hijo fíjense lo que Abraham contesta a Isaac y a sus mozos:

Entonces Abraham dijo a sus mozos: Quedaos aquí con el asno; yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a vosotros” Génesis 22:5 (LBLA – destacado nuestro)

” (…) Y dijo Isaac: Aquí están el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto? Y Abraham respondió: Dios proveerá para sí el cordero para el holocausto, hijo mío. Y los dos iban juntos” Génesis 22:7-8 (LBLA – destacado nuestro)

De alguna manera Abraham sabía que estaba siendo “probado” por Dios. Esto no quiere decir que él supiera lo que iba a suceder, sino que simplemente CONFIABA en que SI DIOS PIDE ALGO, TENDRÁ UNA EXPLICACIÓN Y JUSTIFICACIÓN NECESARIA, AÚN CUANDO ÉL ERA INCAPAZ DE VERLO. Esto se llama FE.


4. Conclusión

Es evidente. Dios probó a Abraham (comprobó su fe). Lo hizo mediante la revelación de su voluntad, y éste obedeció. Este tipo de pruebas, en diferentes niveles, las vivimos día a día todos los cristianos. Dios nos pide cosas, nos revela su voluntad, aceptar sus requerimientos nos genera un “sufrimiento” debido al crecimiento o desarrollo, pero que insistimos NADA TIENE QUE VER CON LA IDEA DE QUE DIOS HACE DAÑO, DEJA EN OSCRURIDAD A SUS HIJOS, Y LOS DEJA EN CONFUSIÓN.

Anuncios
  1. Que Lastima que no hayan seguido publicando las lecciones!!
    No dejen de hacerlo, la verdad es que son de mucha ayuda para todos. En especial para nosotros los maestros de escuela sabatica.

    Por otro lado debo decirles que gracias a uds y al ver este trabajo, decidi crear un Blog (no de escuela sabatica), sino uno en el que semanalmente voy a colocar una promesa y una reflexion a ese respecto. Me gustaria que me colocaran como enlace si se puede. el sitio es http://pillsofjesus.wordpress.com/
    gracias.

  2. Gracias por la ayuda recibida de forma regular. Es de gran utilidad.

    Abrahan, es un ejemplo de fe irrebocable en el Señor, y de que como humano también tuvo sus debilidades, aún así, Dios conocía su corazón y sabía que peleaba la buena batalla, por eso le comprendió y nunca le abandonó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: