Reflexiones Cristianas

0. Introducción

In 2007 4to Trimestre on octubre 4 , 2007 at 10:46 pm

Exponemos a continuación dos citas de la introducción a este nuevo trimestre, titulado de “El Creador crucificado

Antes de pasar a unos comentarios preliminares sobre el asunto concreto, que según el autor tocaremos a lo largo de este último trimestre del año, quisiéramos hacer una pequeña nota tanto al sentido del título de la introducción, como a su complemento interpretativo expresado en el tercer párrafo. Leamos la cita:

Con ese trasfondo (el del Dios crucificado, que nos cubre como el cielo del desierto), durante los próximos meses procuraremos entender mejor lo incomprensible: nuestro propio sufrimiento, el sufrimiento de los cristianos, de aquellos que han dedicado sus vidas a Cristo. No tenemos ninguna pretensión de poseer todas las respuestas o siquiera muchas de ellas; sólo afirmamos que `Dios es amor´(1 Juan 4:8) y que, aunque estas cosas suceden, podemos confiar en Dios, a pesar de ellas, y de hecho, crecer en la gracia por medio de ellas, no importa cuán doloroso sea ese proceso” (3er párrafo – destacado nuestro)

El título “El Creador crucificado”, es ambiguo, pero la declaración “Dios crucificado” (expresada en el tercer párrafo de la introducción) es clara. Aquí nos encontramos con un problema bíblico. Una cosa es decir que Jesús, que creó el universo en otro tiempo (cuando no era humano), fue crucificado, y otra cosa muy distinta es decir que “Dios fue crucificado”. No es sólo una cuestión filosófica sobre la naturaleza de Cristo y sus implicancias, sino más bien una cuestión puramente bíblica.

Si la Biblia afirma que “todas las cosas por él fueron hechas” (Juan 1:3), reconociendo a Jesús como creador, y que una vez encarnado fue crucificado (Mateo 27), no podemos unir estas dos afirmación y concluir ligeramente que el que fue crucificado fue “Dios” sin más. ¿Qué base bíblica tenemos para sostener dicha afirmación?

Debemos reconocer que existe un misterio no revelado, tanto sobre la naturaleza de Cristo, como sobre la plenitud de lo acontecido en la Cruz del Calvario. Por estos motivos no debemos concluir especulativamente sobre estos temas. Y debemos tener cuidado a la hora de expresarnos. A la luz de la revelación bíblica sólo podemos decir que Jesús (que creó el mundo antes de encarnarse), se encarnó y murió, siendo hombre, en la cruz del Calvario, por nuestros pecados. Esta verdad bíblica, fue revelada, es real y suficiente. El resto de especulaciones pueden ser lo suficientemente riesgosas como para confundir y alterar nuestra fe.

Nota al margen, el siguiente comentario pretende simplemente clarificar los objetivos e intenciones del autor con el estudio de todo este trimestre. Como ya hemos leído en la declaración anterior el autor nos ofrece un objetivo claro:

procuraremos entender mejor lo incomprensible: nuestro propio sufrimiento, el sufrimiento de los cristianos”(3er párrafo – destacado nuestro)

En el último párrafo amplía este objetivo o intención de la siguiente manera:
“ (…) Lo que trataremos de mostrar es que el dolor, el sufrimiento y la pérdida no significan que Dios nos abandonó; sólo significan que, aun como creyentes, compartimos ahora la suerte común de una raza caída” (Parte del último párrafo)

Por tanto, utilizando las mismas palabras del autor, podemos concluir que el objetivo para este trimestre será:

Procurar entender mejor nuestro sufrimiento como cristianos, mostrando que el dolor no significa que Dios nos abandona, sino más bien que compartimos la suerte común de una raza caída.

Un contundente apoyo bíblico a esta realidad, la leemos en Eclesiastés 8:14 “Hay vanidad que se hace sobre la tierra, pues hay justos a quienes sucede como si hicieran obras de malvados, y hay malvados a quienes acontece como si hicieran obras de justos. Digo que esto también es vanidad” (VRV 60)

Es como si Salomón lograra comprender que a los cristianos, “todas las cosas nos ayudan a bien”, cuando Dios está en nuestro corazón y le otorga sentido y propósito a nuestras vidas. De lo contrario, “vanidad de vanidades, todo es vanidad” (Ecl. 1:2), incluido el dolor y sufrimiento.

Anuncios
  1. […] oct 4th, 2007 by Escuela Sabática Antes de pasar al estudio de esta semana, le invitamos a leer la INTRODUCCIÓN a este trimestre publicada en el post “O”, haciendo click aquí: Introducción al 4to trimestre “El creador crucificado”, del “Fuego refinador&#822… […]

  2. Me gustaria compartir todas las semanas , acerca del comentario de la lección. Excelente

  3. no conseguí mi leccion para este trimestre, como puedo tener los trece estudios de este trimestre, quisiera tenerlos todos de una vez.
    DTB

  4. hola!!!!!

    les deseo un feliz sábado, de verdad me gustaria recibir el comentario muy particular de ustedes en base a la lección de cada semana y así me ayudarian a darle otro enfoque en mi escuela sabática.
    Por ejemplo hoy solo esta el de la semana pasada pero yo necesito el de esta semana.

    si pudieran hacerlo se los agradeceria muchoooo!!!

    karlita

  5. […] ————————————————————————- NOTA: Sobre el título “El Dios crucificado” puede aplicarse la misma reflexión que hicimos en la introducción de este trimestre sobre la expresión “El Creador crucificado”, ambas expresiones son del todo acertadas para explicar lo que sucedió en la Cruz, y su significado. Leer el comentario pulsando en el siguiente vínculo: https://escuelasabatica.wordpress.com/2007/10/04/0-introduccion-2/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: