Reflexiones Cristianas

12. Oseas y Gomer: perdonar a la infiel

In 2007 3er Trimestre on septiembre 19 , 2007 at 1:58 pm

Función profética de Oseas: acto con significado

El capítulo 1 de Oseas presenta lo siguiente:

1. Identifica a Oseas como profeta.
2. Dios le pide concretamente un acto significativo.
3. Dios explica porqué está pidiendo este acto determinando su significado, y el significado de sus consecuencias.


1. Identifica a Oseas como profeta

En el versículo 1 del capítulo 1 se nos dice literalmente: “Palabra del SEÑOR que vino a Oseas” (LBLA). Esta expresión se utiliza para algunos de los encabezamientos de los libros proféticos. Veamos algunos ejemplos.

Joel 1:1Palabra del SEÑOR que vino a Joel, hijo de Petuel

Miqueas 1:1Palabra del SEÑOR que vino a Miqueas de Moréset en los días de Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá; lo que vio acerca de Samaria y Jerusalén

Sofonías 1:1
Palabra del SEÑOR que vino a Sofonías, hijo de Cusi, hijo de Gedalías, hijo de Amarías, hijo de Ezequías, en los días de Josías, hijo de Amón, rey de Judá

También se ha dirigido en tres ocasiones a Jeremías cuando comunicó profecías sobre Egipto (Jeremías 46:1), sobre los Filisteos (Jeremías 47:1) y sobre Elam (Jeremías 49:34). En todas ellas se dice “Palabra del SEÑOR que vino al profeta Jeremías

Este hecho es una prueba fehaciente de que lo que Dios le pedirá a Oseas, y los actos y consecuencias que se desprenderán de esos actos son reales (no metafóricos, ni alegóricos) y cumplen una función profética de advertencia (donde también se especifica la actitud de Dios frente a la actitud de la mujer prostituta o pueblo idólatra).


2. Dios le pide a Oseas un acto concreto y significativo

Después de reconocer que Dios escogió a Oseas como profeta, aparece su petición clara y concreta.

Cuando por primera vez el SEÑOR habló por medio de Oseas, el SEÑOR le dijo: Anda, toma para ti a una mujer ramera y engendra hijos de prostitución; porque la tierra se prostituye gravemente, abandonando al SEÑOR” Oseas 1:2 (LBLA – destacado nuestro)

Oseas hace una comparación identificando a la idolatría con la prostitución entre los versículo 11 y 19 del capítulo 4 (ver versículo 12 como ejemplo).

Mi pueblo consulta a su ídolo de madera, y su vara les informa; porque un espíritu de prostitución los ha descarriado, y se han prostituido, apartándose de su Dios”. Oseas 4:12 (LBLA – destacado nuestro)

Esto ha llevado a algunos intérpretes a considerar a Gomer simplemente como una joven israelita devota de Baal, pero no prostituta literal o sexual. Que Israel adore tanto a Jehová como a Baal queda reflejado, por ejemplo en 1 Reyes 18:21 “Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: ¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? Si el SEÑOR es Dios, seguidle; y si Baal, seguidle a él. Pero el pueblo no le respondió ni una palabra”. (LBLA – destacado nuestro)

Sin bien no podemos negar que quizá Gomer haya sido prostituta en un sentido figurado (espiritual), tampoco podemos hacerlo respecto de su literalidad (sexual).

Fijaos bien que la comparación idolatría/prostitución que hace Oseas, en realidad ya la hizo Dios en Oseas 1:2 comparando a la “mujer ramera” con la “tierra prostituta” (que no es otra cosa que producto de los pecados del pueblo de Israel). Al respecto el comentario de la VRV 95, nos dice lo siguiente (destacado nuestro):

Esta expresión condena ciertas prácticas religiosas de los israelitas, en las que el culto de Jehová, el Dios de Israel, se mezclaba con ritos dedicados a Baal, el dios cananeo de la fertilidad (véase Jue 2.13 n). Tales ritos incluían ocasionalmente relaciones sexuales con prostitutas que eran, a su vez, sacerdotisas de las divinidades cananeas. La palabra prostitución, en el libro de Oseas, se refiere unas veces a la inmoralidad sexual, y otras, en sentido figurado, a la infidelidad del pueblo israelita a su Dios (cf. Os 5.3; 6.10; 9.1); al decir que la tierra se prostituye apartándose de Jehová, el profeta denuncia la corrupción de una sociedad donde todo se ha pervertido, desde la relación con Dios hasta la lealtad para con el prójimo (Os 4.1-2)”.

Si como dicen algunos comentaristas, Gomer era “simplemente” una Israelita devota de Baal, no prostituta (interpretación posible, pero no revelada), no nos costará comprender de la misma manera, que el mismo rito a Baal incluía la prostitución, por tanto este punto de vista puede contener la literalidad de la prostitución sexual de Gomer.

Así podemos concluir que Gomer podría ser perfectamente devota de Baal, y a su vez dispuesta a prostituirse en sus cultos, o sencillamente comprender que era literalmente como dice el texto, una prostituta o ramera.

Lo que debe quedar claro para todos aquellos que pretender buscarle al texto lo que este no dice (porque les cuesta comprender lo que Dios está pidiendo claramente en esta historia), es que tanto la prostitución sexual como espiritual implican un pecado que quiebre la unión, crea división y manifiestan una clara imposibilidad de convivencia. Así como no es posible que Cristo conviva con Baal o Beliel, de la misma manera no es posible que en un matrimonio una de las partes conviva con el otro mientras su corazón está fuera o en otra persona.

Comprendida la identidad de la “mujer ramera”, y el acto que Dios pide claramente a Oseas, de tomarla por mujer (lo que implica una expresión matrimonial), estamos en condiciones de comprender el significado que Dios ofrece a dicho acto.


3. Dios explica porqué está pidiendo este acto, determinando su significado y el significado de sus consecuencias.

La razón que Dios ofrece a Oseas para que éste tome por mujer a una ramera (sexual y espiritual) es la siguiente:

…porque la tierra se prostituye gravemente, abandonando al SEÑOR” Oseas 1:2

La pregunta que uno se hace inmediatamente es: ¿Y qué tendrá que ver la prostitución del pueblo/tierra y el abandono del Señor con la vida personal de Oseas?

La respuesta está en el contexto de lo que hemos explicado hasta aquí. Volvemos a retomarlo para que no haya confusión.

1. Oseas es un profeta, y Dios se le revela (por primera vez) para pedirle este acto.
2. Los pedidos que Dios hace a un profeta no tiene que ver con su vida personal sino con la de su pueblo (Oseas, como cualquier otro profeta, es un medio a través del cual Dios comunica a su pueblo su voluntad)
3. Por tanto, la razón de este pedido no tiene que ver con la vida de Oseas o con la de la ramera, sino que éstos son medios que Dios ha escogido para comunicar a su pueblo su voluntad (advertencia y compasión, como veremos más adelante)

De esta manera en todo el capítulo 1 Dios comunica un mensaje muy claro y bastante crudo (aunque termina con un mensaje compasivo que continua en el capítulo 2), y que figuramos en la siguiente tabla.

Tabla 1

Así puede verse claramente, cómo a través de los medios utilizados, Dios comunica un mensaje a todo el pueblo, que podría traducirse como:

Israel, te has prostituido adorando y participando de los cultos de Baal. Tu condición actual corrupta impide que se manifieste mi compasión, y así has dejado de ser mi pueblo, e imposibilitas que yo pueda ser tu Dios”.

Lo maravilloso aún está por venir. Luego del mensaje condenatorio de la sección anterior, el capítulo 1 contiene una promesa de restauración que continuará a lo largo del capítulo 2:

Pero el número de los hijos de Israel será como la arena del mar, que no se puede medir ni contar; y sucederá que en el lugar donde se les dice: No sois mi pueblo, se les dirá: Sois hijos del Dios viviente. Y los hijos de Judá y los hijos de Israel se reunirán, y nombrarán para sí un solo jefe, y subirán de la tierra, porque grande será el día de Jezreel” Oseas 1:10-11 (LBLA – destacado nuestro)


La misericordia de Dios más allá de la condición de su pueblo

El capítulo 2 es una extensión del capítulo 1. Aquí se darán más detalles, tanto sobre la condición del pueblo como de la actitud de restauración de Dios.

Veamos este contraste en la siguiente tabla.


Tabla 2

Si vemos las tablas del capítulo 1 y 2, podríamos pensar que Dios se está contradiciendo. Sin embargo, lejos de ser así, lo que Dios está haciendo es declarar la condición de su pueblo (Capítulo 1), demostrando sus consecuencias (parte del capítulo 2) y manifestando su misericordia (la otra parte del capítulo 2).

De esta manera, a través de un matrimonio infiel, Dios muestra el nivel de su misericordia. Para entenderlo mejor, quizá sea necesario hacer una comparativa de cómo se comportaría un esposo con su mujer infiel (o viceversa).


Siguiendo la analogía, debería hacer lo siguiente:

1. Ayudarla a tomar conciencia de su estado.
2. Explicarle las consecuencias que están trayendo dicho actitud y práctica, y las que podrían suceder en el futuro.
3. Manifestarle un amor más allá de su condición o pecado.


Estos tres puntos deberían traducirse en las siguientes prácticas:

1. Seguir llamándola “esposa/o”.
2. Compadecerse de su situación, aunque ella/él haya dicho con sus actos “no soy tu esposa/a, y no eres mi esposo/a”. Tu dirás lo contrario.
3. Reconocer que “el otro/a” quizá no la ame como tu la has amado.
4. Seducirla/o y hablarle al corazón para que comprenda el amor que se pierde.
5. Hacerle sentir como en los días de su juventud
6. Ayudarle a que duerma segura/o
7. Casarte nuevamente con ella/él, y que conozca quién eres tu realmente (tu amor)

Mirad cuán grande es el amor de Dios, que si bien él está dispuesto a hacer todo esto por nosotros, no es un mandato el actuar de la misma manera (Mateo 19:9) con un esposo/a infiel (aunque es un ideal que todo cristiano debería considerar).


En el capítulo 3 de Oseas se describe lo siguiente:

Algunos intérpretes dicen que este no es un segundo matrimonio de Oseas, sino más bien una reconciliación con su esposa Gomer tras haber incurrido en adulterio. Sin embargo, para llegar a esa conclusión deberíamos demostrar con la Biblia que:

1. Gomer siguió adulterando o prostituyéndose estando casada con Oseas.
2. Gomer dejó a Oseas para quedarse con otro, quien amaba a Gomer (aunque siguiendo adulterando con otros también).
3. Explicar por qué Oseas paga por ella, cuando esto se hacía sólo para tomar por primera vez por esposa a una mujer (Génesis 34:12; Éxodo 2:17), o por una esclava (Éxodo 21:32), y no tenemos evidencias de que Gomer haya sido esclavizada.

Debido a que no tenemos suficiente información sobre Gomer durante y después de ser tomada por Oseas, no debería resultarnos problemático pensar que Dios vuelve a pedirle a Oseas que se case con otra mujer (ahora adúltera, no ramera).

De todas formas, si pensamos que vuelve a tomar a Gomer, como si pensamos que es otra mujer, ni el mensaje, ni la historia cambia. Y además, tampoco supone un problema dada la falta de información Bíblica.

Lo cierto es que el capítulo 3 resume claramente la secuencia del método utilizado por Dios, y su utilidad práctica.

1. La toma por mujer (Oseas 3:2)
2. Le explica las condiciones claras de un matrimonio (Oseas 3:3)
3. Muestra la condición de Israel (Oseas 3:4)
4. Profetiza lo que sucederá al final: la reconciliación (Oseas 3:5)

About these ads
  1. Bueno… que decirles… quise informarme sobre la leccion de la escuela sabatica… y me doy con una tremenda sorpresa…

    solo felicitarles, una excelenta explicacion de la Leccion de esta semana, Yo diria Expectacular– Thank You!.. bye bye

  2. Me encanto es espectacular que el señor les siga bendiciendo

  3. [...] 1. Existe una voluntad humana (hombre y mujer) de querer estar juntos físicamente. 2. Existe, junto a la voluntad humana de unión, una voluntad divina que considera dicha unión física (punto 1) como “una sola carne“, y que el hombre no puede separar (repasa la lección “Adán y Eva: El ideal propuesto“, donde explicamos qué significa realmente “una sola carne“) 3. El divorcio implica que Dios puede dejar de considerar dicha unión como “una sola carne“, siempre que haya existido “infidelidad” (aunque el perdón y la restitución siempre debe ser considerado en una pareja cristiana. Ver Efesios 4:32 y la lección sobre Oseas y Gomer: Perdonar a la infiel). [...]

  4. Que hermoso saber que si has sido debil y has caido en tentaciòn, tienes a Jesùs, intercediendo por ti, calmando tu corazòn con su perdòn.
    En nuestro actual mundo, lleno de infidelidades de todo tipo, màs vale intentar la reconciliaciòn y el perdòn, antes que destruir una vida familiar que deje amargura para el resto de nuestras vidas,
    Bendiciones de Dios para todos, gracias por los excelentes anàlisis bìblicos.

    Nunca dejamos de asombrarnos ni de maravillarnos por la manera en que nuestro Señor Jesùs, actuaba y resolvìa diferentes situaciones complejas. Sobre todo ante los fariseos y saduceos que andaban tras sus pasos y actos para acusarle.

  5. BUENO RECIEN DESCUBRI LA INFELICIDAD DE MI MUJER LE DIJE POR EL AMOR QUE LE TENIA LOS PERDONARIA POR QUE LA AMO Y ME CONFIRMO LA VERDAD,PERO DESPUES SE SABE QUE LE PRESTABA DINERO QUE SACABA DE LOS BANCOS PARA SU NEGOCIO (PREVIA PREGUNTA A LOS DOS,LO CUAL ME NEGARON) SE QUE EL PERDON GENUINO ES BUENO PARA DIOS Y EL ALMA PERO CRISTO PERDONABA Y NO LES DECIA A NINGUNO VEN SIGUEME O QUEDATE CONMIGO SOLO LE DECIA VE Y NO PEQUES MAS. ¿SERA ASI O NO?

  6. Para miguel.El perdón es algo divino, es algo que Dios nos regaló y que nos insta a hacer con nuestro prójimo. Si ama a su esposa, y ella lo ama a usted, inténtelo de nuevo. Si hay arrepentimiento verdadero de parte de ella, no veo por que no intentarlo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: