Reflexiones Cristianas

0. Introducción

In 2007 3er Trimestre on junio 28 , 2007 at 12:58 am

Ideas del autor:
“De todos los efectos devastadores del pecado, uno de los peores debe ser lo que le ha sucedido al matrimonio”

Reflexión:
Para comprender los “efectos devastadores del pecado en el matrimonio” debiéramos primero comprender que el pecado no actúa “sobre el matrimonio” sino sobre las dos personas que lo componen. El problema del matrimonio y de todas las relaciones humanas está en el hombre, en su corazón pervertido, en su naturaleza caída y en su voluntad de apartarse de los caminos de Dios. El matrimonio no es una entidad sobre la que se puede influir si no es a través de las voluntades de sus componentes.

Idea del autor:
“el matrimonio debía ser uno de los aspectos más elevadores y edificantes de la existencia humana”

Reflexión:
En realidad el aspecto más edificante y elevador de la existencia humana está en todas las “relaciones” (tanto verticales como horizontales).

Dios, es triuno, y por tanto un ser relacional. A su vez el Hombre fue concebido desde el principio como un ser “relacional”. En un principio estas relaciones eras puras y perfectas, hoy esas relaciones están contaminadas e imperfectas por el pecado que mora en el Hombre.

Por tanto, en toda relación humana (sea dentro o fuera del matrimonio) existen los aspectos más elevadores y edificantes de la existencia del Hombre.

Por otro lado, el proceso de la creación (tal como veremos en la primera lección) muestra que si bien la pareja debe entenderse como una unidad en sí misma, las dos partes separadas son, también, una unidad en sí misma. No debemos olvidar que la unidad de la persona “singular/individual” es anterior a la unida de pareja matrimonial.

Ideal del autor:
“En el registro bíblico, enseguida después de que la primera pareja pecó, lo primero que vemos es cómo el pecado impactó inmediatamente sobre sus relaciones”

Reflexión:
Efectivamente el pecado está íntimamente ligado a las relaciones. Incluso, podemos entender al pecado en sí mismo como un “quiebre de relaciones”. Tanto la acción de comer el fruto prohibido como el quiebre de la relación matrimonial son consecuencias directa del quiebre de la relación del hombre con Dios. También el quiebre se siente en uno mismo, fragmentando el ser y dando como consecuencia final la “no existencia”. De aquí que, como dice Pablo en Romanos, “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23), o la advertencia de Dios a Adán y Eva en Génesis 3:3 “…para que no muráis”.

Idea del autor:
“Desde entonces nada ha sido igual entre los hombres y las mujeres, los esposos y las esposas. Lo que debió haber sido una fuente de gozo, libertad y satisfacción, demasiado a menudo se ha vuelto una fuente de miseria, opresión y desesperación”.

Reflexión:
La pregunta es ¿Por qué? ¿Cuál es la raíz del quiebre de las relaciones? ¿Qué implicó comer del fruto prohibido?

Creo que la clave está en Génesis 3:5 “… serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” Efectivamente, la serpiente aquí no ha mentido, sus ojos fueron abiertos (Génesis 3:7) y conociendo el bien y el mal llegaron a “ser como Dios” (Génesis 3:22). Ésta es la principal razón por la que Dios echa al hombre del Edén y protegió el árbol de la vida (Génesis 3:24).

Siempre detrás de todo pecado existe una misma intención: querer ser como Dios. Pretender ocupar su sitio, y llegar a ser como Él (2 Tesalonicenses 2:3-4).

Idea del autor:
“Este trimestre consideraremos a parejas casadas del Antiguo Testamento, no tanto como un estudio de los principios del matrimonio, sino más bien para ver a las parejas casadas (aunque en muchos casos los matrimonios estuvieron compuestos por más que parejas) como un punto de partida para aprender diversas lecciones acerca de la fe, las obras, la obediencia, la esperanza, la confianza, el amor y una cantidad de otros aspectos, es decir, de lo que significa ser un seguidor de Dios es un mundo caído”.

Reflexión:
¿Cómo es posible aprender del matrimonio del AT sobre la fe, obras, obediencia, esperanza, confianza y amor sin conocer o profundizar en los propios principios del matrimonio?

Veremos cómo esto no es posible, y poco a poco iremos (aunque el autor no lo entienda de esa manera), descubriendo los principios del matrimonio (y de las relaciones humanas) en cada historia y enseñanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: