Reflexiones Cristianas

5. Moisés y Séfora: relaciones con parientes

In 2007 3er Trimestre on julio 31 , 2007 at 12:44 pm

Primera reflexión: Primeras intervenciones de Moisés como muestra de la intención final de Dios para con su pueblo

La primera reflexión de esta semana la encontramos en la muerte que Moisés da al egipcio que maltrataba a un hebreo y su intervención en una disputa entre hebreos.

Si tenemos en cuenta el discurso de Esteban podemos ver que Moisés tenía 40 años de edad cuando mato al egipcio y terminó huyendo a Madián.

Pero cuando iba a cumplir la edad de cuarenta años, sintió en su corazón el deseo de visitar a sus hermanos, los hijos de Israel.” Hechos 7:23 (LBLA)

A pesar de la edad, Moisés no había perdido su identidad y afinidad con su pueblo. Evidentemente la crianza recibida por su madre los primeros años de vida fue determinante en el desarrollo de la identidad de Moisés.

Y la hija de Faraón le respondió: Sí, ve. Y la muchacha fue y llamó a la madre del niño. Y la hija de Faraón le dijo: Llévate a este niño y críamelo, y yo te daré tu salario. Y la mujer tomó al niño y lo crió”. Éxodo 2:8-9

Lo curioso del asunto, es que la Biblia ni condena ni aprueba el hecho de que Moisés haya matado al egipcio, aunque las consecuencias de tener que huir por su propia vida nos ayudan a comprender al menos que todos nuestros actos tienen consecuencias. No podemos comprender la verdadera importancia de este hecho, sin relacionarlo con su segunda intervención cuando ve reñir a dos hebreos y la respuesta que recibe de sus hermanos.


Analicemos la situación:

Moisés se encuentra con una cruda realidad ante sus ojos. Realidad que queda expresada en los siguientes versículos:

Los egipcios, pues, obligaron a los hijos de Israel a trabajar duramente, y les amargaron la vida con dura servidumbre en hacer barro y ladrillos y en toda clase de trabajo del campo; todos sus trabajos se los imponían con rigor”. Éxodo 1:13-14 (LBLA)

Y aconteció que en aquellos días, crecido ya Moisés, salió a donde sus hermanos y vio sus duros trabajos; y vio a un egipcio golpeando a un hebreo, a uno de sus hermanos” Éxodo 2:11 (LBLA)

Frente a esta realidad Moisés actúa, de buena o mala manera, frente a las injusticias que está sufriendo su pueblo. Sin embargo sus hermanos no entendieron los motivos o intenciones de Moisés.

Sin pretender exculpar a Moisés por el crimen cometido, Esteban nos ayuda a comprender una realidad intrínseca a estos acontecimientos, a saber: EL PUEBLO DE DIOS CONSTANTEMENTE HA RECHAZADO A SUS PROFETAS, INCLUSO DÁNDOLES MUERTE. Lo expresa de la siguiente manera:

Pensaba que sus hermanos entendían que Dios les estaba dando libertad por medio de él, pero ellos no lo entendieron. Al día siguiente se les presentó, cuando dos de ellos reñían, y trató de poner paz entre ellos, diciendo: Varones, vosotros sois hermanos, ¿por qué os herís el uno al otro?”. Pero el que estaba hiriendo a su prójimo lo empujó, diciendo: “¿QUIEN TE HA PUESTO POR GOBERNANTE Y JUEZ SOBRE NOSOTROS? “¿ACASO QUIERES MATARME COMO MATASTE AYER AL EGIPCIO?” Al oír estas palabras, MOISES HUYO Y SE CONVIRTIO EN EXTRANJERO EN LA TIERRA DE MADIAN, donde fue padre de dos hijos”. Hechos 7:25-29 (el énfasis en nuestro)

La denuncia o defensa de Esteban frente a quienes le acusaban de blasfemar contra Moisés y Dios (Hechos 6:11), estaba íntimamente ligada a una actitud similar mantenida por sus “padres” (incluidos los hermanos de Moisés en el momento de su intervención) a lo largo de la historia del pacto ofrecido por Dios a su pueblo.

Este Moisés, a quien ellos rechazaron, diciendo: “¿QUIEN TE HA PUESTO POR GOBERNANTE Y JUEZ?” es el mismo que Dios envió para ser gobernante y libertador con la ayuda del ángel que se le apareció en la zarza”. Hechos 7:35

Esteban termina su discurso denunciando lo siguiente:
Vosotros, que sois duros de cerviz (tercos) e incircuncisos de corazón y de oídos (referencia a la actitud pagana), resistís siempre al Espíritu Santo; como hicieron vuestros padres, así también hacéis vosotros” Hechos 7:51 (énfasis y paréntesis nuestros)

Y esto le costó la vida. Paradójicamente la muerte de Esteban en manos de los Libertos, incluyendo a algunos de los cireneos, de alejandrinos, y algunos de Cilicia y de Asia, bajo las acusaciones y manipulaciones de los ancianos y de los escribas, es una muestra clara de que su denuncia ERA CIERTA. Fijaos cómo dan muerte a Esteban:

Entonces ellos gritaron a gran voz, y TAPÁNDOSE LOS OÍDOS arremetieron a una contra él” Hechos 7:57 (énfasis nuestro)

Por tanto, los acontecimientos anteriores a la huída de Moisés están llenos de significado más allá del hecho de haber matado a una persona.


Segunda reflexión: La caballerosidad como consecuencia natural de quienes aman a Dios y tiene fe en sus promesas.

La caballerosidad de Moisés junto al pozo no debe sorprendernos dado que son impulsados por la misma motivación con la que quiso defender a su pueblo en Egipto.

Pablo expresa que: “Por la fe Moisés, cuando era ya grande, rehusó ser llamado hijo de la hija de Faraón” Hebreos 11:24 (LBLA)

De alguna manera debemos comprender que no tenía ningún sentido, por parte de Moisés, en matar a un egipcio, o defender a su pueblo, si lo que pretendía era cuidar su vida y su propia imagen o seguridad personal.

De la misma manera Moisés “se mete donde no le llaman” para enfrentar a otra injusticia

Entonces vinieron unos pastores y las echaron de allí, pero Moisés se levantó y las defendió, y dio de beber a su rebaño”. Éxodo 2:17 (LBLA)

La intención de enfrentarse a las injusticias, es una actitud propia de los hijos de Dios. Evidentemente, como ya hemos comentado antes, y dicho con otras palabras, el “fin” no justifica los “medios”, sin embargo se requiere fe para colocarse de parte de Dios, y esperar que Él cumpla sus promesas.

Pasaron otros cuarenta años en Madián, hasta que Dios se presenta a Moisés para comunicarle su propósito para con él:

Y pasados cuarenta años, SE LE APARECIO UN ANGEL EN EL DESIERTO DEL MONTE Sinaí, EN LA LLAMA DE UNA ZARZA QUE ARDIA” Hechos 7:30 (LBLA)


Tercera reflexión: Murmuraciones contra Moisés

El autor de Escuela Sabática propone la siguiente reflexión:

Aparentemente, María y Aarón sintieron que su autoridad disminuía. De alguna manera, relacionaron esta tendencia con la esposa de Moisés. Fue el padre de ella quien influyó en Moisés para que nombrara veintenas de líderes que dependían de Moisés cuando tenían casos difíciles. El ataque a Séfora quizás no fue un pretexto inocente para desacreditar a Moisés. Quizá Aarón y María nunca aceptaron adecuadamente a la esposa de su hermano, y después de ver a la familia de ella en el desierto, tal vez la despreciaron aún más” (Día Miércoles 1º Agosto, Pág. 41, último párrafo. El énfasis es nuestro)

Lo que debemos entender es que la acusación es contra Moisés, no contra su esposa

Entonces Miriam y Aarón hablaron contra Moisés por causa de la mujer cusita con quien se había casado (pues se había casado con una mujer cusita)” Números 12:1 (LBLA)

La cuasa por el cuál deciden hablar contra Moisés aparentemente fue motivado por “algo” relacionado con su mujer. Pero la Biblia no menciona los motivos. Lo importante, por tanto, es que la murmuración contra Moisés tenía consecuencias graves tal como lo hace notar el Señor al dejarla leprosa y apartada del pueblo por una semana.

A la luz de la primera reflexión de este artículo podemos comprender que así como Esteban manifestó que el pueblo hebreo no entendió los motivos e intenciones que Dios tenía para con Moisés (al intervenir frente a las injusticias de los egipcios), de la misma manera sus propios hermanos (Miriam o María y Aarón) al murmurar contra Moisés estaban manifestando una falta de entendimiento de los propósitos y métodos divinos.



Finalmente:

En Hebreos 11:23-29 se mencionan 5 episodios de la vida de Moisés en las que por la fe se manifestó la obra del Señor (no sólo por la fe de Moisés, sino de sus padres y del mismo pueblo).

La fe de sus padres se manifiesta en el Vers. 23:
Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres durante tres meses, porque vieron que era un niño hermoso y no temieron el edicto del rey” (LBLA)

La fe de Moisés se manifiesta en los siguiente versículos 24-28:
Por la fe Moisés, cuando era ya grande, rehusó ser llamado hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los placeres temporales del pecado, considerando como mayores riquezas el oprobio de Cristo que los tesoros de Egipto; porque tenía la mirada puesta en la recompensa. Por la fe salió de Egipto sin temer la ira del rey, porque se mantuvo firme como viendo al Invisible. Por la fe celebró la Pascua y el rociamiento de la sangre, para que el exterminador de los primogénitos no los tocara”. (LBLA)

La fe del pueblo se manifiesta en el versículo 29:
Por la fe pasaron el mar Rojo como por tierra seca, y cuando los egipcios lo intentaron hacer, se ahogaron” (LBLA)

Finalmente tras cuarenta nuevos años en el desierto (Hechos 7:36), Moisés cumple sus 120 años antes de fallecer, según Deuteronomio 34:7:

Aunque Moisés tenía ciento veinte años cuando murió, no se habían apagado sus ojos, ni había perdido su vigor” (LBLA)

Anuncios
  1. nosoy de seta creencia meparese muy interesante

  2. esta bien

  3. me interesa loque hablaqn desefora porque un hijo de Dios como moises se juntara con yugo desigual como sefora creo que Dios tuvo su proposito con ellos porque el crecio con idolatras en egipto y Dios no comete errores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: