Reflexiones Cristianas

2. Abraham y Sara: la fe puesta a prueba

In 2007 3er Trimestre on julio 9 , 2007 at 5:23 pm

Veamos en qué consistía la promesa ofrecida a Abraham (ex Abram) a lo largo de los 25 años de “espera” y las respuestas o expectativas que éste ofrece a Dios. Fueron cuatro, las veces que Dios se presentó a Abraham AMPLIANDO cariñosamente su revelación sobre dicha promesa.

 

Génesis 12 (LBLA) – Abram tenía 75 años cuando partió de Harán.
“haré de ti una nación grande”
“… y te bendeciré”
“… engrandeceré tu nombre”
“… y serás bendición”
“… bendeciré a los que te bendigan”
“…y a los que te maldigan maldeciré”
“… y en ti serán benditas todas las naciones de la Tierra”

Abram piensa que su siervo Eliezer será el heredero dado que ni él ni su esposa Sara pueden tener hijos.

 

Génesis 15 (LBLA)
“… yo soy un escudo para ti”
“… tu recompensa será muy grande”
“… tu heredero no será este, sino uno que saldrá de tus entrañas, él será tu heredero
“… así será tu descendencia” (como las estrellas del cielo que no puede contar)
“… para darte esta tierra para que la poseas”, “… desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates”
“… tus descendientes serán extranjeros en una tierra que no es suya, donde serán esclavizados y oprimidos cuatrocientos años”
“… juzgaré a la nación a la cual servirán”
“…saldrán de ahí con grandes riquezas”
“… tu irás a tus padres en paz; y serás sepultado en buena vejez”
“… y en la cuarta generación ellos regresarán acá, porque hasta entonces no habrá llegado a su colmo la iniquidad de los amorreos”

Sara y Abram deciden tener un niño con su criada Agar pensando que éste podría ser el heredero de la promesa. Naciendo Ismael.

 

Génesis 17 (LBLA) – Abram con 99 años
“… te multiplicaré en gran manera”
“… serás padre de multitud de naciones”
“… serás llamado Abraham”
“… te haré fecundo en gran manera”
“… de ti haré naciones y de ti saldrán reyes”
“… estableceré mi pacto contigo y con tu descendencia, por todas sus generaciones”
“… a ti te daré y a tu descendencia después de ti, la tierra de tus peregrinaciones , toda la tierra de Canaán como posesión perpetua; y yo seré su Dios”
“… tu pues, guardarás mi pacto, tu y tu descendencia”.
“este es mi pacto que guardaréis… todo varón entre vosotros será circuncidado”, “ y esto será la señal de mi pacto con vosotros”
A Sarai, tu mujer, no la llamarás Sarai, sino que Sara será su nombre
“… la bendeciré y de cierto te daré un hijo por medio de ella
“… te dará un hijo, y le pondrás el nombre de Isaac”
“… en cuanto a Ismael… lo bendeciré… lo haré fecundo y lo multiplicaré en gran manera. Engrandecerá a doce príncipes y haré de él una gran nación”
“Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene”

Finalmente en la espera segura de que el heredero sería hijo de Sara y Abraham, Dios revela el tiempo exacto.

 

Génesis 18 (LBLA)
“… Ciertamente volveré a ti por este tiempo el año próximo; y he aquí, Sara tu mujer tendrá un hijo
“… volveré a ti al tiempo señalado, por este tiempo el año próximo, y Sara tendrá un hijo

 

Conclusión
Los acontecimientos son claros. Las promesas de Dios permanecen para siempre. Son ciertas, al punto que incluso Ismael sin ser el heredero esperado, recibió bendición y multiplicación en gran manera por ser hijo de Abraham, aunque no de Sara.

El problema básico de Abraham y de Sara, no fue sólo es pensar que ellos no podían tener hijos (uno por vejez, y el otro por estéril), sino también agravado por la preocupación TEMPORAL de dichos acontecimientos.

Dios no reveló en ningún momento en las primeras tres revelaciones a Abraham, cuándo sucedería aquello ni las formas en las que sucederían. Sin embargo la pareja se tomo la libertad de INTERPRETAR tanto las FORMAS como los TIEMPOS que Dios no había revelado. Este fue el principal problema de esta pareja.

Además de una aplicación personal y matrimonial del principio de no interpretar ni las formas ni los tiempos a través de los cuales Dios quiere manifestar sus promesas, podemos desprender una enseñanza institucional. La Iglesia Adventista del Séptimo Día (en sus comienzos) o ministros independientes que han salido de sus filas, reiteradamente (hasta el día de hoy) han MAL INTERPRETADO tanto las FORMAS de la segunda venida de Jesús, como los TIEMPOS que no han sido revelados.

Aprender de los errores de Abraham y de los de uno mismo (individuales e institucionales) nos ayuda a tener una postura EQUILIBRADA basada en la FE y la ESPERANZA de que aunque no sabemos cómo, ni cuándo, las promesas de Dios SIEMPRE se cumplen.

Por otro lado, los errores de Abraham han tenido consecuencias, así como los tienen nuestros errores o el de cualquier institución cristiana o iglesia. Reconocer estos errores forman parte de la madurez necesaria para conseguir el EQUILIBRIO antedicho.


Otros temas posibles de reflexión

¿Es lícito mentir para defender la vida? ¿Qué otros ejemplos bíblicos existen al respecto? (ver Josué 2 y Hebreos 11:31)

La fe “pulida” y madura de Abraham para obedecer al Señor en el sacrificio de su único hijo en el que se basaba y sotenía, nada más y nada menos que la promesa. Después de que Dios ha probado tu fe en pequeñas cosas y has fallado, después de que Dios ha probado la fe de la Iglesia y ha fallado, ¿Qué te estará pidiendo a ti personalmente o a la Iglesia como demostración visible de la “fe madura” adquirida?

Anuncios
  1. […] “ayudar” a Dios en su cometido de tener un hijo que cumpliría la promesa recibida (Ver Abraham y Sara: la fe puesta a prueba e Isaac y Rebeca: criando rivales). Dios debe aclarar, explícitamente, que el “hijo de la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: