Reflexiones Cristianas

9. Job y su esposa: vivir con pérdidas

In 2007 3er Trimestre on agosto 30 , 2007 at 9:18 pm

Por segunda vez consecutiva, y sin que sirva de precedente, publicaremos el comentario de Escuela Sabática publicado en Spectrum Magazine. Esta vez, de la pluma de Jean Sheldon (traducido por Enrique Espinosa) quien es profesor asociado en el departamento de Religión de la Pacific Union College.

La razón por la cual publicamos este comentario, es debido a que Jean ha estudiado el libro de Job en sus investigaciones de postgrado y tesina titulada: “El libro de Job como teodicea hebrea: Un conflicto intertextual del Antiguo Cercano Oriente entre la ley y la cosmología”.

Verdaderamente, no tiene desperdicio.

————————————————————-

Comentario sobre la Lección de la Escuela Sabática para la semana del 25 al 31 de agosto, 2007

Por Jean Sheldon
(Traducido por Carlos Enrique Espinosa)

FUENTE:
http://www.spectrummagazine.org/cafehispano/ss/070827sheldonsp.html

El libro de Job contiene varias declaraciones importantes que están redactadas de una manera ambigua. En algunos casos, sin violentar la redacción del original hebreo, las oraciones pueden ser traducidas de dos maneras diferentes—a veces con significados opuestos. Por ejemplo, después que Dios se encuentra con Job y le habla sobre la creación, ¿se arrepiente Job? La palabra hebrea que a menudo se traduce “arrepentirse” no significa esto necesariamente. Puede significar también “rechazar” algo, “objetar” (en el caso intransitivo), o incluso “protestar.” El arrepentimiento y la protesta son dos estados de ánimo opuestos. Las interpretaciones que resultan de esta ambigüedad podrían ser muchas. ¿Se arrepintió Job, ablandó su actitud, presentó sus protestas ante Dios, o continuó quejándose de sus sufrimientos? Aunque el contexto ayuda a la comprensión del texto (pareciera que Job no continuó protestando por su situación), las declaraciones de Job hechas inmediatamente antes de “arrepentirse” pueden contener también ciertas ambigüedades de significado.

En otros casos, la redacción del libro de Job puede ser clara, pero la interpretación no es tan fácil. Por ejemplo, ¿premió Dios a Job, lo restauró, o lo compensó por sus pérdidas? La lectura literal del pasaje respectivo dice: “Yahvé le aumentó a Job el doble de todo lo que había tenido” (Job 42:10b). Si interpretamos estas palabras como que Dios recompensó a Job, entonces la teología de los tres amigos es correcta, y Dios en verdad operó bajo el principio de una justicia retributiva, según el cual el premio y el castigo son motivaciones para conseguir obediencia. Si Dios le dio una compensación a Job (lo cual está sugerido por el hecho que Dios le dio el doble de todo lo que había tenido), entonces el sufrimiento de Job puede ser considerado injusto, ya que al darle el doble de todo Dios estaría tratando de hacer reparación por las pérdidas anteriores.

Otras ambigüedades del libro de Job nos traen al tema de la lección—Job y su esposa. Si bien ambos sufrieron intensamente, la narración destaca o enfatiza a Job. Desde el comienzo, cuando se enfatiza la integridad de Job frente a las acusaciones de Satanás, el centro de atención es, precisamente, Job, quien sufre grandes pérdidas—riqueza, siervos, hijos, y, finalmente, la salud y la reputación. En este punto aparece su esposa por primera (y última) vez en el texto. “¿Todavía afirmas tu integridad?” pregunta ella (Job 2:9).

Pareciera que esto no presenta ninguna ambigüedad, salvo por un pequeño detalle. No hay nada en la lengua hebrea que indique que se trata de una pregunta (incluyendo el signo de pregunta común). Bien podría ser una declaración de la esposa: “Todavía afirmas tu integridad.” La respuesta que Job le da—que ella está hablando neciamente—es lo que, por supuesto, ha llevado a la mayoría de los traductores a suponer que la mujer está cuestionando la integridad de su marido. Si se entienden sus palabras como una pregunta, éstas parecerían más bien una queja.

Pero si estas palabras parecen ambiguas, la siguiente declaración de la mujer de Job lo es mucho más. “Bendice a Dios,” le dice a su marido, “y muérete” (2:9). Esto no es, sin embargo, lo que la mayoría leemos en las versiones modernas. Casi todos los traductores traducen la palabra bendice como “maldice.” No obstante, en hebreo aparece claramente la palabra bendice. La mayoría de los eruditos supone que la intención del autor es expresar el significado opuesto. ¡Después de todo, es lo que concuerda mejor con el contexto!

El término bendice es puesto en boca de Satanás en Job 1:11 y 2:5. Se han propuesto diferentes teorías para explicar la presencia de esta palabra. Pero la solución más consistente con la naturaleza del libro es que se trata de un uso deliberado para aumentar la ambigüedad del libro. Acerca de esto nos explayaremos más.

Con estas ambigüedades en mente, existen por lo menos dos versiones diferentes de lo que dijo la esposa de Job: (1) “Aún estás afirmando tu integridad. Bendice a Dios y muérete”; y (2): “¿Todavía afirmas tu integridad? ¡Maldice a Dios y muérete!” El elemento que permanece constante en ambas traducciones es que la mujer le dice a Job que se muera. La pregunta que surge por la ambigüedad de sus palabras (y por las de Satanás) es: ¿Maldijo Job a Dios? Aunque la respuesta divina de Job 42:7 parece indicar claramente que Job no maldijo a Dios, el lector es invitado a elegir entre las dos opciones.

La respuesta de Job a su mujer es traducida generalmente como: “Has hablado como suele hablar cualquiera de las mujeres necias. ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?” Una vez más encontramos aquí una ambigüedad, por causa de un detalle menor. En el idioma hebreo no aparece el signo de interrogación para indicar que se trata de una pregunta. Si se lee como una oración indicativa, la traducción sería la siguiente: “Recibimos de Dios lo bueno y no recibimos lo malo.” ¿Cuál de las dos traducciones refleja la comprensión teológica de Job?

Creo que las ambigüedades del libro de Job están pensadas deliberadamente para destacar dos puntos de vista diferentes de la justicia divina frente al sufrimiento. El primero es el de la justicia retributiva, y es sostenido por los tres amigos. Según esto, Job está sufriendo lo que merece, porque ha cometido graves pecados. Según este punto de vista acerca del libro, Job le dice a Dios algunas cosas bastante osadas (tal vez hasta lo maldice) y por eso merece el castigo que obtiene del Todopoderoso. De esta manera, es correcto que se arrepienta, y es recompensado por ello.

En el segundo punto de vista, la justicia divina es cosmológica—surge de la creación. De acuerdo con esto, Dios ama a todas sus criaturas, sean buenas o malas, y las trata de la misma manera (la perspectiva de los discursos divinos). Job dice la verdad sobre Dios de dos maneras—primero, mediante su insistencia en que no merece ser castigado por Dios, y segundo, al declarar que Dios destruye tanto al inocente como al malvado (Job 9:22-23), es decir, que trata a todos por igual. Si bien la perspectiva de Job es más negativa que la de Dios, esto es comprensible a la luz de su inmenso sufrimiento.

Las ambigüedades del libro de Job invitan al lector a determinar qué punto de vista es el correcto, en el conflicto sobre la justicia divina y el sufrimiento humano. Pero quizás las ambigüedades sirven también para destacar la ambivalencia que aparece a menudo en una persona enfrentada con el sufrimiento. Job no permanece sumiso y paciente. Él llama con fuerza a la puerta del Cielo, levanta cargos contra un Dios que lo estaría castigando sin motivo, e insiste en obtener audiencia con Dios. No se rinde, pero tampoco permanece igual. El sufrimiento lo hace cambiar.

¿Y la esposa de Job? Ella se transforma en el eco de las palabras de Dios dirigidas a Satanás (“Todavía retiene su integridad,” Job 2:3) y en un eco de la afirmación de Satanás, que Job bendecirá / maldecirá a Dios. Después del reproche de su marido, ella desaparece de la narración y sólo reaparece indirectamente al final del libro (suponemos que ella es la que dio a luz a los nuevos hijos). Pero la esposa de Job también sufre. Y, así como hace Job con Dios, a pesar de su sufrimiento ella no abandona a su marido.

Quizás esa es la lección práctica que podemos aprender de toda esta ambigüedad. El sufrimiento puede hacer que los sufrientes vacilen, que digan cosas que no dirían en otras circunstancias. Puede llevarlos a desear que termine pronto—aún mediante la muerte. Pero lo importante es que, al sufrir, no abandonemos a Dios. Aferrarnos a él—aunque lo cuestionemos mientras expresamos nuestra angustia—es lo más seguro que podemos hacer.


NOTA: Las reflexiones presentadas aquí están basadas en mi investigación de postgrado: “El libro de Job como teodicea hebrea: Un conflicto intertextual del Antiguo Cercano Oriente entre la ley y la cosmología” (Tesis doctoral, Ph.D., Universidad de California y Unión Teológica de Postgrado, 2002).

Anuncios
  1. Es de mucha ayuda para los maestros de Escuela Sabatica el hecho de tener acceso a estos comentarios que Dios los bendiga

  2. Hola otra vez en esta enseñanza no me quedaron claras algunas cosas porque por ejemplo yo pienso que Dios le dio el doble a Job solo porque El quizo y no por ninguna retribucion o paga de arrepentimiento, como bien dice hay mismo Dios hace salir el sol sobre buenos y malos(aunque aqui hay otra doble interpretacion porque bueno Dios todavia no encontro ni uno!! solo Jesus!!!)hay muchos casos biblicos de arrepentimiento sin embargo nu hubo retribucion Divina por lo menos aqui en la tierra( lean Hebreos capitulo 11).En cuanto a la esposa de Job yo siempre me hice esta pregunta como un hombre de DIOS pudo casarse con una mujer tan necia?pero a la luz de esta enseñanza me quedaron aun mas dudas!!Dios los bendiga y un abrazo!!

  3. Gracias por contestar a uno de mis estudiantes de BETHEL BIBLE COLLEGE en Lexington KY. Aqui esta la respuesta, porqué la Biblia de 1900 dice que la esposa de Job le dice “bendice a Jehová y muerete” y la del 1960 dice; ” Maldice a Jehova y muerete”, Las traducciones y las culturas hacen que la palabras deban cambiar, tambien se toma en cuanta los tiempos y las Leyes de los tiempos. Dios los bendiga.

  4. amigo no lea por leer la palabra de DIOS, porque la palabra de DIOS es espiritual no carnal asi dice la biblia y el es DIOS de justicia no de injusticia que Dios tenga misericordia de ti…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: